lunes, 15 de abril de 2013

En la sangre está la vida




EL DÍA DE LA EXPIACIÓN DESCRITA EN LEVÍTICO, CAPÍTULOS 16 y 17, ERA LA FESTIVIDAD RELIGIOSA MÁS SOLEMNE DE ISRAEL, PORQUE EN ESE DÍA DIOS ENFRENTABA TODOS LOS PECADOS QUE NO SE CUBRIERON DURANTE EL AÑO.

EN (HEBREOS 10:1- ) HALLAMOS LO QUE DICE DIOS EN EL NUEVO TESTAMENTO SOBRE ESTE CAPÍTULO.

Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan. De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado. Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados; porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados. Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo. Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron. Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, Como en el rollo del libro está escrito de Mí. Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley), y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último.

VAMOS A VER HOY LO QUE EL ESPÍRITU SANTO NOS REVEL EN SU PALABRA SAGRADA.

I. LA PREPARACIÓN DEL SACERDOTE (16: 1–14)

A. DEBÍA ESTAR SOLO (vv, 1–2; 16: 17) 

Habló Jehová a Moisés después de la muerte de los dos hijos de Aarón, cuando se acercaron delante de Jehová, y murieron. Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón tu hermano, que no en todo tiempo entre en el santuario detrás del velo, delante del propiciatorio que está sobre el arca, para que no muera; porque yo apareceré en la nube sobre el propiciatorio.

(16:17) Ningún hombre estará en el tabernáculo de reunión cuando él entre a hacer la expiación en el santuario, hasta que él salga, y haya hecho la expiación por sí, por su casa y por toda la congregación de Israel.

L.B.D. QUE NINGÚN LEVITA PODÍA AYUDAR EN ESTE IMPORTANTE RITO… EL SUMO SACERDOTE TENÍA QUE OFICIAR SOLO.

Y ASÍ OCURRIÓ CON NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO… SÓLO ÉL PUDO PAGAR EL PRECIO DE NUESTROS PECADOS.

SU NACIÓN LE RECHAZÓ, SUS DISCÍPULOS LE ABANDONARON Y HUYERON, Y EL PADRE LE DESAMPARÓ CUANDO MURIÓ EN LA CRUZ… PORQUE NUESTRO SEÑOR, ÉL  SOLO, RESOLVIÓ LA CUESTIÓN DEL PECADO DE UNA VEZ Y PARA SIEMPRE.

B. TENÍA QUE DEJAR A UN LADO SUS GLORIOSOS VESTIDOS (V. 4). 

Se vestirá la túnica santa de lino, y sobre su cuerpo tendrá calzoncillos de lino, y se ceñirá el cinto de lino, y con la mitra de lino se cubrirá. Son las santas vestiduras; con ellas se ha de vestir después de lavar su cuerpo con agua.

QUÉ CUADRO DE LA VENIDA DE NUESTRO SEÑOR A LA TIERRA COMO UN SER HUMANO.

CRISTO DEJÓ A UN LADO LOS ROPAJES DE SU GLORIA Y TOMÓ LA FORMA DE SIERVO. (FIL. 2: 1–11.)

C. SE LAVABA (V. 4).

PARA EL SACERDOTE ESTO SIGNIFICABA LIBRARSE DE CUALQUIER CONTAMINACIÓN CEREMONIAL.

COMO UN CUADRO DE CRISTO, LE MUESTRA SANTIFICÁNDOSE POR AMOR A NOSOTROS (JUAN 17:19).

CRISTO SE ENTREGÓ A SÍ MISMO VOLUNTARIAMENTE PARA DAR SU VIDA EN RESCATE POR MUCHOS.

D. OFRECÍA UNA OFRENDA POR EL PECADO (vv, 6–11).  

Y hará traer Aarón el becerro de la expiación que es suyo, y hará la reconciliación por sí y por su casa. Después tomará los dos machos cabríos y los presentará delante de Jehová, a la puerta del tabernáculo de reunión. Y echará suertes Aarón sobre los dos machos cabríos; una suerte por Jehová, y otra suerte por Azazel. Y hará traer Aarón el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Jehová, y lo ofrecerá en expiación. Mas el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Azazel, lo presentará vivo delante de Jehová para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo a Azazel al desierto. Y hará traer Aarón el becerro que era para expiación suya, y hará la reconciliación por sí y por su casa, y degollará en expiación el becerro que es suyo.

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO NO TENÍA QUE OFRECER NINGÚN SACRIFICIO POR SÍ MISMO. (HEB. 7: 23–28).

E. ENTRABA EN EL LUGAR SANTÍSIMO (vv, 12–13) Después tomará un incensario lleno de brasas de fuego del altar de delante de Jehová, y sus puños llenos del perfume aromático molido, y lo llevará detrás del velo. Y pondrá el perfume sobre el fuego delante de Jehová, y la nube del perfume cubrirá el propiciatorio que está sobre el testimonio, para que no muera.

EL SUMO SACERDOTE EN REALIDAD ENTRABA AL LUGAR SANTÍSIMO TRES VECES: PRIMERO CON EL INCIENSO, QUE ES UN CUADRO DE LA GLORIA DE DIOS… LUEGO CON LA SANGRE DEL SACRIFICIO POR SÍ MISMO… Y POR ÚLTIMO CON LA SANGRE DERRAMADA POR EL PUEBLO.

EL INCIENSO PRECEDÍA A LA SANGRE PORQUE EL PROPÓSITO DE LA SALVACIÓN ES GLORIFICAR A DIOS (EFE. 1:6, 12, 14).

JESÚS MURIÓ NO SÓLO PARA SALVAR A LOS PECADORES PERDIDOS Y DARLES VIDA, SINO TAMBIÉN PARA QUE EL PADRE FUERA GLORIFICADO.

(JUAN 17.1–5) Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.

TODO ESO ERA PREPARACIÓN PARA LA TAREA PRINCIPAL DEL DÍA DE LA EXPIACIÓN, LA PRESENTACIÓN DE LA OFRENDA POR EL PECADO.

II. LA PRESENTACIÓN DE LOS MACHOS CABRÍOS (16: 15–34)

NÓTESE QUE DOS MACHOS CABRÍOS SE CONSIDERABAN UNA OFRENDA POR EL PECADO (v, 5), E ILUSTRAN DOS ASPECTOS DE LA OBRA DE LA CRUZ.

DESPUÉS QUE EL SUMO SACERDOTE REGRESABA DE ROCIAR LA SANGRE DE SU OFRENDA POR EL PECADO, TOMABA EL MACHO CABRÍO DESIGNADO PARA MORIR Y LO MATABA COMO UNA OFRENDA POR EL PECADO POR LA NACIÓN ENTERA.

LUEGO ENTRABA AL LUGAR SANTÍSIMO POR TERCERA VEZ, LLEVANDO LA SANGRE DEL MACHO CABRÍO… ROCIABA LA SANGRE SOBRE EL PROPICIATORIO Y DELANTE DEL MISMO, Y ASÍ CUBRÍA LOS PECADOS DE LA NACIÓN.

EL (v, 20) INDICA QUE LA SANGRE DE LA OFRENDA POR EL PECADO «RECONCILIABA» AL PUEBLO Y AL TABERNÁCULO DE DIOS (HEB 9: 23–24).

(v, 20) y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto.

(HEB. 9: 23-24) Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos. Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios

L.B.D. QUE DESPUÉS DE APLICAR LA SANGRE, EL SUMO SACERDOTE TOMABA EL MACHO CABRÍO VIVO, COLOCABA SUS MANOS SOBRE SU CABEZA Y CONFESABA LOS PECADOS DEL PUEBLO, TRANSFIRIENDO ASÍ SIMBÓLICAMENTE SU CULPA AL ANIMAL INOCENTE.

LA EXPRESIÓN «CHIVO EXPIATORIO» PROCEDE DE UNA PALABRA HEBREA QUE SIGNIFICA «QUITAR»… A ESTA CABRA SE LA ENVIABA LEJOS AL DESIERTO, PARA NUNCA MÁS VOLVERLA A VER, Y ESTO ILUSTRABA LA REMOCIÓN DE LOS PECADOS DE LA NACIÓN.

(SAL. 103: 12) Cuanto está lejos el oriente del occidente, Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.

POR SUPUESTO, ESTOS RITOS NO QUITABAN EL PECADO, PUESTO QUE LAS CEREMONIAS TENÍAN QUE REPETIRSE AÑO TRAS AÑO.

ILUSTRABAN LO QUE CRISTO HARÍA AL MORIR DE UNA VEZ POR TODAS POR LOS PECADOS DEL MUNDO.

SÓLO DESPUÉS DE COMPLETADA LA OFRENDA POR EL PECADO Y LA INIQUIDAD DE LA NACIÓN LLEVADA LEJOS (SIMBÓLICAMENTE), SE QUITABA EL SUMO SACERDOTE SUS VESTIDOS DE LINO Y SE PONÍA LOS DE GLORIA.

ESTE ES UN CUADRO DE LA RESURRECCIÓN Y ASCENSIÓN DE CRISTO AL CIELO.

DESPUÉS DE ACABAR SU OBRA EN LA CRUZ, CRISTO REGRESÓ AL PADRE EN LA GLORIA, DONDE ESTÁ SENTADO HOY A SU DIESTRA INTERCEDIENDO POR NOSOTROS.

EL DÍA DE LA EXPIACIÓN DEBÍA SER SANTO PARA LOS JUDÍOS Y NO DEBÍAN REALIZAR NINGÚN TRABAJO… LA SALVACIÓN NO ES POR OBRAS, ES TOTALMENTE POR LA GRACIA DE DIOS.

III. LA PROHIBICIÓN RESPECTO A LA SANGRE (17)

(LEV. 17:11) Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.

ESTE ES UN VERSÍCULO CLAVE EN LA BIBLIA, PORQUE AFIRMA ENFÁTICAMENTE QUE LA ÚNICA MANERA DE EXPIACIÓN ES MEDIANTE LA SANGRE.

MUCHO ANTES DE QUE LA CIENCIA DESCUBRIERA LAS MARAVILLAS DE LA SANGRE, LA BIBLIA ENSEÑABA QUE LA VIDA ESTÁ EN LA SANGRE.

EN TIEMPOS ANTIGUOS, LOS MÉDICOS SOLÍAN SACARLE SANGRE A LA GENTE TRATANDO DE LOGRAR MEJORÍA… ¡Y HOY HACEN TRANSFUSIONES DE SANGRE!

ESTE CAPÍTULO PROHIBIÓ AL JUDÍO MATAR POR DESCUIDO A SUS ANIMALES.

DEBÍA HACER DE CADA ANIMAL UNA OFRENDA DE PAZ AL SEÑOR, TRAYÉNDOLO A LA PUERTA DEL TABERNÁCULO PARA QUE EL SACERDOTE LO OFRECIERA.

EL PELIGRO POR SUPUESTO ERA QUE PODÍAN VERSE TENTADOS A HACER SACRIFICIOSR A LOS ÍDOLOS O A LOS DEMONIOS (v, 7), PRÁCTICA QUE APRENDIERON EN EGIPTO… O QUE LA SANGRE NO SE LE SACARA AL ANIMAL Y ASÍ LA GENTE PECARÍA AL COMER SANGRE.

DE AHÍ QUE LA SANGRE FUERA ALGO ESPECIAL Y NO DEBÍA TRATÁRSELA COMO COMIDA COMÚN.

EN TODO ESTE CAPÍTULO EL ÉNFASIS ESTÁ EN EL LUGAR ÚNICO DEL SACRIFICIO… HABÍA SÓLO UN PRECIO QUE DIOS ACEPTARÍA: LA SANGRE; Y UN SOLO LUGAR DONDE DIOS LO ACEPTARÍA: LA PUERTA DEL TABERNÁCULO.

¡Y ASÍ ES HOY!

DIOS NO ACEPTA SINO UN PRECIO POR EL PECADO: LA SANGRE DE SU HIJO JESUCRISTO... Y ESA SANGRE SE DERRAMÓ EN EL LUGAR DESIGNADO DE ANTEMANO POR DIOS: LA CRUZ DEL CALVARIO.

OFRENDAR CUALQUIER OTRO SACRIFICIO O HACERLO EN CUALQUIER OTRO LUGAR, ES ABOMINACIÓN PARA DIOS.

LA VIDA ESTÁ EN LA SANGRE, TANTO FÍSICA COMO ESPIRITUALMENTE.

NUESTRA VIDA ESPIRITUAL DEPENDE DE LA SANGRE DERRAMADA DE CRISTO (1 JUAN 1:7; EFE. 1:7; COL. 1:14; HEB. 9:22).

VIVIMOS EN UNA ÉPOCA CUANDO LOS TEÓLOGOS LIBERALES RECHAZAN LA DOCTRINA DE LA SANGRE DE CRISTO… Y MUCHOS LA LLAMAN «RELIGIÓN DE MATADERO».

PERO ES NECESARIO DEJAR EN CLARO QUE LA BIBLIA ES UN LIBRO DE SANGRE… DESDE GÉNESIS (DONDE DIOS MATÓ ANIMALES PARA VESTIR A ADÁN Y EVA) HASTA APOCALIPSIS, (DONDE JUAN CONTEMPLÓ A CRISTO «COMO UN CORDERO INMOLADO»).

SÓLO PODEMOS SER SALVOS POR LA SANGRE QUE DERRAMÓ EL BENDITO CORDERO DE DIOS QUE QUITA EL PECADO DEL MUNDO, JESUCRISTO EL SEÑOR.

NO HAY OTRO SACRIFICIO EN ESTE SIGLO NI EN EL VENIDERO.

(HECH. 4:11-12) Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

¡DIOS TE BENDIGA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada