lunes, 1 de junio de 2015

La llanura y el monte






En el capítulo 19 de Génesis se alternan significativamente la llanura y el monte, como símbolos de juicio y salvación, respectivamente.

Sabemos que cuando Abraham le dio a elegir a su sobrino Lot la tierra en la que él quería vivir, Lot escogió la llanura del Jordán porque toda ella era de riego, como el huerto de Jehová.

Así que mientras Abraham habitó en la tierra de Canaán, Lot habitó en la llanura, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma. Por eso sabemos que Sodoma era una ciudad asentada en la llanura.

Cuando Dios decidió destruir Sodoma y Gomorra, los ángeles sacaron a Lot de Sodoma, y le instruyeron que escapase al monte… pero Lot ruega poder refugiarse en Zoar, una pequeña ciudad que también estaba ubicada en la llanura, y que iba a ser destruida.

Así que, por causa de la petición de Lot, la ciudad de Zoar fue salvada, y Lot se refugió en ella. 

Las ciudades de la llanura –Sodoma, Gomorra, Adma y Zeboim– y todos sus moradores fueron destruidos.

La Biblia dice que al día siguiente Abraham miró desde el monte y vio que subía humo de la tierra como el humo de un horno.

Pasado el peligro, Lot subió de Zoar y moró en el monte, porque halló insegura la llanura de Zoar.

Pero así como la llanura del Jordán es objeto de los juicios de Dios, el monte es motivo de la bendición de Dios.

Jerusalén está levantada sobre el monte de Sion, “que no se mueve, sino que permanece para siempre”.

El monte es el lugar del encuentro con Dios, el lugar de la transfiguración.

Desde el monte sale la ley, y desde un monte el Señor enseñó su más grande sermón.

Ezequiel y Juan vieron desde el monte la santa ciudad de Dios.

Los que conocen a Dios de verdad han estado en el monte con Él, y están con Él cada día. En el monte se ve la gloria de Dios, en tanto, en la llanura se reciben los juicios de Dios.

Cuando Abraham se desvió de la perfecta voluntad de Dios “descendió a Egipto”, lo cual es bajar desde el monte a la llanura.

Líbrenos el Señor a nosotros de bajar a Egipto, porque en el llano hay juicio.

Abraham supo que de verdad es así.





Aguasvivas.cl

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada