jueves, 10 de noviembre de 2011

Perder para Ganar




(JUAN 8: 36) ASÍ QUE, SI EL HIJO OS LIBERTARE, SERÉIS VERDADERAMENTE LIBRES.


MEDIANTE ESTE TEXTO DE LAS ESCRITURAS, EL SEÑOR NOS DA LA SIGUIENTE EXPRESIÓN: CUANTO MAYOR PÉRDIDA SUFRAMOS POR AMOR AL SEÑOR, MAYOR ES LA LIBERTAD.

CUANTO MÁS RETENEMOS AQUELLO QUE NOS PERTENECE –LO QUE PERTENECE A NUESTRA CARNE, A NUESTRA ALMA– MAYOR ES LA ESCLAVITUD.

EN EL CONOCIMIENTO DE CRISTO JESÚS COMO NUESTRA VIDA, ÉL NOS ENSEÑA A RENUNCIAR A TODO CUANTO POSEEMOS, INCLUSO NUESTRA PROPIA VIDA.

CUANDO RECIBIMOS ESTA PALABRA DE RENUNCIA, AL PRINCIPIO EL FARDO SE VUELVE INMENSO.  NOSOTROS ESTAMOS SUJETOS A MUCHAS COSAS, LIGADOS AFECTIVAMENTE A MUCHAS PERSONAS, PRINCIPALMENTE A FAMILIARES Y AMIGOS QUE TENEMOS EN EL MUNDO; SIN EMBARGO, ES EN ESA PÉRDIDA QUE CONSISTE NUESTRA TOTAL LIBERTAD.

RETENER, PRESERVAR O CUIDAR DE LO QUE ES NUESTRO, NOS LLEVA A SERVIDUMBRE, PERO DESPOJARNOS DE ELLAS NOS LLEVA A UNA TOTAL LIBERTAD. ¡ALELUYA!

(LUCAS 14: 26-27,33) SI ALGUNO VIENE A MÍ, Y NO ABORRECE A SU PADRE, Y MADRE, Y MUJER, E HIJOS, Y HERMANOS, Y HERMANAS, Y AUN TAMBIÉN SU PROPIA VIDA, NO PUEDE SER MI DISCÍPULO. Y EL QUE NO LLEVA SU CRUZ Y VIENE EN POS DE MÍ, NO PUEDE SER MI DISCÍPULO. ASÍ, PUES, CUALQUIERA DE VOSOTROS QUE NO RENUNCIA A TODO LO QUE POSEE, NO PUEDE SER MI DISCÍPULO.

NO HAY PÉRDIDA MAYOR QUE LA MUERTE, Y ES ÉSE EL SENTIDO DE CARGAR LA CRUZ COMO JESÚS ENSEÑA.

CUANDO NOS NEGAMOS A NOSOTROS MISMOS, LLEVAMOS NUESTRA CRUZ Y LO SEGUIMOS, LLEVAMOS LA MUERTE SOBRE NOSOTROS, SOBRE NUESTRAS COSAS, SOBRE NUESTROS AFECTOS, SOBRE TODO Y SOBRE TODOS, Y DE ALLÍ PASAMOS A GOZAR DE LA LIBERTAD QUE HAY EN CRISTO JESÚS.

EL AMOR NO BUSCA SUS PROPIOS INTERESES (1ª COR. 13:5), Y CUANDO JESÚS NOS DICE QUE ES PARA RENUNCIAR A TODO CUANTO TENEMOS, Y AUN HASTA NUESTRA PROPIA VIDA, ÉL NO ESTÁ BUSCANDO SU INTERÉS, SINO EL NUESTRO.

ÉL NOS ESTÁ AMANDO Y CONDUCIENDO A LA VERDADERA LIBERTAD, DESPOJADOS DE TODO CUIDADO, ANSIEDAD O PREOCUPACIÓN, DESPOJADOS DE TODO LO QUE NOS ESCLAVIZA.

(JUAN 8: 36) ASÍ QUE, SI EL HIJO OS LIBERTARE, SERÉIS VERDADERAMENTE LIBRES.

EL CONOCIMIENTO DE CRISTO NUESTRO SEÑOR ES LA VERDADERA LIBERTAD:

Y CONOCERÉIS LA VERDAD, Y LA VERDAD OS HARÁ LIBRES (JUAN 8:32).

TÚ TIENES QUE CONOCER ESE AMOR Y ESA LIBERTAD.

ENTONCES, LA PÉRDIDA DE AQUELLO QUE ES TEMPORAL SE VOLVERÁ EN GANANCIA DE AQUELLO QUE ES ETERNO.

DIOS TE BENDIGA.


 Aguasvivas.cl

No hay comentarios:

Publicar un comentario