lunes, 30 de junio de 2014

Fuente y Río




CUANDO LA MUJER SAMARITANA DIO AL SEÑOR AGUA DEL POZO DE JACOB, ÉL LE OFRECE AGUA DE UNA FUENTE.

NO SE TRATA DE UNA FUENTE NATURAL, ESTÁ CLARO, SINO DE LA FUENTE DE AGUA DE VIDA.

"EL QUE BEBIERE DEL AGUA QUE YO LE DARÉ, NO TENDRÁ SED JAMÁS; SINO QUE EL AGUA QUE YO LE DARÉ SERÁ EN ÉL UNA FUENTE QUE SALTE PARA VIDA ETERNA" (JUAN 4:14).

LA PALABRA FUENTE, QUE PUEDE ENTENDERSE COMO PLATO O VASIJA, PUEDE TRADUCIRSE MEJOR COMO MANANTIAL; Y EN VEZ DE DECIR "QUE SALTE" PUDIERA TRADUCIRSE "BORBOTEE".

ES UN MANANTIAL DE AGUA DE VIDA BORBOTEANDO LO QUE TENDRÁ LA MUJER EN SU CORAZÓN.

EL POZO ESPERA POR TÍ PARA QUE VAYAS Y SAQUES LO QUE NECESITAS; PERO UN MANANTIAL ES AUTOSUFICIENTE.

Y ESTE MANANTIAL ES AÚN MÁS PRECIOSO, PUES PROVEE EL SUMINISTRO DESDE ADENTRO, SIN QUE TÚ TENGAS QUE IR A BUSCARLO A ALGUNA PARTE.

LA FUENTE O MANANTIAL NOS HABLA DE UN SUMINISTRO PERMANENTE, Y ADEMÁS, QUE EL AGUA CORRERÁ DESDE DENTRO DE NOSOTROS MISMOS… POR TANTO ES UN AGUA FLUYENTE, NO ESTANCADA... MÁS PURA QUE LA DE UN POZO, MÁS TRANSPARENTE Y CRISTALINA QUE TODAS LAS AGUAS.

SIN EMBARGO, LA FIGURA DEL AGUA NO QUEDA AHÍ.

POCO MÁS ADELANTE EN EL EVANGELIO DE JUAN ENCONTRAMOS UN RÍO.

"EL QUE CREE EN MÍ, COMO DICE LA ESCRITURA, DE SU INTERIOR, CORRERÁN RÍOS DE AGUA VIVA" (7:38).

ESTA ES LA CONTINUACIÓN DE LA ENSEÑANZA SOBRE EL AGUA DE VIDA... ALLÁ ES UN MANANTIAL Y AQUÍ ES UN RÍO.

EL RÍO SURGE EN UN MANANTIAL, PERO ES MÁS QUE UN MANANTIAL.

ES EL CAUCE QUE AVANZA, VIVIFICANDO, BENDICIENDO A MUCHOS A SU PASO.

Y ESTA AGUA, PRIMERO EN LA FUENTE Y AHORA EN EL RÍO, ES EL ESPÍRITU SANTO.

NOS DICE EL SEÑOR. "ESTO DIJO DEL ESPÍRITU QUE HABÍAN DE RECIBIR LOS QUE CREYESEN EN ÉL" (V. 39).

ES EL ESPÍRITU SANTO, NO FUERA DE NOSOTROS, SINO DENTRO DE NOSOTROS.

EL ESPÍRITU DE DIOS ES FUENTE Y ES RÍO… FUENTE, PORQUE PROVEE EL SUMINISTRO, Y RÍO, PORQUE FLUYE PARA BENDICIÓN DE OTROS.

ES FUENTE, PORQUE NO PARA DE ABASTECERNOS, Y ES RÍO, PORQUE NO PARA DE BENDECIR A OTROS.

EN EL LIBRO DE APOCALIPSIS VUELVEN A APARECER LA FUENTE Y EL RÍO.

LA FUENTE, EN EL CAPÍTULO 21, Y EL RÍO, EN EL 22.

EL SEÑOR MISMO INVITA: "AL QUE TUVIERE SED, YO LE DARÉ GRATUITAMENTE DE LA FUENTE DEL AGUA DE LA VIDA" (21:6).

Y EL RÍO, ESTÁ EN LA NUEVA JERUSALÉN… EN EFECTO, ALLÍ HAY UN RÍO LIMPIO DE AGUA DE VIDA, RESPLANDECIENTE COMO CRISTAL, QUE SALE DEL TRONO DE DIOS Y DEL CORDERO.

ESTE RÍO RODEA AL ÁRBOL DE LA VIDA, QUE PRODUCE DOCE FRUTOS, Y CUYAS HOJAS SON PARA SANIDAD DE LAS NACIONES.

EL RÍO DE DIOS ES EL QUE VIVIFICA EL ÁRBOL.

ES EL MISMO RÍO DE DIOS, QUE NOS VIVIFICA HOY, Y QUE SEGUIRÁ VIVIFICÁNDONOS POR TODA LA ETERNIDAD.


¡GLORIA A DIOS!




Aguasvivas.cl

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada