miércoles, 18 de diciembre de 2013

La Puerta




«Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos
(JUAN 10:9).


NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR SE MUESTRA AQUÍ MUY CONDESCENDIENTE.

PERO LA FIGURA POÉTICA MÁS ELEVADA Y SUBLIME NO ES LO BASTANTE GLORIOSA PARA DESCRIBIRLE.

NO OBSTANTE, ÉL ESCOGE EJEMPLOS SENCILLOS QUE LA MENTE MÁS PROSAICA PUEDE ASIMILAR.

ESCOGE LA PUERTA DE UN CORRAL, Y ESA ES LA PUERTA MÁS POBRE QUE HAY.

EL SEÑOR JESÚS CONDESCIENDE A COMPARARSE A LO MÁS VIL, CON TAL DE QUE SIRVA DE ILUSTRACIÓN A SU PUEBLO.

HABLAREMOS HOY ESTA PRECIOSA PALABRA ROGANDO A DIOS NUESTRO SEÑOR QUE LA UNJA CON SU HERMOSO ESPÍRITU.

I. LA  PUERTA.

EN  ESTA FAMILIAR ILUSTRACIÓN  VEMOS:

1. NECESIDAD.

SUPONGAMOS QUE NO HUBIERA PUERTA DE ACCESO A DIOS… NUNCA PODRÍAMOS ENTRAR EN LA PAZ, LA VERDAD, LA SALVACIÓN, LA PUREZA O EL CIELO. JAMÁS.

2. SINGULARIDAD.

HAY SÓLO UNA PUERTA.

ASÍ QUE NO NOS CANSEMOS BUSCANDO OTRA.

LA SALVACIÓN ES POR ENTRAR POR ESTA PUERTA, Y POR NINGUNA OTRA.

(HECH. 4:12) Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

3. PERSONALIDAD.

EL MISMO SEÑOR JESÚS ES LA PUERTA: «YO SOY LA PUERTA».

CRISTO ES CATEGÓRICO EN ESTO.

LA PUERTA NO SON LAS CEREMONIAS, NI LAS DOCTRINAS, NI LAS PROFESIONES DE FE, NI LAS OBRAS HUMANAS… SINO EL SEÑOR MISMO, NUESTRA REDENCIÓN.

II. LOS USUARIOS DE LA  PUERTA.

1. NO SON LOS MEROS OBSERVADORES, O LOS QUE LLAMAN A LA PUERTA, NI LOS QUE SE SIENTAN DELANTE DE ELLA, NI LOS GUARDAS QUE ANDAN DE UN LADO A OTRO POR DELANTE DE ELLA… SINO LOS QUE ENTRAN POR LA FE, EL AMOR, LA EXPERIENCIA, LA COMUNIÓN.

2. SON PERSONAS QUE TIENEN UNA CUALIDAD: «ENTRAN POR LA PUERTA».

LA EXPRESIÓN «EL QUE ENTRARE» SIGNIFICA QUE PUEDE ENTRAR CUALQUIERA.

PERO LA DIFERENCIA ESTÁ PRECISAMENTE EN ENTRAR.

UNA PUERTA QUE ES DESIGNADA POR EL ALTÍSIMO COMO LA PUERTA, SIGNIFICA LA PUERTA ÚNICA QUE HA DE SER USADA PARA SALVARSE DE LA CONDENACIÓN ETERNA.

LA REMARCABLE ADVERTENCIA «YO SOY LA PUERTA», Y LAS PROMESAS ESPECIALES HECHAS AL QUE ENTRA, SON LA MÁS AMPLIA Y ATRACTIVA INVITACIÓN QUE UNO SE PUEDE IMAGINAR.

III. LOS PRIVILEGIOS DE TALES USUARIOS.

1. SALVACIÓN.

DIOS DICE: «SERÁ SALVO»… Y LO SERÁ DE UNA VEZ Y PARA SIEMPRE

2. TENDRÁ LIBERTAD.

«ENTRARÁ Y SALDRÁ»… NO ES LA PUERTA DE UNA PRISIÓN, SINO LA PUERTA DE UN REBAÑO, CUYO PASTOR DA LIBERTAD.

3. TENDRÁ ACCESO.

ENTRARÁ PARA SUPLICAR, PROTEGERSE, TENER COMUNIÓN, INSTRUCCIÓN Y GOZO.

4. SALDRÁ.

Y LO HARÁ PARA SERVIR, PARA HACERLE A OTRAS OVEJAS POR MEDIO DEL EVANGELIO LA MISMA INVITACIÓN.

5. ALIMENTO.

«Y HALLARÁ PASTOS»

NUESTRO ALIMENTO ESPIRITUAL SE ENCUENTRA POR CRISTO, EN CRISTO Y ALREDEDOR DE CRISTO.

ESCUCHA BIEN, AMIGO AMIGA:

NO HAY MEDIA DOCENA DE CAMINOS PARA SALIR DE NUESTRO PECADO Y MISERIA; NI PODEMOS ELEGIR UN CAMINO POR ENTRE LOS VALLES Y LUGARES DESOLADOS DE ESTA VIDA MORTAL PARA ALCANZAR AL FIN EL CIELO POR CUALQUIERA DE ELLOS, SINO QUE HAY SÓLO UN CAMINO.

PERO ES EL ÚNICO CAMINO, Y ASIMISMO EL CAMINO SEGURO Y PERFECTO.


¡DIOS TE BENDIGA!


No hay comentarios:

Publicar un comentario