lunes, 17 de febrero de 2014

¿Cuál es tu consuelo?



«Ella es mi consuelo en mi aflicción, porque tu dicho me ha vivificado.» (SALMO 119:50).



EN ALGUNOS ASPECTOS, LA SUERTE DE TODOS LOS HOMBRES ES IGUAL: HOMBRES BUENOS, HOMBRES GRANDES, HOMBRES INSTRUIDOS, HOMBRES MALOS, OSCUROS O IGNORANTES.

Y TODOS, A SU MANERA, PUEDEN HABLAR DE “MI AFLICCIÓN”.

 «El corazón conoce la amargura de su alma.” (PROVERBIOS 14:10).

PERO ES UN GRAN PRIVILEGIO CUANDO “MI AFLICCIÓN» PUEDE SER CONTRABALANCEADA POR «MI CONSUELO».

L.B.D. QUE ASÍ ERA EN EL CASO DE DAVID, QUE EN ESTE SALMO REPRESENTA A TODOS LOS CREYENTES.

¿ES ÉSTE TAMBIÉN TU CASO?

I. LOS CREYENTES TIENEN SU CONSUELO PARTICULAR. 

1. Y SU CONSUELO ES DIFERENTE DE OTROS.

LOS HOMBRES MUNDANOS OBTIENEN SUS GOTAS DE CONSUELO DE AQUELLAS FUENTES DE SU PREFERENCIA.

PERO LOS HOMBRES SANTOS MIRAN A LA PALABRA DE DIOS Y DICEN: «ELLA ES MI CONSUELO”.

(SALMO 4:6) Muchos son los que dicen: ¿Quién nos mostrará el bien? Alza sobre nosotros, oh Jehová, la luz de tu rostro.

2. «ELLA ES MI CONSUELO”, COMO TENIÉNDOLA A LA MANO.

NO DICEN AQUELLO COMO SI ESTUVIERAN SEÑALANDO ALGO A DISTANCIA, SINO ESTO: “LO QUE TENGO A MANO”.

II. LA CLASE DE CONSUELO QUE TENEMOS PROVIENE DE DIOS  

1. EN LA PARTE EXTERIOR.

• LA PALABRA DE DIOS, LLENA DE PROMESAS, ES NUESTRO CONSUELO.

(ROM. 15:4)  Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.

• LA PALABRA DE DIOS, LLENA DE EJEMPLOS DE SU BONDAD, CONFIRMA NUESTRA CONFIANZA.

(SALMO 77:5-10) Consideraba los días desde el principio,
Los años de los siglos.
Me acordaba de mis cánticos de noche;
Meditaba en mi corazón,
Y mi espíritu inquiría:
¿Desechará el Señor para siempre,
Y no volverá más a sernos propicio?
¿Ha cesado para siempre su misericordia?
¿Se ha acabado perpetuamente su promesa?
¿Ha olvidado Dios el tener misericordia?
¿Ha encerrado con ira sus piedades? Selah
10 Dije: Enfermedad mía es esta;
Traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo.
 
3. EN LA PARTE INTERIOR, POR EXPERIENCIAS PASADAS, EL CREYENTE HA SENTIDO EL PODER DE LA PALABRA DE DIOS QUE LE HA LEVANTADO:

• DÁNDOLE VIDA, DE ENTRE LOS MUERTOS (SALMO 116:8).
Pues tú has librado mi alma de la muerte,
Mis ojos de lágrimas,
Y mis pies de resbalar.

• ELEVÁNDOLE A UNA VIDA MÁS ALTA (SALMO 119:67).
Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba;
Mas ahora guardo tu palabra.

• EN SU EXPERIENCIA PRESENTE, HA SENTIDO EL PODER DE LA PALABRA PARA HACER: SU MENTE MENOS MUNDANA.

• SU CORAZÓN MÁS DISPUESTO A ORAR. SU ESPÍRITU MÁS TIERNO.

• SU FE MÁS SIMPLE.

III. LA CLASE DE CONSUELO QUE TENEMOS ES UNA PRUEBA DE NUESTRO CARACTER. 

1. ALGUNOS MIRAN A LAS RIQUEZAS; CUANDO SU GRANO Y SU VINO AUMENTAN, DICEN «ÉSTE ES MI CONSUELO”, PUES BUSCAN LO TERRENO; SON MUNDANOS.

(LUC. 12:19-21) y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?
21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios

2. ALGUNOS BUSCAN CONSUELO EN SUEÑOS Y EN VISIONES, IMPRESIONES Y PRESENTIMIENTOS; PORQUE SON SUPERSTICIOSOS.

3. ALGUNOS RECURREN A SUS COMPAÑEROS POR CONSEJO Y AYUDA; NO SON SENSATOS Y TENDRÁN DESENGAÑOS (JER. 17:5) Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.

4. ALGUNOS CORREN AL PECADO, SE ENTREGAN A LA BEBIDA, AL JUEGO, A LOS COMPAÑEROS MUNDANOS, A LA DISIPACIÓN, A LAS DROGAS; SON LOS IMPÍOS.

¿CUÁL ES TU CONSUELO?

¿TE HA VIVIFICADO LA PALABRA DE DIOS?

SI ES ASÍ, MIRA A ELLA… DIOS NUNCA TE FALLARÁ.

¡DIOS TE BENDIGA!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada