martes, 9 de abril de 2013

¿Rechazas a Cristo?


ISAÍAS 53 ES UN CAPÍTULO QUE FORMA PARTE DEL CORAZÓN DE ESTE LIBRO (CAPS. 40 AL 66), Y QUE NOS LLEVA DIRECTO A LA CRUZ.

SABEMOS QUE ESTOS VERSÍCULOS SE APLICAN A JESUCRISTO CUANDO LO VEMOS DEMOSTRADO EN (JUAN 12:38), (MATEO 8:17), (HECHOS 8:32–35), (MARCOS 15:28), (LUCAS 22:37), (ROMANOS 10:16) Y (1 PEDRO 2:24).

EN TODO EL NUEVO TESTAMENTO SE CITA O SE HACEN AL MENOS OCHENTA Y CINCO REFERENCIAS A ESTE CAPÍTULO DE (ISAÍAS 53) QUE HOY VEREMOS.

LA PROFECÍA EMPIEZA EN (52:13–15)... EL (v, 13) NOS HABLA DE LA EXALTACIÓN DE CRISTO, Y EL RESTO DE LA SECCIÓN TRATA DE SU HUMILLACIÓN.

EN (1 PEDRO 1:10–11) PODEMOS DARNOS CUENTA QUE ESTA EXTRAÑA «CONTRADICCIÓN» DEJABA PERPLEJOS A LOS PROFETAS DEL ANTIGUO TESTAMENTO.

ELLOS NO SE PERCATABAN DE QUE HABRÍA UN PERÍODO LARGO ENTRE LA VENIDA DEL MESÍAS COMO SIERVO SUFRIENTE PARA MORIR, Y SU POSTERIOR VENIDA COMO EL SOBERANO EXALTADO PARA REINAR.

EL (v, 14) PREDICE QUE LOS SUFRIMIENTOS FÍSICOS DE CRISTO LE HICIERON PARECER INHUMANO, A TAL PUNTO QUE LOS HOMBRES SE ASOMBRARON DE ÉL.

PERO CUANDO VUELVA POR SEGUNDA VEZ (v, 15), EL MUNDO ENTERO QUEDARÁ «ASOMBRADO, PASMADO». (ZAC. 12:9–10) Y (APOC. 1:7).

LA PRIMERA VEZ QUE EL HIJO DE DIOS VINO, ASOMBRÓ A UNAS POCAS PERSONAS EN PALESTINA… LA PRÓXIMA VEZ QUE VENGA ASOMBRARÁ AL MUNDO ENTERO.

VAMOS A (ISAÍAS 53), QUE TRAZA LA VIDA Y MINISTERIO DEL SEÑOR JESUCRISTO.

I. SU RECHAZO (53: 1–3) ¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos. Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.

AQUÍ SE ANUNCIA CON TODA CLARIDAD LA INCREDULIDAD DEL PUEBLO DE ISRAEL Y DE TODOS LOS INCRÉDULOS DEL MUNDO.

LOS ISRAELITAS LE VIERON, LE OYERON, LE VIERON HACER MILAGROS Y MARAVILLAS, PERO ELLOS NO CONFIARON EN JESÚS (JUAN 1:11; 12:37–38).

VEMOS QUE HUBO UN RECHAZO TRIPLE:
(1) RECHAZARON SUS PALABRAS
(2) RECHAZARON SU «ANUNCIO»
(3) RECHAZARON SUS OBRAS, «EL BRAZO DE JEHOVÁ».

VÉASE ESPECIALMENTE (JUAN 12:37–40).

EN (ISAÍAS 6: 9–10) SE LE ADVIRTIÓ AL PROFETA RESPECTO A ESTA DUREZA DE CORAZÓN.

Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis. Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta, y haya para él sanidad.

EL TERCER FOCO DE RECHAZO FUE SU PERSONA (v,2).

JESÚS NO NACIÓ EN UN PALACIO… NACIÓ EN UN ESTABLO DE BELÉN Y CRECIÓ EN EL DESPRECIADO PUEBLO DE NAZARET (JUAN 1:43–46).

LA PALABRA «RENUEVO» SIGNIFICA LITERALMENTE «UN PEQUEÑO ARBUSTO», TAL COMO EL QUE BROTARÍA DE UNA RAMA BAJA.

EN OTRAS PALABRAS, CRISTO NO ERA UN GRAN ÁRBOL, SINO UN ARBUSTO HUMILDE… (ISAÍAS 11:1).

CUANDO ÉL APARECIÓ, LA NACIÓN DE ISRAEL ESTABA  ESPIRITUALMENTE DESOLADA Y SECA... TENÍAN SU FORMA DE RELIGIÓN, PERO NO TENÍAN VIDA… Y DEBIDO A QUE JESÚS LES TRAJO LA VIDA, ELLOS LE RECHAZARON.

QUÉ OBRA DE DIOS MÁS ASOMBROSA… CRISTO FUE HUMANO («SUBIRÁ», O CRECERÁ), Y SIN EMBARGO ES DIVINO.

ESTO OFENDIÓ A LOS JUDÍOS QUE NO PODÍAN CREER QUE DIOS VENDRÍA EN FORMA DE SIERVO (MAR. 6:1–3)... SU APARIENCIA FÍSICA NO ERA INUSUAL… EN JESÚS NO HABÍA ESPLENDOR NI ATRACTIVO ESPECIAL AL OJO HUMANO.

POR SUPUESTO, PARA QUIENES LE CONOCIERON, ÉL ES EL MÁS HERMOSO DE TODOS (SAL. 45:1).

PERO L.B.D. QUE MUCHOS LO DESPRECIARON (NO LO QUERÍAN, LO MENOSPRECIABAN)… LO RECHAZARON (LO OLVIDARON SUS DISCÍPULOS, SU NACIÓN Y SU MUNDO)… LO ESTIMARON EN POCO (NO LO VALORARON, NO LO QUISIERON).

SIN EMBARGO, ÉL HIZO EL BIEN Y SIEMPRE AYUDÓ AL
DESVALIDO, AL NECESITADO, AL POBRE, AL HUÉRFANO, A LA VIUDA, AL CAÍDO.

ESTE CUADRO ES UN RETRATO QUE MUESTRA LA PERVERSIDAD DEL SER HUMANO, QUE TRATA ASÍ AL MISMO HIJO DE DIOS.

II. SU REDENCIÓN (53: 4–6) Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

¿POR QUÉ UN HOMBRE INOCENTE, SIN PECADO ALGUNO, COMO JESUCRISTO, SUFRIÓ TAN TERRIBLE MUERTE EN LA CRUZ?

ESTOS VERSÍCULOS EXPLICAN EL POR QUÉ: CRISTO TOMÓ EL LUGAR DE LOS PECADORES Y LLEVÓ EL JUICIO DEL PECADO EN LUGAR DE ELLOS. (1 PED. 2:24 - 2 COR. 5:21).

NÓTESE HERMANOS EL PRECIO QUE EL SEÑOR JESÚS PAGÓ:

(1) HERIDO, TRASPASADO, REFIRIÉNDOSE A SU MUERTE EN LA CRUZ, HORADADO POR LOS CLAVOS (JUAN 19:37), (ZAC. 12:10).

(2) MOLIDO, QUE SIGNIFICA «APLASTADO» COMO DEBAJO
DE UNA CARGA, EL PESO DEL PECADO QUE LE PUSIERON ENCIMA.

(3) CASTIGADO, COMO SI HUBIERA QUEBRANTADO LA LEY, EN ESTE CASO CON LAS LLAGAS DE LA FLAGELACIÓN.

PERO ESTOS SUFRIMIENTOS FÍSICOS NO ERAN NADA COMPARADOS AL SUFRIMIENTO ESPIRITUAL DE LA CRUZ, DONDE LLEVÓ NUESTROS PECADOS (vv, 5, 8), NUESTRAS REBELIONES, NUESTRAS INIQUIDADES (vv, 5–6), LO TORCIDO DE NUESTRA NATURALEZA, Y NUESTROS DOLORES Y AFLICCIONES (v, 4), NUESTRAS CALAMIDADES Y LOS RESULTADOS INFELICES DE NUESTROS PECADOS.

SOMOS PECADORES DE NACIMIENTO («TODOS NOSOTROS
NOS DESCARRIAMOS COMO OVEJAS») Y POR ELECCIÓN («CADA CUAL SE APARTÓ POR SU CAMINO»). (SALMO 58:3), (ROM. 5:12).

EL (v, 6) EMPIEZA DICIENDO: «TODOS», HABLANDO DE LA CONDENACIÓN, PERO TERMINA DICIENDO «TODOS», HABLANDO DE LA SALVACIÓN.

CRISTO JESÚS MURIÓ POR TODOS… Y ESTOS VERSÍCULOS SON EL MISMO CORAZÓN DEL EVANGELIO: «CRISTO MURIÓ POR NUESTROS PECADOS».

III. SU RESIGNACIÓN (53: 7–9) Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

A CRISTO NO LO TRATARON CON JUSTICIA… LO OPRIMIERON, VEJARON, LO MALTRATARON Y LO ABATIERON CON RIGOR.

NO OBSTANTE, ÉL NI SE QUEJÓ NI CLAMÓ... LA TURBA SE MOFÓ DE ÉL Y LE LLEVARON DE UN LUGAR A OTRO, MAS ÉL PERMANECIÓ EN SILENCIO Y MANSO COMO UN CORDERO. 

PORQUE JESUCRISTO ES EL «CORDERO DE DIOS» QUE VINO PARA QUITAR LOS PECADOS DEL MUNDO (JUAN 1:29).

EL JUICIO DE JESÚS FUE «ARREGLADO», Y TODO EL ASUNTO DE SU CONDENA FUE ILEGAL… SIN EMBARGO, SU «GENERACIÓN» NO PROTESTÓ; SUS DISCÍPULOS LE ABANDONARON Y HUYERON.

ASÍ QUE SU MUERTE NO FUE NADA GLORIOSA; A CRISTO LO «CORTARON» DE LA CIUDAD COMO A UN LEPROSO INMUNDO PROSCRITO.

Y A PESAR DE ESTE TRATAMIENTO ILEGAL E INHUMANO, JESUCRISTO NO PROTESTÓ NI ARGUYÓ NADA... ¿POR QUÉ?... PORQUE ÉL VINO A MORIR POR LOS PECADORES.

FÍJATE QUE A BARRABÁS, EL CRIMINAL, LO TRATARON CON MÁS BONDAD QUE A JESÚS EL HIJO DE DIOS.

PERO DIOS LE PROMETIÓ A SU HIJO SANTO Y BENDITO UN «SEPULCRO EN EL HUERTO» Y ESTO SE CUMPLIÓ…L.B.D. QUE JOSÉ DE ARIMATEA PIDIÓ SU CIERPO A PILATO Y DISPUSO UN SEPULCRO NUEVO PARA SU SEPULTURA, EL CUAL, A LOS TRES DÍAS, YA NO CONTENÍA NADA. ¡ALELUYA!

«NUNCA HIZO MALDAD, NI HUBO ENGAÑO EN SU BOCA», DICE ISAÍAS.

AMADOS: LOS HOMBRES SON INJUSTOS, PERO DIOS ES JUSTO.

QUÉ EJEMPLO DE LO QUE JESÚS ES PARA NOSOTROS CUANDO NOS SOMETEMOS POR COMPLETO A LA VOLUNTAD DE DIOS (1 PED. 2:18–25).

CUANDO LOS HOMBRES NOS TRATAN INJUSTAMENTE (Y LO HARÁN DEBIDO A QUE SEGUIMOS A CRISTO), DEBEMOS GLORIFICAR AL SEÑOR SOMETIÉNDONOS A SU VOLUNTAD.

VI. SU RECOMPENSA (53: 10–12) Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.

TODO ESTO LO PLANEÓ DIOS PADRE Y SU PLAN FUE UN COMPLETO ÉXITO.

EN (ISA. 52:13 y 42:1–4) COMPROBAMOS EL ÉXITO DE LA OBRA DEL SALVADOR.

ESTOS TEXTOS DEL CAPÍTULO 53 NOS MUESTRAN EL LADO DIVINO DE LA CRUZ: SU MUERTE «AGRADÓ AL SEÑOR».

¿SIGNIFICA ESTO QUE EL PADRE SE REGOCIJÓ DE LOS SUFRIMIENTOS Y MUERTE DE SU HIJO?... ¡NO!.

PERO AL PADRE LE AGRADÓ VER LA OBRA DE SALVACIÓN COMPLETA, EL SACRIFICIO ACEPTADO Y EL PECADO EXPIADO PARA TODO AQUÉL QUE CREE EN SU HIJO.

PORQUE LA MUERTE DE CRISTO NO FUE UN «EJEMPLO MORAL»… FUE UNA OFRENDA POR EL PECADO (v, 10)… ¡CRISTO MURIÓ EN NUESTRO LUGAR!

AHORA, ¿CUÁL FUE LA RECOMPENSA DE CRISTO, APARTE DEL GOZO DE HABER HECHO LA VOLUNTAD DE SU PADRE?

CRISTO FUE LEVANTADO DE LOS MUERTOS AL TERCER DÍA («VIVIRÁ POR LARGOS DÍAS»), Y SE LE DIO UNA ENORME FAMILIA ESPIRITUAL, SU IGLESIA («VERÁ LINAJE»).

EL (v, 11) NOS PRESENTA EL CUADRO DE UNA FAMILIA ESPIRITUAL, PORQUE DESCRIBE LA «AFLICCIÓN» DE SU ALMA EN LA CRUZ. (SAL. 22:30; HEB. 2:13).

EN (ISA. 9:6) A CRISTO SE LE LLAMA «PADRE ETERNO», Y ESTA ES LA RAZÓN: SU MUERTE Y AFLICCIÓN EN LA CRUZ HICIERON POSIBLE LA FAMILIA DE DIOS DE PECADORES SALVOS.

ESTAS SON PERSONAS A QUIENES ÉL HA JUSTIFICADO Y DECLARADO JUSTOS MEDIANTE SU GRACIA.

EL (v, 12) PRESENTA OTRA RECOMPENSA DEL SIERVO FIEL: UNA HERENCIA DEL PADRE… ÉL HA CONQUISTADO EL PECADO Y A SATANÁS… Y AHORA REPARTE LOS DESPOJOS (EFE. 4:8).

CUANDO ESTABA EN LA TIERRA, A CRISTO LO ESTIMARON EN POCO… PERO AHORA SE LE CATALOGA «CON LOS GRANDES».

LOS REYES SE INCLINARÁN ANTE ÉL (52:13, 15; SAL. 72:8–11; APOC. 19:14).

EL SALMO 2 DESCRIBE CÓMO CRISTO UN DÍA PEDIRÁ SU HERENCIA.

Y LAS AFIRMACIONES FINALES NOS LLEVAN DE NUEVO A LA CRUZ…. CRISTO FUE CONTADO CON LOS TRANSGRESORES: FUE CRUCIFICADO ENTRE DOS LADRONES Y TRATADO COMO UN CRIMINAL (MAT. 27:38).

PERO ÁUN ASÍ, ÉL INTERCEDIÓ POR LOS TRANSGRESORES, ORANDO POR ELLOS (LUC. 23:34, 43).

NO ABRIÓ SU BOCA CUANDO LOS HOMBRES CRUELMENTE LE DENOSTABAN, PERO AHORA HABLA A FAVOR DE LOS PECADORES PERDIDOS, Y HOY INTERCEDE POR LOS SUYOS (ROM. 8:34).

NO HAY JUICIO SOBRE EL PECADOR QUE CREE DEBIDO A QUE JESUCRISTO LO HIZO TODO.

¿LO RECHAZARÁS TÚ HOY?

No hay comentarios:

Publicar un comentario