viernes, 12 de abril de 2013

¿Existe el Cielo y el infierno?




DIOS NO CREÓ EL MUNDO PARA QUE SE PERDIERA PARA SIEMPRE.

HOY VEMOS UN MUNDO PERDIDO, UN MUNDO AHOGADO POR LA VIOLENCIA, EL EGOÍSMO, EL AMOR AL DINERO, LA SOBERBIA, LA FALTA DE MISERICORDIA.

VEMOS UN MUNDO QUE CORRE HACIA SU PROPIA DESTRUCCIÓN, UN MUNDO LLENO DE MALDAD, DONDE EL RICO CADA VEZ SE HACE MÁS RICO Y EL POBRE CADA VEZ MÁS POBRE, SIN QUE A LOS GOBIERNOS NI A NADIE LES IMPORTE NADA.

VIVIMOS EN UN MUNDO DE PECADO, Y LA PAGA DEL PECADO ES MUERTE.

(Romanos 6:23) Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

PERO AUN CUANDO EL MUNDO SE DIRIJA HACIA LA MUERTE, HAY UNA DÁDIVA DE DIOS QUE ES VIDA ETERNA EN CRISTO JESÚS.

PORQUE DIOS NO DESEA QUE EL HOMBRE MUERA PARA SIEMPRE Y SE PIERDA, DIOS NO QUIERE ESO. POR ESO JESUCRISTO VINO A MORIR POR NOSOTROS.

LA MUERTE ES EL RESULTADO DE LA AUTO CONDENACIÓN DEL HOMBRE, QUE EN SU INCREDULIDAD NIEGA A DIOS Y LE DA LA GLORIA A LAS COSAS CREADAS Y NO AL GRAN CREADOR DEL UNIVERSO. 

MAS EL SEÑOR NO CREÓ A LA RAZA HUMANA Y LE DIO LIBRE ALBEDRÍO SÓLO PARA MIRARLA MORIR EN SUFRIMIENTO Y DOLOR… EL SEÑOR CREÓ A LOS SERES HUMANOS PARA TENER UNA RELACIÓN DE AMOR Y DE COMUNIÓN ETERNA CON ÉL, NO SÓLO EN EL CIELO, SINO TAMBIÉN AQUÍ EN LA TIERRA.

PERO LASTIMOSAMENTE EL HOMBRE NO QUIERE VOLVERSE A DIOS, SINO SEGUIR A LAS CORRIENTES CORRUPTAS DE ESTE MUNDO.

POR ESO DIOS NOS HABLA EN (Romanos 3:3): ¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios?

DIOS HABLA HOY A NUESTROS CORAZONES PARA DECIRNOS: NO SEAS INCRÉDULO, SINO CREYENTE… (Juan 20: 27) Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.

¿EXISTE VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE? POR SUPUESTO QUE EXISTE.

EL HECHO DE QUE CRISTO VINO AL MUNDO A MORIR POR NOSOTROS Y SU RESURRECCIÓN AL TERCER DÍA PRUEBAN QUE HAY VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE… PERO TAMBIÉN PRUEBA QUE HAY INFIERNO DESPUÉS DE LA MUERTE.

Y EN ESTA VERDAD DIVINA VEMOS ENTONCES DOS PUERTAS, VEMOS DOS CAMINOS: LA PUERTA ANCHA QUE CONDUCE A LA PERDICIÓN, Y LA PUERTA ANGOSTA QUE CONDUCE AL CIELO Y SE LLAMA JESUCRISTO.

EN ESTA VERDAD DIVINA VEMOS LAS DOS OPCIONES QUE TIENE EL HOMBRE PARA ELEGIR MIENTRAS VIVE: IR AL CIELO, O IR AL INFIERNO DESPUÉS DE LA MUERTE.

(Mateo 7: 13-14) Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.

UNA PREGUNTA COMÚN ENTRE LOS HUMANOS ES: ¿QUÉ PASA DESPUÉS QUE MORIMOS? ¿DEJAMOS DE EXISTIR O HAY ALGO MÁS?

LA BIBLIA NOS ASEGURA QUE EXISTE VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE Y ES DESCRITA EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS DE ESTA MANERA: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. (1 Corintios 2:9).

POR ESO JESÚS VINO A LA TIERRA COMO DIOS ENCARNADO… JESÚS MURIÓ PARA DARNOS LA OPORTUNIDAD DE CREER EN ÉL Y ENTONCES RECIBIR LA VIDA ETERNA. SU RESURRECCIÓN NOS DA LA SEGURIDAD DE QUE LA VIDA ETERNA EXISTE.

ESTA VIDA ETERNA CON DIOS EN EL CIELO DESPUÉS DE LA MUERTE ESTÁ DISPONIBLE PARA TODO EL MUNDO. PERO DEPENDE DE CADA PERSONA DECIDIR SI PASARÁN LA ETERNIDAD EN EL CIELO O EN EL INFIERNO.

CUANDO ALGUIEN TIENE UNA RELACIÓN PERSONAL CON JESUCRISTO, SU VISIÓN DE LA MUERTE ESTÁ BASADA EN LA VERDAD DE QUE CUANDO OCURRA LA MUERTE, EL ESPÍRITU ES REUNIDO CON DIOS.

ESTA VERDAD ETERNA ES ACREDITADA POR LA MISMA PALABRA DE DIOS: Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. (Juan 1:12).

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. (Juan 3:16).

Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en Él, tenga vida eterna; y Yo le resucitaré en el día postrero. (Juan 6:40).

VEMOS CLARAMENTE QUE DIOS NOS REVELA LA VIDA ETERNA DESPUÉS DE LA MUERTE, Y LOS DOS LUGARES DISPUESTOS PARA EL HOMBRE CUANDO MUERE. UNO ES EL LUGAR DE TORMENTO ETERNO; EL OTRO ES EL LUGAR DEL GOZO ETERNO CON DIOS.

PARA MUCHOS ESTO PUEDE SONAR COMO FÁBULA, PERO NO LO ES. HUBO UN HOMBRE LLAMADO NICODEMO, QUE ERA UN OBISPO PRINCIPAL EN JERUSALÉN. SE SUPONE QUE ÉL CONOCÍA LAS ESCRITURAS PORQUE SE DEDICABA A ENSEÑAR LA LEY DE DIOS. PERO JESÚS LE DIJO:
De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio. Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales? Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo. (Juan 3: 11-13)

CRISTO ES MUY CLARO EN SU PALABRA.  EL CIELO ESPERA AL ESPÍRITU INVISIBLE HUMANO QUE HA SIDO HECHO INMORTAL, Y COMPLETAMENTE ADAPTADO PARA LA VIDA CELESTIAL.

CUÁN DIFERENTE ENFRENTARÍAMOS LA MUERTE SI CREYÉRAMOS QUE JESÚS HA PREPARADO UN MARAVILLOSO LUGAR COMO NUESTRO HOGAR ETERNO, DONDE NUESTROS SERES QUERIDOS ESPERAN PACIENTEMENTE NUESTRA LLEGADA.

SI CREEMOS EN LA OBRA REDENTORA DEL SEÑOR JESUCRISTO EN LA CRUZ Y LE RECIBIMOS COMO SEÑOR DE NUESTRAS VIDAS, VIVIREMOS EN EL CIELO CON DIOS POR LA ETERNIDAD.

EL CIELO ES EL LUGAR ETERNO DONDE TENDREMOS COMUNIÓN CON DIOS, DONDE CRISTO ES ALABADO Y GLORIFICADO DELANTE DE DIOS EL PADRE. ALLÍ, LOS SERES QUERIDOS SERÁN REUNIDOS UNOS CON OTROS, Y NUEVAS RELACIONES SE FORMARÁN CON AQUELLOS QUE SE HAN IDO ANTES QUE NOSOTROS.

EL CIELO SERÁ UNA EXPERIENCIA CONTINUA DE APRENDIZAJE ACERCA DE LA REDENCIÓN QUE NOS HA SIDO DADA POR DIOS A TRAVÉS DE JESUCRISTO.

¿QUÉ DECISIÓN VAS A TOMAR TÚ? ¿QUIERES IR AL CIELO O IR AL INFIERNO?

EL QUE ESCOGE ERES TÚ.

SI SIGUES INDIFERENTE, SI SIGUES INCRÉDULO, SI SIGUES DESECHANDO EL LLAMADO DE DIOS PARA TU ALMA, ENTONCES YA SABES CUÁL SERÁ TU DESTINO ETERNO, Y CUANDO QUIERAS ARREPENTIRTE, CUANDO QUIERAS VOLVER PARA RECTIFICAR, YA NO PODRÁS PORQUE ESTO DEBE HACERSE EN VIDA.

DIOS PUSO LA VIDA AQUÍ EN LA TIERRA PRECISAMENTE PARA QUE DURANTE TU ESTANCIA AQUÍ, TÚ DECIDAS LO QUE PREFIERES.

¿DÓNDE QUIERES PASAR LA ETERNIDAD?

EL CIELO ES UN REGALO, Y LO POCO QUE HA SIDO DESCRITO ACERCA DE ÉL SE HACE REAL DEBIDO A LO QUE JESUCRISTO HIZO EN LA CRUZ DEL CALVARIO POR TODO AQUÉL QUE CREA. 

PORQUE SÓLO JESUCRISTO DA VIDA ETERNA. ÉL ES EL CORDERO INMOLADO, ÉL ES EL CORDERO DE DIOS QUE QUITA EL PECADO DEL MUNDO… JESUCRISTO ES EL DADOR DE VIDA.

Y JESUCRISTO ESTÁ DISPONIBLE PARA TODOS AQUELLOS QUE CREAN EN ÉL.

IMAGINAR UNA VIDA PERFECTA EN EL CIELO, SIN NINGUNA LIMITACIÓN, VA MÁS ALLÁ DE NUESTRO ENTENDIMIENTO. TE RUEGO QUE HAGAS A UN LADO TU MENTE CARNAL Y VE CON TU CORAZÓN LO QUE DIOS TE OFRECE HOY.

PORQUE ES MUCHO LO QUE ESTÁ EN JUEGO, ES TU ALMA LA QUE ESTÁ EN JUEGO.

ESCUCHA ESTO: LA VIDA EN LA TIERRA ES TEMPORAL... ESTA VIDA PASARÁ, PERO EL QUE HACE LA VOLUNTAD DE DIOS PERMANECE PARA SIEMPRE.

¿QUIERES CREER EN LA PROMESA DE DIOS HOY?... LA RESPUESTA LA TIENES MUY CERCA DE TI.

(Romanos 10: 8-11) Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

SI TÚ QUIERES IRTE AL CIELO CON DIOS PADRE, DIOS HIJO Y DIOS ESPÍRITU SANTO, REPITE LA ORACIÓN DE FE EN ESTE MOMENTO:

Altísimo Padre Santo.

Reconozco que soy un pecador y que te he ofendido. Me arrepiento de todos mis pecados. Te entrego hoy mi corazón. Entra en él y cambia mi vida. Le abro la puerta a Jesucristo, tu Hijo amado. Límpiame y lávame con la Sangre preciosa que Jesucristo derramó por mí en la cruz. Cámbiame y hazme la persona que Tú quieres que sea. Gracias por escribir mi nombre en el libro de la Vida, y gracias por regalarme la vida eterna.

En el nombre de tu Hijo amado Jesucristo.

Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada