jueves, 12 de marzo de 2015

El segundo hombre





En diversos textos, la Biblia reconoce la existencia de dos hombres, Adán y Cristo, el terrenal y el celestial.

El primer hombre representa el pecado, la desgracia, el fracaso del propósito de Dios con el hombre. Pero, gracias a Dios por el "segundo hombre", por Jesucristo hombre, porque él fue un varón aprobado por Dios.

De ellos se derivan dos razas, dos familias, con dos orígenes distintos. Y una emerge de la otra. Todos hemos nacido "en Adán", pero todos tenemos la oportunidad de "renacer en Cristo".

En todos los creyentes hay estas dos naturalezas, la terrenal y la celestial, el primer hombre y luego el segundo hombre. Pero los terrenales estamos siendo transformados en celestiales, porque la aprobación de Dios está sobre el segundo hombre.

En el Antiguo Testamento hay ejemplos emblemáticos de ello.

Abraham tuvo dos hijos: Ismael e Isaac. Ismael era el hijo de la esclava de Abraham, y, como, tal no pudo heredar las riquezas celestiales que representaba Abraham. Isaac, en cambio, era hijo de "la libre", la anciana Sara. Isaac representa a Cristo, nacido no según lo normal sino por un milagro y por una promesa de Dios. Así, la naturaleza antigua (adánica) "se burla" (como se burló Ismael de Isaac) de la nueva naturaleza… le causa molestia, no pueden convivir juntas, una debe ceder ante la otra. La carne debe ceder ante el espíritu.

Y semejante es la historia de Esaú y Jacob. El primero menospreció su primogenitura y la vendió al segundo. Así, la bendición de Dios estuvo una vez más sobre el segundo hombre. "A Jacob amé y a Esaú aborrecí", dijo Dios.

Antes de morir Jacob, su hijo José –el segundo hombre más grande de Egipto– trajo ante su moribundo padre a sus dos hijos para que los bendijese. Jacob, con gran sensibilidad espiritual, bendijo al menor, Efraín, por sobre el mayor, Manasés.

Ante el reclamo de José, el padre de ambos, Jacob responde: "Lo sé, hijo mío, lo sé, pero su hermano menor será más grande que él" (Gén. 48:13-19).

Una vez más se cumple el principio espiritual, el segundo llegará más lejos que el primero.

La primera generación de israelitas que salieron de Egipto, figura de la carne, de la naturaleza adánica de la cual hay que despojarse, desapareció toda en el desierto, excepto Josué y Caleb. La segunda generación, en cambio –figura del segundo hombre y figura de la resurrección– va mucho más lejos, toma posesión de la buena tierra y agrada el corazón de Dios.

Más tarde, Saúl, el primer rey de Israel, que representa la rebeldía y la obstinación, fracasa estrepitosamente. Luego se levantará David, tipo de Cristo, un hombre quebrantado, que llora muchas veces en presencia de su Dios. Este segundo hombre, sin ser perfecto, se humilló ante su Dios y vino a ser un tipo de Cristo. Una vez más Dios bendice y se agrada del "segundo hombre".

¿En cual de los dos estamos nosotros, amados hermanos?

¡Bendiciones para todos!





Aguasvivas.cl


No hay comentarios:

Publicar un comentario