lunes, 5 de agosto de 2013

Dios siempre da oportunidades




EL CAPÍTULO 6 DEL EVANGELIO DE MARCOS ES UN CAPÍTULO LLENO DE OPORTUNIDADES.

ALGUNAS DE ESTAS OPORTUNIDADES SE PERDIERON DEBIDO A LA INCREDULIDAD, Y OTRAS SE DISFRUTARON DEBIDO A LA FE.

VAMOS A VER HOY ESTA PALABRA Y ROGAMOS AL SEÑOR DIOS TODOPODEROSO QUE LA UNJA CON SU ACEITE BENDITO, EN EL NOMBRE DE JESÚS.

I. OPORTUNIDAD DE CONOCER A CRISTO (6: 1-6)
Salió Jesús de allí y vino a su tierra, y le seguían sus discípulos. 2 Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos son hechos? 3 ¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él. 4 Mas Jesús les decía: No hay profeta sin honra sino en su propia tierra, y entre sus parientes, y en su casa. 5 Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos. 6 Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando.

UN AÑO ANTES LA GENTE DEL PUEBLO DE JESÚS INTENTARON MATARLO (LEV. 4:29), PERO ÉL CON SU GRACIA REGRESÓ Y LES DIO OTRA OPORTUNIDAD DE QUE LE CONOCIERAN.

ELLOS PENSARON QUE REALMENTE LE CONOCÍAN PORQUE CRECIÓ EN SU CIUDAD Y VIVIÓ ALLÍ POR TREINTA AÑOS… SIN EMBARGO, LE VEÍAN SÓLO COMO «EL CARPINTERO» (v, 3) Y NO COMO EL HIJO DE DIOS, Y SE ASOMBRABAN DE SU SABIDURÍA Y OBRAS.

LA FAMILIARIDAD EQUIVOCADA PROMOVIÓ LA INCREDULIDAD, Y LA INCREDULIDAD LES ROBÓ LA BENDICIÓN.

ASÍ COMO JESÚS SE MARAVILLÓ DE LA FE (MAT. 8:10), AHORA SE QUEDÓ MARAVILLADO DE LA INCREDULIDAD DE ESTA GENTE DE SU CUIDAD.

II. OPORTUNIDAD DE ENSEÑAR LA PALABRA (6:7-13)
Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos. 8 Y les mandó que no llevasen nada para el camino, sino solamente bordón; ni alforja, ni pan, ni dinero en el cinto, 9 sino que calzasen sandalias, y no vistiesen dos túnicas. 10 Y les dijo: Dondequiera que entréis en una casa, posad en ella hasta que salgáis de aquel lugar. 11 Y si en algún lugar no os recibieren ni os oyeren, salid de allí, y sacudid el polvo que está debajo de vuestros pies, para testimonio a ellos. De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para los de Sodoma y Gomorra, que para aquella ciudad. 12 Y saliendo, predicaban que los hombres se arrepintiesen. 13 Y echaban fuera muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos, y los sanaban.

LOS DOCE ERAN EMBAJADORES DE CRISTO, COMISIONADOS Y AUTORIZADOS POR ÉL PARA SERVIR DONDEQUIERA QUE LES ENVIARA.

HABÍA UNA URGENCIA RESPECTO A ESTA OBRA, Y JESÚS LES DIJO A LOS HOMBRES QUE NO ADQUIRIERAN NUEVO EQUIPO NI SE PREOCUPARAN POR COSAS QUE NO NECESITABAN.

JESÚS LES ANIMÓ A VIVIR POR FE, UNA LECCIÓN QUE EL PUEBLO DE DIOS NECESITA APRENDER SIEMPRE.

SU PRINCIPAL TAREA ERA PREDICAR LA PALABRA Y GUIAR A LA GENTE A QUE CONFIARAN EN EL SALVADOR.

III. OPORTUNIDAD PARA ARREPENTIRSE DEL PECADO (6.14-29)
Oyó el rey Herodes la fama de Jesús, porque su nombre se había hecho notorio; y dijo: Juan el Bautista ha resucitado de los muertos, y por eso actúan en él estos poderes. 15 Otros decían: Es Elías. Y otros decían: Es un profeta, o alguno de los profetas. 16 Al oír esto Herodes, dijo: Este es Juan, el que yo decapité, que ha resucitado de los muertos. 17 Porque el mismo Herodes había enviado y prendido a Juan, y le había encadenado en la cárcel por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano; pues la había tomado por mujer. 8 Porque Juan decía a Herodes: No te es lícito tener la mujer de tu hermano. 19 Pero Herodías le acechaba, y deseaba matarle, y no podía; 20 porque Herodes temía a Juan, sabiendo que era varón justo y santo, y le guardaba a salvo; y oyéndole, se quedaba muy perplejo, pero le escuchaba de buena gana. 21 Pero venido un día oportuno, en que Herodes, en la fiesta de su cumpleaños, daba una cena a sus príncipes y tribunos y a los principales de Galilea, 22 entrando la hija de Herodías, danzó, y agradó a Herodes y a los que estaban con él a la mesa; y el rey dijo a la muchacha: Pídeme lo que quieras, y yo te lo daré. 23 Y le juró: Todo lo que me pidas te daré, hasta la mitad de mi reino. 24 Saliendo ella, dijo a su madre: ¿Qué pediré? Y ella le dijo: La cabeza de Juan el Bautista. 25 Entonces ella entró prontamente al rey, y pidió diciendo: Quiero que ahora mismo me des en un plato la cabeza de Juan el Bautista. 26 Y el rey se entristeció mucho; pero a causa del juramento, y de los que estaban con él a la mesa, no quiso desecharla. 27 Y en seguida el rey, enviando a uno de la guardia, mandó que fuese traída la cabeza de Juan. 28 El guarda fue, le decapitó en la cárcel, y trajo su cabeza en  un plato y la dio a la muchacha, y la muchacha la dio a su madre. 29 Cuando oyeron esto sus discípulos, vinieron y tomaron su cuerpo, y lo pusieron en un sepulcro.

HERODES ANTIPAS ERA SÓLO TETRARCA DE GALILEA Y PEREA, PERO LE GUSTABA QUE LE CONSIDERARAN REY.

SE CASÓ CON SU SOBRINA HERODÍAS, QUIEN HABÍA DEJADO A SU ESPOSO HERODES FELIPE PARA FORMAR ESTA ALIANZA DIABÓLICA; Y JUAN EL BAUTISTA LE REPRENDÍA (LEV. 18:16).

HERODÍAS QUERÍA QUE SU ESPOSO MATARA A JUAN, PERO HERODES SE LAS ARREGLÓ PARA PONER A JUAN EN LA CÁRCEL, Y A VECES LO ESCUCHABA PREDICAR.

FIJÉMONOS COMO HERODES OYÓ AL MÁS GRANDE PROFETA QUE DIOS JAMÁS ENVIÓ, Y SIN EMBARGO REHUSÓ SOMETERSE A LA PALABRA DE DIOS.

ESA FRASE DE: «SE QUEDABA MUY PERPLEJO» (v, 20) INDICA LA REACCIÓN DE HERODES A LA PREDICACIÓN DE JUAN.

LA INDECISIÓN DE HERODES LO CONVIRTIÓ EN HOMICIDA, PORQUE EN LUGAR DE HACER CASO A LA PALABRA DE DIOS, TRATÓ DE SILENCIARLA MATANDO A SU SIERVO JUAN EL BAUTISTA.

UN AÑO MÁS TARDE, CUANDO JESÚS ESTUVO FRENTE A HERODES ANTIPAS (LUC. 23:6–12), EL HIJO DE DIOS SE NEGÓ A HABLARLE, PORQUE HERODES HABÍA SILENCIADO LA VOZ DE DIOS PUESTA EN EL MINISTERIO DE JUAN.

ASÍ, HERODES DESPERDICIÓ TODAS LAS OPORTUNIDADES QUE DIOS LE DIO.

IV. OPORTUNIDAD PARA MOSTRAR COMPASIÓN (6:30-44)
Entonces los apóstoles se juntaron con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho, y lo que habían enseñado. 31 El les dijo: Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco. Porque eran muchos los que iban y venían, de manera que ni aun tenían tiempo para comer. 32 Y se fueron solos en una barca a un lugar desierto. 33 Pero muchos los vieron ir, y le reconocieron; y muchos fueron allá a pie desde las ciudades, y llegaron antes que ellos, y se juntaron a él. 34 Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas. 35 Cuando ya era muy avanzada la hora, sus discípulos se acercaron a él, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya muy avanzada. 36 Despídelos para que vayan a los campos y aldeas de alrededor, y compren pan, pues no tienen qué comer. 37 Respondiendo él, les dijo: Dadles vosotros de comer. Ellos le dijeron: ¿Que vayamos y compremos pan por doscientos denarios, y les demos de comer? 38 El les dijo: ¿Cuántos panes tenéis? Id y vedlo. Y al saberlo, dijeron: Cinco, y dos peces. 39 Y les mandó que hiciesen recostar a todos por grupos sobre la hierba verde. 40 Y se recostaron por grupos, de ciento en ciento, y de cincuenta en cincuenta. 41 Entonces tomó los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió los panes, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante; y repartió los dos peces entre todos. 42 Y comieron todos, y se saciaron. 43 Y recogieron de los pedazos doce cestas llenas, y de lo que sobró de los peces. 44 Y los que comieron eran cinco mil hombres.

JESÚS ENVIÓ A LOS DOCE, DE MODO QUE REGRESARON PARA INFORMARLE Y CONTARLE LO QUE DIOS HABÍA HECHO A TRAVÉS DE ELLOS.

DESPUÉS DE UN INTENSO TIEMPO DE MINISTERIO, NECESITABAN DESCANSAR; ASÍ QUE JESÚS Y LOS APÓSTOLES SE RETIRARON APARTE.

ES BUENO MINISTRAR LAS NECESIDADES DE LA GENTE, PERO TAMBIÉN ES BUENO CUIDAR DE UNO MISMO PARA PODER ESTAR LO SUFICIENTEMENTE FUERTE COMO PARA VOLVER A MINISTRAR DE NUEVO.

L.B.D. QUE JESÚS INTENTÓ APARTARSE DE LAS MULTITUDES, PERO NO TUVO ÉXITO (MAR. 7:24).

VEMOS QUE JESÚS, EL HIJO DE DIOS, NO PUEDE NI SIQUIERA TENER TIEMPO PARA DESCANSAR… LAS PERSONAS LE SEGUÍAN Y LLEGABAN A DESTINO INCLUSO ANTES QUE ÉL… Y POR ESTO ÉL TUVO COMPASIÓN DE ELLAS Y LES ENSEÑABA Y LES ALIMENTABA.

LA ALIMENTACIÓN DE LOS CINCO MIL SE REGISTRA EN LOS CUATRO EVANGELIOS, DE MODO QUE ES UN MILAGRO MUY IMPORTANTE.

OBSERVEMOS QUE LA SOLUCIÓN DE LOS DISCÍPULOS AL PROBLEMA FUE: «QUE VAYAN Y COMPREN» (v, 37)… PERO LA ORDEN DE JESÚS FUE: «DADLES VOSOTROS DE COMER» (v, 38).

NECESITAMOS FE PARA CREER QUE DIOS PUEDE SUPLIR LO QUE HACE FALTA ORANDO Y PARTIENDO Y BENDICIENDO LA COMIDA, PORQUE SERÁ CUANDO DIOS HARÁ EL MILAGRO DE LA MULTIPLICACIÓN..

ASÍ QUE NO IMPORTA SI ES POCO O NADA LO QUE TENEMOS… SI NUESTRA FE ES COMO UN GRANO DE MOSTAZA EL SEÑOR MULTIPLICARÁ, SACIARÁ Y SOBRARÁ. ¡ALELUYA!

FÍJATE CÓMO EL MILAGRO DE LA MULTIPLICACIÓN OCURRIÓ EN LAS MANOS DE JESÚS: ÉL ES EL MANUFACTURERO; LOS DISCÍPULOS SÓLO SOMOS LOS DISTRIBUIDORES.

QUÉ MARAVILLOSO TENER UN MAESTRO QUE PUEDE RESOLVER CUALQUIER PROBLEMA, SUPLIR CADA NECESIDAD Y CAPACITARNOS PARA MINISTRAR A OTROS.

V. OPORTUNIDAD PARA CRECER EN LA FE (6: 45-52)
En seguida hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a Betsaida, en la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. 46 Y después que los hubo despedido, se fue al monte a orar; 47 y al venir la noche, la barca estaba en medio del mar, y él solo en tierra. 48 Y viéndoles remar con gran fatiga, porque el viento les era contrario, cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar, y quería adelantárseles. 49 Viéndole ellos andar sobre el mar, pensaron que era un fantasma, y gritaron; 50 porque todos le veían, y se turbaron. Pero en seguida habló con ellos, y les dijo: !!Tened ánimo; yo soy, no temáis! 51 Y subió a ellos en la barca, y se calmó el viento; y ellos se asombraron en gran manera, y se maravillaban. 52 Porque aún no habían entendido lo de los panes, por cuanto estaban endurecidos sus corazones.

JUAN NOS DICE QUE LA MULTITUD, ASOMBRADA POR LA CAPACIDAD DE JESÚS PARA ALIMENTAR A TANTA GENTE, QUERÍA VENIR A ÉL Y HACERLE REY (JN. 6:15).

Y LOS DOCE, EN ESTA ETAPA DE SU FE, QUIZÁS HUBIERAN ESTADO DE ACUERDO CON ESA MUCHEDUMBRE; DE MODO QUE JESÚS LOS ENVIÓ EN UNA BARCA MIENTRAS ÉL DESPEDÍA A LA GENTE, Y LUEGO SE FUE AL MONTE A ORAR.

CRISTO ESTABA PROBANDO LA FE DE LOS APÓSTOLES, PORQUE SABÍA QUE LA TORMENTA SE AVECINABA.

L.B.D. QUE JONÁS SE VIO EN MEDIO DE UNA TORMENTA PORQUE DESOBEDECIÓ A DIOS, PERO LOS DOCE SE VIERON EN UNA TORMENTA DEBIDO A QUE OBEDECIERON AL SEÑOR.

LOS HOMBRES NO QUERÍAN DEJARLE; ÉL TUVO PRÁCTICAMENTE QUE «OBLIGARLOS» A QUE SE FUERAN.

EN LA TORMENTA ANTERIOR (4:35–41), JESÚS ESTABA CON LOS HOMBRES EN EL BARCO… PERO AHORA ESTABA AUSENTE.
Y CUANDO LA SITUACIÓN ESTABA EN SU PEOR PUNTO, JESÚS VINO A ELLOS, LES HABLÓ Y TRAJO PAZ Y SEGURIDAD.

AQUÍ, EL EVANGELISTA MARCOS NO MENCIONA LA CAMINATA DE PEDRO SOBRE EL AGUA QUE REFIERE MATEO (MAT. 14:22–32).

SIN EMBARGO, MARCOS SÍ REGISTRA EL FRACASO DE LOS DISCÍPULOS AL NO ENTENDER EL PODER DE JESÚS Y APRENDER LAS VERDADES ESPIRITUALES QUE QUERÍA ENSEÑARLES (v, 52).

VI. OPORTUNIDAD PARA RECIBIR LA AYUDA DEL SEÑOR (6: 53-56)
Terminada la travesía, vinieron a tierra de Genesaret, y arribaron a la orilla. 54 Y saliendo ellos de la barca, en seguida la gente le conoció. 55 Y recorriendo toda la tierra de alrededor, comenzaron a traer de todas partes enfermos en lechos, a donde oían que estaba. 56 Y dondequiera que entraba, en aldeas, ciudades o campos, ponían en las calles a los que estaban enfermos, y le rogaban que les dejase tocar siquiera el borde de su manto; y todos los que le tocaban quedaban sanos.

SU BARCA ATRACÓ AL SUR DE CAPERNAUM… LA GENTE RECONOCIÓ A JESÚS, Y CORRIERON A TRAERLE A LOS ENFERMOS Y AFLIGIDOS.

ELLOS NO LO HABÍAN ESPERADO, PERO AHORA QUE ESTABA ALLÍ, NO QUERÍAN DESPERDICIAR LA OPORTUNIDAD DE UN MILAGRO DE PODER.

ASÍ QUE NO SÓLO LE TRAJERON ENFERMOS, SINO QUE ESPARCIERON LAS BUENAS NUEVAS A OTRAS ALDEAS, DE MODO QUE DONDEQUIERA QUE JESÚS IBA, LA GENTE NECESITADA LE ESPERABA.

JESÚS, EL HIJO DE DIOS, ESTABA A LAS ÓRDENES Y A DISPOSICIÓN DE TODA CLASE DE GENTE, Y CON SU GRACIA SUPLIÓ SUS NECESIDADES.

FUE AL DÍA SIGUIENTE DE ESTOS HECHOS QUE EL SEÑOR JESÚS DIO SU SERMÓN SOBRE EL «PAN DE VIDA» Y PERDIÓ A SU MULTITUD (JN. 6: 22–71).

ELLOS QUERÍAN PAN, PERO NO QUERÍAN LA VERDAD DE DIOS.
Y CUÁN PARECIDO ES ESTO A LA ACTITUD DE MUCHAS PERSONAS QUE HOY QUIEREN QUE JESÚS LES AYUDE Y LES SANE, PERO NO QUE LAS SALVE Y LAS LIBRE DE SUS PECADOS.


¡DIOS TE BENDIGA!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada