martes, 18 de marzo de 2014

El orgullo destruidor



«He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece;
mas el justo por su fe vivirá»
(Habacuc 2:4).


DEL MISMO MODO QUE EL PRIMER PASO AL CIELO ES LA HUMILDAD, ASÍ EL PRIMER PASO HACIA EL INFIERNO ES EL ORGULLO.

EL ORGULLO CONSIDERA AL EVANGELIO COMO LOCURA, PERO EL EVANGELIO SE ENORGULLECE DE QUE SEA ASÍ.

¿PODRÁ EL PECADOR ESTAR ORGULLOSO DE IR AL INFIERNO?

¿PODRÁ EL SANTO ESTAR ORGULLOSO DE QUE FUE SALVO DE ÉL?

DIOS HA PREFERIDO MÁS BIEN QUE SU PUEBLO SEA POBRE QUE ORGULLOSO.

LA DEMORA EN LA LIBERACIÓN ES UN MODO DE MEDIR A LOS HOMBRES… LA ESPERA ES SIEMPRE PENOSA Y CONSTITUYE UNA PRUEBA…

ESTO DIVIDE A LOS HOMBRES EN DOS CLASES, DEMOSTRANDO SU VERDADERO CARÁCTER.

EL ORGULLOSO Y EL JUSTO SE DEMUESTRAN EN LA PRUEBA; EL HOMBRE ENVANECIDO Y EL JUSTO ESTÁN TAN LEJOS EL UNO DEL OTRO COMO LOS POLOS DE LA TIERRA.

Y EL RESULTADO DE LA PRUEBA EN AMBOS CASOS ES TAN DIFERENTE COMO LA MUERTE Y LA VIDA.

VEREMOS ALGO DE ESTA PRECIOSA PALABRA ROGANGO AL SEÑOR DE GLORIA QUE NOS GUÍE POR SU ESPÍRITU SANTO.

VAMOS A VER PRIMERO LA DEMORA DE LA PROMESA:

I. REVELA UNA GRAN FALTA.

«AQUEL CUYA ALMA NO ES RECTA SE ENORGULLECE.»

PORQUE EL HOMBRE ES IMPACIENTE Y NO SOPORTA LA ESPERA.

Y ESTO ES ORGULLO DEMOSTRADO, PUES SE PELEA CON EL SEÑOR Y SE ATREVE A DICTARLE ÓRDENES.

1. ES MUY NATURAL PARA NOSOTROS SER ORGULLOSOS.

ASÍ CAYÓ NUESTRO PRIMER PADRE Y NOSOTROS HEREDAMOS SU FALTA.

2. EL ORGULLO TOMA MUCHAS FORMAS Y, ENTRE OTRAS, ES EL HÁBITO VANAGLORIOSO DE PENSAR QUE NOSOTROS TENEMOS QUE SER ATENDIDOS EN SEGUIDA.

3. EN TODOS LOS CASOS EL ORGULLO ES IRRAZONABLE.

¿QUIÉNES SOMOS NOSOTROS PARA QUE DIOS SE HAGA NUESTRO CRIADO Y TENGA QUE ATENDERNOS EN EL MOMENTO QUE NOSOTROS QUEREMOS?

II. DESCUBRE UNA SERIA OPOSICIÓN.

LA PERSONA FALTA DE FE SE CANSA DEL EVANGELIO, QUE ES LA SUMA DE PROMESAS DIVINAS, Y SE OPONE AL EJERCICIO DE LA FE CUANDO ES REQUERIDO.

SU ORGULLO LE HACE RECHAZAR LA SALVACIÓN POR GRACIA, MEDIANTE LA FE EN JESUCRISTO, PORQUE:

1. ES DEMASIADO GRANDE PARA TENERLO EN CONSIDERACIÓN.

2. ES DEMASIADO SABIO PARA CREERLO.

3. ES DEMASIADO BUENO PARA NECESITARLO.

4. ES DEMASIADO AVANZADO EN «CULTURA» PARA SOPORTARLO.

III. ESTO NOS DIRIGE A UN  INTERESANTE CONTRASTE.

1. EL HOMBRE QUE ES VERDADERAMENTE JUSTO ES HUMILDE.

2. SIENDO HUMILDE, NO SE ATREVE A DUDAR DE SU DIOS, SINO QUE SE RINDE A SU PALABRA CON FE IMPLÍCITA.

3. SU FE SE MANTIENE VIVA DURANTE LA PRUEBA Y LE CONDUCE A LOS GOCES Y PRIVILEGIOS DE LA VIDA ESPIRITUAL.

4. SU VIDA CONQUISTA LA PRUEBA Y SE DESARROLLA PARA VIDA ETERNA.

LA POBREZA DE ESPÍRITU ES LA CANASTA EN LA CUAL CRISTO PONE LAS RIQUEZAS DE SU GRACIA.

TENEMOS QUE SER VACIADOS DE NOSOTROS MISMOS ANTES DE QUE PODAMOS SER LLENADOS CON LA GRACIA; DEBEMOS SER DESPOJADOS DE NUESTROS HARAPOS ANTES DE QUE PODAMOS SER VESTIDOS CON EL VESTIDO DE JUSTICIA; TENEMOS QUE SER HERIDOS ANTES DE QUE PODAMOS SER SANADOS; MUERTOS, ANTES DE QUE PODAMOS SER RESUCITADOS; ENTERRADOS EN DESGRACIA, PARA QUE PODAMOS LEVANTARNOS EN SANTA GLORIA.

LAS PALABRAS: «Se siembra en corrupción, resucitará en corrupción. Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder» (1 COR. 15: 42-43), SON TAN VERDADERAS EN CUANTO AL ALMA COMO EN CUANTO AL CUERPO.
TOMANDO UNA ILUSTRACIÓN DE LA CIRUGÍA, PODEMOS DECIR: ASÍ COMO EL HUESO MAL PUESTO TIENE QUE SER ROTO OTRA VEZ A FIN DE QUE PUEDA CRECER EN SU VERDADERA POSICIÓN, DEL MISMO MODO OCURRE CON EL ALMA HUMANA.

ES CIERTO QUE UN ALMA LLENA DE SÍ MISMA NO TIENE LUGAR PARA DIOS; Y ASÍ COMO EN EL MESÓN DE BELÉN, REPLETO DE HUÉSPEDES POCO IMPORTANTES, NO HUBO LUGAR PARA EL HIJO DE DIOS, UN CORAZÓN PREOCUPADO POR EL ORGULLO NO TIENE UNA HABITACIÓN DONDE CRISTO PUEDA NACER PARA NOSOTROS COMO NUESTRA «ESPERANZA DE GLORIA».

DE NO HABER SIDO POR EL ORGULLO LOS ÁNGELES QUE HOY ESTÁN EN EL INFIERNO ESTARÍAN EN EL CIELO (JUD. 6).

DE NO SER POR EL ORGULLO, NABUCODONOSOR, EN VEZ DE VAGAR POR EL BOSQUE, HABRÍA ESTADO EN SU PALACIO (DAN. 4).

FARAÓN HABRÍA ESTADO CON SUS NOBLES EN VEZ DE HALLARSE CON LOS PECES (EX. 14).

NINGÚN OTRO PECADO HA HUNDIDO A MÁS PERSONAS QUE ÉSTE, CON LA FALSA PROMESA DE LEVANTARLES.

SI NO HUBIESE SIDO POR EL ORGULLO LOS FARISEOS HABRÍAN RECIBIDO A CRISTO TAN FERVOROSAMENTE COMO SUS DISCÍPULOS.

DE NO HABER SIDO POR EL ORGULLO, HERODES LE HABRÍA ADORADO TAN HUMILDEMENTE COMO LOS PASTORES Y LOS MAGOS.

¡DIOS TE BENDIGA!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada