lunes, 13 de enero de 2014

Cristo nos guarda





«Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria, con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén» (Judas 24-25).



QUÉ HERMOSAS PALABRAS DE LA BIBLIA ACERCA DEL PODER DE CRISTO PARA GUARDARNOS DEL MAL, SI CREEMOS Y PERSEVERAMOS.

AQUÉL QUE ES PODEROSO, ENTONCES, NOS PUEDE GUARDAR DE TODO TIPO DE MAL, Y HACERNOS VICTORIOSOS POR MEDIO DE LA FE.

VEREMOS HOY ESTA PALABRA ROGANDO AL SEÑOR QUE LA UNJA CON ACEITE FRESCO, EN EL NOMBRE DE CRISTO.

I. ADOREMOS A AQUÉL QUE PUEDE GUARDARNOS DE CAÍDA.

1. NECESITAMOS SER GUARDADOS DE CAÍDA, O SEA, SER PRESERVADOS DE ERROR DE DOCTRINA, QUE ES LA PLAGA DE ESTA EDAD.

SER PRESERVADOS DE ERROR DE ESPÍRITU, TALES COMO FALTA DE AMOR O DISCERNIMIENTO, INCREDULIDAD O CREDULIDAD EXCESIVA, O SEA FANATISMO O ENGAÑO.

SER PRESERVADOR DE PECADO EXTERIOR... PORQUE CUAN BAJO PUEDE CAER EL MEJOR, SI NO ES PRESERVADO POR CRISTO EL SEÑOR.

2. NADIE, SINO EL SEÑOR, PUEDE GUARDARNOS DE CAÍDA.

NOSOTROS NO PODEMOS GUARDARNOS A NOSOTROS MISMOS SIN ÉL.

NO HAY NINGÚN LUGAR GARANTIZADO DE SEGURIDAD.

LA CÁMARA MÁS CERRADA, LA IGLESIA, LA MESA DE COMUNIÓN, TODOS SON INVADIDOS POR LAS TENTACIONES, CUANDO MENOS DE PENSAMIENTO.

NO HAY REGLA NI PRESCRIPCIONES QUE NOS LIBREN DE TROPEZAR.

HÁBITOS EXTERIORIZADOS PUEDEN OCULTAR PECADOS MORTALES.

3. EL SEÑOR PUEDE HACERLO.

ÉL ES «PODEROSO PARA GUARDAR» Y ES «EL ÚNICO DIOS SABIO, NUESTRO SALVADOR».

SU SABIDURÍA ES PARTE DE SU PODER.

EL SEÑOR PUEDE ADVERTIRNOS… Y ESTO PUEDE SER HECHO FIJANDO NUESTRA ATENCIÓN EN LAS FALTAS DE OTROS, O POR ADMONICIONES INTERNAS, O POR SU PALABRA.

PUEDE GUARDARNOS EL SEÑOR POR SU PROVIDENCIA… MEDIANTE AFLICCIONES QUE NOS QUITEN LA OCASIÓN DE PECAR.

PUEDE HCERLO POR UN AMARGO SENTIMIENTO DE PECADO, QUE NOS HACE TEMERLO, COMO UN NIÑO QUE HA SUFRIDO UNA QUEMADURA TEME EL FUEGO.

PUEDE GUARDARNOS POR SU SANTO ESPÍRITU, RENOVANDO EN NOSOTROS LOS DESEOS DE SANTIDAD.

II. ADOREMOS A AQUÉL QUE NOS PRESENTARÁ EN SU CORTE SIN CAÍDA.

1. NADIE PUEDE ESTAR EN AQUELLA CORTE MANTENIENDO PECADOS ENCUBIERTOS.

2. NADIE PUEDE LIBRARNOS DE  CULPA O GUARDARNOS DIARIAMENTE SIN FALTA EN EL FUTURO, SINO EL MISMO SALVADOR.

3. CRISTO LO HARÁ... DE LO CONTRARIO, NO SERÍAMOS EXHORTADOS A ALABAR SU PODER.

4. CRISTO LO HARÁ «CON GRANDE ALEGRÍA», TANTO PARA SÍ MISMO COMO PARA NOSOTROS.

III. ADORÉMOSLE CON LAS MÁS ALTAS EXPRESIONES DE ALABANZA.

1. DESEANDO SU GLORIA, MAJESTAD, DOMINIO Y PODER.

2. ATRIBUYÉNDOLE ESTAS COSAS EN EL PASADO, PUES ÉL ES «ANTES DEL TIEMPO» (VERSIÓN LITERAL).

3. ATRIBUYÉNDOSELAS «AHORA»… ATRIBUYÉNDOSELAS «PARA SIEMPRE».

AMIGOS, HERMANOS:

NO PODRÍAMOS PERMANECER NI UN MOMENTO MÁS SI DIOS NO NOS GUARDARA.

SOMOS COMO UN BASTÓN EN MANOS DEL HOMBRE… APARTEMOS LA MANO Y EL BASTÓN CAERÁ AL SUELO; O MÁS BIEN COMO UN NIÑO EN MANOS DE LA NODRIZA.

SI FUÉRAMOS DEJADOS SOBRE NUESTROS PIES CAERÍAMOS PRONTO.

LA GRACIA CREADORA JAMÁS NOS ABANDONARÁ ENTRE TANTAS DIFICULTADES.

¡DIOS TE BENDIGA!


No hay comentarios:

Publicar un comentario