lunes, 9 de marzo de 2015

Doble milagro de amor





En los capítulos 7 y 8 de Marcos se registran dos milagros que el Señor Jesús realizó, uno, en un sordomudo, y el otro en un ciego.

Ambos son exclusivos de Marcos, y presentan rasgos muy similares. En ambos, el Señor muestra maravillosamente la delicadeza de su carácter, la consideración al hombre más necesitado, su ternura.

Tal vez sean estos dos milagros los que resumen mejor la maravillosa visión de Jesús como el Siervo de Dios que nos da Marcos.

En ambos milagros, el Siervo utiliza métodos bastante peculiares. Ambos los realiza de forma muy discreta. En ambos, utiliza sus propias manos.

En el caso del sordomudo, Jesús metió los dedos en las orejas de él, escupió su dedo y tocó la lengua enferma (7:31-35).

Con el ciego, escupió en sus ojos y le puso las manos encima. Luego le vuelve a poner las manos sobre los ojos (8:22-26).

Vemos que en ambos casos escupe y pone la saliva sobre el miembro enfermo.

Sólo Juan registra un caso con semejante procedimiento (9:6-7), pero ninguno de los otros evangelistas.

El Señor pudo haber sanado a ambos hombres con la sola palabra, pero la atención personal a cada uno indica la extraordinaria preocupación del Señor por el hombre, no importa cuál sea su condición.

Y en ambos milagros usa sus propias manos y su saliva.  ¿Qué más íntimo y cercano que eso? Él mismo se dio por ellos –el gemido con que ora por el sordomudo así lo proclama-.

En ambos casos el Siervo de Dios muestra la más tierna consideración hacia los hombres llevándolos aparte de la multitud para sanarlos.

Personas como ellos son muy tímidos, y se habrían sentido turbados en medio de una multitud tan curiosa.

Durante todo el milagro, el Señor Jesucristo, que vino como el Siervo de Dios, actuó sin hablar.

William Barclay dice, referente a la sanidad del sordomudo: "Todo el relato muestra que Jesús no consideró al hombre meramente como un caso; lo consideró como un individuo".

La expresión final de Marcos 7: "Y en gran manera se maravillaban, diciendo: Bien lo ha hecho todo; hace a los sordos oír, y a los mudos hablar" (v. 37), nos hace recordar la expresión usada por Moisés en Génesis, referida a Dios, después de concluir la creación: "Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera" (1:31).

Esto no es de extrañar, porque se trata del mismo Verbo de Dios quien realizó aquella obra perfecta allí y aquí.

La sanidad del ciego de Betsaida tiene otro rasgo notable: el gesto del Señor hacia el ciego. Dice Marcos que tomándolo (al ciego) de la mano, lo llevó por toda la aldea y lo sacó fuera para sanarlo.

Jesús no sintió recelo en ser lazarillo de un pobre ciego necesitado. Las calles de Jericó fueron testigos de esa escena inolvidable.

Aquí está el Siervo de Dios, de la mano de una débil expresión de hombre. No les encargó a otros que lo llevaran; lo hizo él mismo.

El mismo Dios encarnado, solícito por el hombre, camina de la mano con la fragilidad encarnada, uniendo los dos extremos más distantes del universo. ¡Sencillamente maravilloso!

No hay amor más grande que el que se expresa hacia el hombre en su miseria y desvalimiento.

¡No hay amor mayor que el de Cristo!





Aguasvivas.cl


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada