martes, 28 de octubre de 2014

Nacer de lo alto




CUANDO EL SEÑOR JESÚS LE DICE A NICODEMO QUE DEBE NACER DE NUEVO, ESTÁ USANDO UNA PALABRA GRIEGA QUE TAMBIÉN PUEDE TRADUCIRSE COMO “DE LO ALTO”.

Y DE HECHO, ASÍ ES COMO SE PUEDE LEER EN ALGUNAS VERSIONES DE LA BIBLIA.

PERO NICODEMO MAL ENTENDIÓ LO QUE JESÚS LE DECÍA… NICODEMO ENTENDIÓ EL SIGNIFICADO MÁS SIMPLE, Y QUE TAN SOLO ENCAJABA EN SU SISTEMA DE CREENCIAS FARISAICAS.

PARA NICODEMO, UN GENTIL (QUE NO ERA DEL PUEBLO ELEGIDO DE DIOS), DEBÍA EXPERIMENTAR UNA SUERTE DE REGENERACIÓN SI QUERÍA SER PARTE DEL PUEBLO DE DIOS, PERO NUNCA UN JUDÍO COMO ÉL.

POR TANTO, ESTE FARISEO PRINCIPAL PENSÓ DE INMEDIATO EN EL NACIMIENTO FÍSICO… Y DE AHÍ SU SORPRESA Y SU PREGUNTA SIGUIENTE: “¿CÓMO PUEDE UN HOMBRE NACER SIENDO VIEJO?”.

PERO EL SEÑOR JESUCRISTO, DESDE LUEGO, HABLABA DE UN NACIMIENTO CELESTIAL.

LA PALABRA GRIEGA ANÖTHEN SE TRADUCE COMO “DEL CIELO” (JUAN 3:31); Y COMO “DE ARRIBA” (JUAN 19:11).

ASÍ SE ESTABLECE ENTONCES EL NACIMIENTO DE LO ALTO COMO UN REQUISITO IMPRESCINDIBLE PARA ENTRAR EN EL REINO DE DIOS.

EN EL PRIMER CAPÍTULO DE JUAN YA SE HABÍA DICHO: “MAS A TODOS LOS QUE LE RECIBIERON, A LOS QUE CREEN EN SU NOMBRE, LES DIO POTESTAD DE SER HECHOS HIJOS DE DIOS, LOS CUALES NO SON ENGENDRADOS DE SANGRE, NI DE VOLUNTAD DE CARNE, NI DE VOLUNTAD DE VARÓN, SINO DE DIOS” (JUAN 1:12-13).

VEMOS QUE EN EL EVANGELIO DE JUAN SE HACE UNA GRAN DIFERENCIA ENTRE LO QUE ES TERRENAL Y LO QUE ES CELESTIAL.

HABLANDO JUAN EL BAUTISTA DICE: “NO PUEDE EL HOMBRE RECIBIR NADA, SI NO LE FUERE DADO DEL CIELO” (JUAN 3:27); Y LUEGO AGREGA: “EL QUE VIENE DE ARRIBA, ES SOBRE TODOS … EL QUE VIENE DEL CIELO, ES SOBRE TODOS” (3:31), REFIRIÉNDOSE A LA BENDITA DEIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESÚS.

NICODEMO ERA UN HOMBRE BUENO, Y PIADOSO TAL VEZ… UN HOMBRE ÍNTEGRO SEGÚN LA LEY.

PERO LAS PALABRAS DEL SEÑOR NOS DICEN CLARAMENTE QUE A NICODEMO NO LE BASTABA SER PERFECCIONADO SEGÚN LA LEY, SINO QUE NECESITABA UNA INTERVENCIÓN DIVINA, EL NUEVO NACIMIENTO QUE VIENE DE ARRIBA, QUE VIENE DE DIOS.

DE MANERA QUE AÚN EL MEJOR HOMBRE NATURAL ES INFINITAMENTE INFERIOR QUE EL PEOR HOMBRE ESPIRITUAL.

Y LA MÁS SELECTA FABRICACIÓN HUMANA ES NADA, ANTE LA GLORIA DE AQUELLO QUE ES NACIDO DEL CIELO.

POR ESO EL SEÑOR ESCOGIÓ A NICODEMO PARA DECIRLE ESTO.

PUDO HABÉRSELO DICHO A LA MUJER SAMARITANA, O AL HOMBRE QUE HABÍA NACIDO CIEGO… PERO NO.

SE LO DICE AL MEJOR DE LOS HOMBRES, PARA QUE NO PENSEMOS QUE BASTA CON TENER UNA NATURALEZA HUMANA PERFECCIONADA O SER UN HOMBRE EJERCITADO EN CIERTAS VIRTUDES O CONOCIMIENTOS.

NICODEMO, COMO TODOS LOS HOMBRES, PERTENECE A LA LÍNEA ADÁMICA, Y ESA LÍNEA ESTÁ IRREMEDIABLEMENTE PERDIDA.

POR ELLO DEBE INTRODUCIRSE EN NOSOTROS UNA NATURALEZA NUEVA SI ES QUE QUEREMOS ENTRAR EN EL TERRITORIO DE DIOS… ALGO QUE RESISTA EL TIEMPO, Y LA ETERNIDAD.

TODA CARNE ES COMO HIERBA, Y TODA LA GLORIA DEL HOMBRE COMO FLOR DE LA HIERBA; LA HIERBA SE SECA, Y LA FLOR SE CAE”, DICE EL PROFETA.

SÓLO LO QUE VIENE DE ARRIBA QUEDARÁ EN PIE CUANDO ESTA TIERRA Y ESTE CIELO SEAN REMOVIDOS. S

SÓLO LO QUE ES NACIDO DE LO ALTO PERMANECERÁ PARA SIEMPRE.

¡DIOS TE BENDIGA!




Aguasvivas.cl



domingo, 26 de octubre de 2014

Escogido por gracia




"Aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia" (Rom. 11:5).




LA EXPRESIÓN "AUN EN ESTE TIEMPO" NOS INDICA QUE EL REMANENTE DE DIOS ESTÁ PRESENTE SIEMPRE.

POR CAUSA DE SÍ MISMO, POR AMOR DE SU NOMBRE, DIOS SE RESERVA UN TESTIMONIO SOBRE LA TIERRA EN CADA ÉPOCA.

FUE ASÍ EN LOS DÍAS DEL ANTIGUO TESTAMENTO, Y EN LOS DÍAS DE PABLO, CUANDO SE ESCRIBE ESTE VERSÍCULO.

HOY, PASADOS 20 SIGLOS, Y UNA MULTITUD DE EVENTOS SEGÚN VEMOS EN LA HISTORIA DE LA IGLESIA, LA PALABRA SIGUE EN PIE: "AUN EN ESTE TIEMPO...".

AHORA BIEN, UNA DE LAS CARACTERÍSTICAS MÁS IMPORTANTES DEL REMANENTE ES SU ELECCIÓN POR LA GRACIA DE DIOS.

NO ES ESCOGIDO POR OBRAS, NI POR JUSTICIA PROPIA, NI POR MÉRITO, COMO SI TUVIESE ALGUNO, SINO ENTERAMENTE POR GRACIA.

Y SABEMOS QUE LA GRACIA DE DIOS SE MANIFIESTA A CAUSA DE LA INUTILIDAD DEL HOMBRE, POR CAUSA DE SU DEFECCIÓN E INUTILIDAD.

CUANDO DIOS LE DICE A ELÍAS EN EL MONTE HOREB: "YO HARÉ QUE QUEDEN EN ISRAEL SIETE MIL, CUYAS RODILLAS NO SE DOBLARON ANTE BAAL, Y CUYAS BOCAS NO LO BESARON", ESTE "YO HARÉ" NOS HABLA DE UNA VOLUNTAD QUE ES MÁS ALTA QUE LA DE LOS HOMBRES.

ES DIOS QUIEN ELIGE Y ACTÚA.

ASÍ QUE, NO DEBEMOS BUSCAR EN EL REMANENTE MÉRITO ALGUNO DE FIDELIDAD, SINO EN DIOS, QUIEN LOS HA APARTADO PARA SÍ.

PABLO REFUERZA ESTA IDEA AL DECIR: "Y SI POR GRACIA, YA NO ES POR OBRAS; DE OTRA MANERA, LA GRACIA YA NO ES GRACIA. Y SI POR OBRAS, YA NO ES GRACIA; DE OTRA MANERA LA OBRA YA NO ES OBRA" (ROM. 11:6).

EN EL CORAZÓN DE QUIENES CONSTITUYEN ESTE REMANENTE DEBE HABER UN CONOCIMIENTO CLARO Y PROFUNDO DE LA GRACIA DE DIOS, DEBIDO A QUE LA GLORIA QUE DIOS SUELE DERRAMAR SOBRE ELLOS ES MUY GRANDE.

LA MARAVILLA DE CONOCER A DIOS Y SUS CAMINOS PODRÍA ENVANECER EL CORAZÓN Y TURBAR EL ALMA.

PARA ELLOS SE ABREN LOS ARCANOS DE LOS CIELOS, Y LA PROFUNDIDAD DE LA SABIDURÍA DE DIOS ESTÁ DISPONIBLE.

AHORA, EL HECHO DE QUE DIOS TENGA A ESTE RESIDUO COMO SU "ESPECIAL TESORO" O SU "PROPIEDAD PERSONAL" NO SIGNIFICA EN MODO ALGUNO QUE DIOS NO AME A TODO SU PUEBLO, NI QUE NO SIGA LLAMANDO A SU CORAZÓN PARA UN RETORNO A LA SINCERA FIDELIDAD.

NO SIGNIFICA TAMPOCO QUE EL REMANENTE SEA MEJOR QUE LOS DEMÁS, NI QUE DIOS NO TENGA SUS PROPIOS TRATOS CON ELLOS.

NADA DE ESTO PUEDE IMPLICARSE DE ESTE PRECIOSO HECHO DE DIOS.

SIN EMBARGO, ES CLARO QUE DIOS HALLA CONTENTAMIENTO EN UNOS POCOS, Y QUE ÉSTOS POCOS HAN DE ANDAR COMO ES DIGNO DE TAN ALTA VOCACIÓN.


TAL COMO LOS CRISTIANOS ESTÁN LLAMADOS A SER SAL EN MEDIO DE LA TIERRA, EL REMANENTE ESTÁ LLAMADO A SERLO NO SÓLO DE LA TIERRA, SINO TAMBIÉN EN MEDIO DE LA CRISTIANDAD QUE SE HA APARTADO DE DIOS.

ELLOS HAN DE TOMAR SOBRE SU CORAZÓN LA CARGA DE TODO EL CUERPO, Y EMBARGADOS DEL AMOR GENEROSO DE DIOS, HAN DE PROCURAR EL BIEN DE TODOS.

SUS LLAMADOS AMOROSOS HAN DE TOCAR A LOS CORAZONES INSENSIBLES, Y SU INTERCESIÓN A FAVOR DE ELLOS TOCARÁ TAMBIÉN EL CORAZÓN DE DIOS.

COMO LOS ANTIGUOS PROFETAS, SE ENCENDERÁ SU CORAZÓN DE TODA LA COMPASIÓN DE DIOS, Y PROCURARÁ QUE OTROS GOCEN TAMBIÉN LAS DELICIAS QUE HAY A LA DIESTRA DEL PADRE.

¡DIOS TE BENDIGA!





Aguasvivas.cl



miércoles, 22 de octubre de 2014

Al Señor antes que a los hombres




EL LIBRO DE LOS HECHOS ES EL RELATO MÁS APASIONANTE DE LA VIDA DE IGLESIA.

MUCHAS TENTATIVAS DE RESTAURACIÓN, MUCHOS AVIVAMIENTOS POSTERIORES HAN TENIDO COMO MODELO Y EJEMPLO AQUELLOS GLORIOSOS DÍAS PRIMEROS DE LA IGLESIA.

SIN EMBARGO, CONVIENE PREGUNTARNOS CÓMO COMENZÓ CADA UNO DE LOS GRANDES MOVIMIENTOS DEL ESPÍRITU EN EL LIBRO DE LOS HECHOS… QUÉ HUBO EXACTAMENTE ANTES DEL INICIO DE CADA UNO DE ELLOS.

EL PRIMER MOVIMIENTO LO TENEMOS A PARTIR DEL CAPÍTULO 2, Y EL SEGUNDO A PARTIR DEL CAPÍTULO 13.

EL PRIMERO ES EL COMIENZO EN JERUSALÉN, PARA TODO EL MUNDO JUDÍO, Y EL SEGUNDO ES EL OCURRIDO EN ANTIOQUIA, PARA TODO EL MUNDO GENTIL.

Y EN AMBOS HAY UN HECHO PREVIO DE SUPERLATIVA IMPORTANCIA: AQUELLOS QUE DIOS HABRÍA DE UTILIZAR ESTUVIERON DELANTE DEL SEÑOR, MINISTRANDO AL SEÑOR, EN UNA ESPERA PACIENTE, ANTES DE SER ENVIADOS POR DIOS A HACER SU OBRA.

LA ORDEN DEL SEÑOR ANTES DE ASCENDER A LOS CIELOS HABÍA SIDO CLARA: "ESPEREN EN JERUSALÉN".

LOS DISCÍPULOS OBEDECIERON ESA ORDEN, Y EL ESPÍRITU SANTO VINO SOBRE ELLOS COMO UN VIENTO RECIO.

MÁS TARDE, EN ANTIOQUIA, LOS PROFETAS Y MAESTROS DE ESA IGLESIA ESTABAN MINISTRANDO AL SEÑOR CUANDO EL ESPÍRITU SANTO A APARTÓ A DOS DE ELLOS PARA LA OBRA.

ELLOS NO TENÍAN EN MENTE LA OBRA, SINO AL SEÑOR DE LA OBRA.

EL PRINCIPIO ES ÉSTE: HEMOS DE ESPERAR DELANTE DEL SEÑOR ANTES DE SALIR… HEMOS DE MINISTRAR AL SEÑOR ANTES DE MINISTRAR A LOS HOMBRES.

ALGUIEN HA DICHO QUE UN SIERVO DE DIOS ESTÁ REALMENTE PREPARADO PARA SERVIR SÓLO CUANDO ESTÁ DISPUESTO A NO SER USADO.

EL SILENCIO DELANTE DE DIOS ES MÁS DIFÍCIL DE SOPORTAR QUE EL BULLICIO ENTRE LOS HOMBRES.

HAY DEMASIADA OBRA QUE ES FRUTO DE LA IMPACIENCIA DEL HOMBRE, DEL INGENIO E INVENTIVA DEL HOMBRE, ANTES QUE DE UNA ORDEN DE DIOS.

EL ÚNICO QUE PUEDE INICIAR UNA OBRA ESPIRITUAL ES DIOS…SI NO COMIENZA DIOS, ÉL NO SE SUMARÁ DESPUÉS A LA OBRA DEL HOMBRE.

SI UNA OBRA COMIENZA EN EL HOMBRE CONCLUIRÁ CON EL HOMBRE COMO PROTAGONISTA Y FIGURA.

ESTE ES UN ASUNTO MUY DELICADO, PUES AL IGNORAR ESTE HECHO, O AL VIOLAR DELIBERADAMENTE ESTE PRINCIPIO, ESTAMOS PRESENTANDO ANTE LOS HOMBRES UNA OBRA DE CALIDAD INFERIOR A LA QUE DEBIÉRAMOS, Y POR SOBRE TODO, ESTAMOS AÑADIENDO DOLOR AL CORAZÓN DE DIOS.

DIOS QUERRÍA BENDECIR LA OBRA DE SUS HIJOS, USARLOS PARA LA MAYOR OBRA QUE JAMÁS EL HOMBRE HA EMPRENDIDO.

ÉL QUISIERA PODER USAR A CADA CUAL DE LA MEJOR MANERA; PERO EL PROBLEMA DEL HOMBRE ES EL APRESURAMIENTO, LA INCAPACIDAD PARA ESPERAR EN DIOS.

DIOS QUIERE DARNOS SUS INSTRUCCIONES, MOSTRARNOS EL MODELO DEL MONTE, CAPACITARNOS ANTES… PERO NOSOTROS NO ESTAMOS DISPUESTOS A ESPERAR.

SOMOS OBSESIVOS, Y VANIDOSOS… PENSAMOS QUE SABEMOS, QUE PODEMOS, Y QUE CASI NO NECESITAMOS DE DIOS PARA HACER SU OBRA.

QUE EL SEÑOR NOS FRENE EN NUESTRA IMPULSIVIDAD, Y NOS HABLE AL CORAZÓN, DICIÉNDONOS: "ESTAD QUIETOS Y CONOCED QUE YO SOY DIOS".




Aguasvivas.cl



lunes, 20 de octubre de 2014

Que Cristo tenga la preeminencia





Por Watchman Nee




Las verdades de Dios están todas orgánicamente relacionadas y todas ellas convergen hacia un mismo centro: Cristo.

Lo central y universal de Cristo

¿Por qué existen todas las cosas? ¿Por qué existen los ángeles? ¿Creó Dios todo ello accidentalmente? ¿O fueron más bien creados conforme al plan de Dios?

¿Por qué escoge Dios a los hombres? ¿Por qué envía profetas? ¿Por qué da un Salvador? ¿Por qué concede el Espíritu Santo? ¿Por qué edifica la iglesia y establece el reino? ¿Por qué hace que sea predicado el evangelio hasta lo último de la tierra a fin de que los pecadores sean salvos? ¿Por qué debemos llegar a los pecadores y formar a los creyentes?

¿Qué es lo fundamental de Dios? ¿Qué hilo es el que corre a través de todas las verdades de Dios? ¿Cuál es la verdad suprema de Dios?

¿Quién es el Señor Jesucristo? Todos podríamos contestar que es nuestro Salvador, pero muy pocos podrían contestar como Pedro, que dijo que era «el Cristo de Dios» (Luc. 9:20).

Lo fundamental, o central, de las verdades de Dios es Cristo, esto es, la centralidad de Dios no es otra cosa que Cristo, y así escribió Pablo «El misterio de Dios, esto es, Cristo» (Col. 2:2).

El Señor Jesús es el Cristo de Dios además de ser el Hijo de Dios (Luc. 1:35 y 2:11). Pedro reconoció a Jesús como Cristo y como Hijo de Dios (Mat. 16:16). En sí mismo, y en lo que se refiere al lugar que ocupa en la divinidad es el Hijo de Dios, pero en el plan de Dios y de acuerdo a la obra de Dios, el Señor Jesús es el Cristo de Dios porque es ungido por Dios y es el Hijo de Dios de eternidad a eternidad. Fue el Cristo desde el momento en que fue concebido el plan de Dios.

El propósito de Dios se centra en su Hijo «para que en todo tenga la preeminencia», y el plan de Dios se centra también en su Hijo para que Cristo pueda ser «el todo y en todos» (Col. 1:18; 3:11).

Dios creó todas las cosas y creó también a la humanidad con el fin de manifestar su gloria, y los creyentes de nuestros días están manifestando un poco de Cristo, pero un día todas las cosas habrán de manifestar a Cristo porque todo el universo estará lleno de él. Al crear todas las cosas, Dios desea que todas las cosas manifiesten a Cristo, y al crear al hombre, que éste sea como su Hijo, teniendo la vida de su Hijo, y poseyendo la gloria de su Hijo a fin de que su Hijo unigénito pudiese ser el primogénito de entre sus muchos hijos. Dios creó y redimió al hombre por causa de Cristo y la redención se realiza para que se lleve a cabo el propósito de la creación. Cristo es el esposo y nosotros la esposa. Él es la piedra del ángulo y nosotros somos las muchas piedras vivas del edificio. Dios nos creó para satisfacer el corazón de Cristo.

En realidad, Cristo es lo fundamental o centro de Dios, porque el propósito de Dios se centra en Él.

Cristo en la eternidad pasada

(Ef. 3:9-11; Ef.1:8-11; Ap. 4:11; 1a Cor. 8:6; Rom. 11:36; Ef. 4:10; Jn. 3:35, 13:3, 16:15, 17:7; Heb. 1:2).

Dios tuvo un plan incluso antes de la creación del mundo. Ese plan está realizado en Cristo y ha de resumir en él todas las cosas que están en los cielos y en la tierra. Dios planea todo esto mediante la satisfacción de su voluntad y él es el Principal a fin de que todas las cosas sean suyas y se realicen por medio de él.

En la eternidad pasada, Dios predeterminó establecer una casa sobre la cual la segunda persona de la deidad, el Hijo, habría de gobernar, y le dio al Hijo todas las cosas como herencia suya. Todas las cosas son del Hijo, son por medio del Hijo y van al Hijo. El Padre realiza los planes y el Hijo hereda lo que el Padre ha planeado y el Espíritu Santo lleva a cabo lo que el Padre ha planeado. El amor del Padre hacia el Hijo comienza en la eternidad pasada y éste es el Amado del Padre. El Padre ya amó al Hijo en la eternidad y cuando el Hijo viene a la tierra el Padre sigue declarando: «Este es mi Hijo amado» (Mat. 3:17). El Padre ama al Hijo y ha entregado todas las cosas en sus manos. Al enfrentarse el Hijo con la muerte sabe que el Padre le ha dado todas las cosas en sus manos (Jn. 13:3) y la resurrección y ascensión tienen como propósito el llenarlo todo (Ef. 4:10).

Cristo en la creación

(Heb. 1:2-3; Jn. 1:1-3,10; Col. 1:16,17; 1a Cor. 8:6, 11:3; Gál. 4:4-7; Rom. 8:28-30; 1a Ped. 1:2; 1a Cor. 11:3; Gál. 4:4-7; Rom. 8:28-30; 1a Ped. 1:2, 1a Cor. 1:9; Heb. 2:5-10, 1a Cor. 3:21-23).

El Padre concibe el plan y el Hijo es el que procede a crear. El Padre planea conforme a su voluntad, y el Hijo aprueba y crea, y el Espíritu Santo presta la energía para que se lleve a cabo. El Hijo es el Creador de todas las cosas, es «el primogénito de toda creación» (Col. 1:15), y tiene la preeminencia sobre todas las cosas.

Él es el principio (literalmente, principal) de la creación de Dios» (Ap. 3:14), porque Dios ha predeterminado en su plan eterno que el Hijo habría de crear todas las cosas y que luego habría de hacerse carne para poder llevar a cabo la redención (1a Pedro 1:18-20). El motivo de que todas las cosas sean creadas es el de satisfacer el corazón del Hijo. ¡Cuán grandioso es nuestro Señor! Él es el Alfa y la Omega. Es el Alfa porque de él son todas las cosas, y es el Omega porque para Él son todas las cosas.

Dios creó al hombre para que éste fuese como Cristo, pudiendo tener tanto la vida como la gloria de Cristo. Del mismo modo que Dios se manifiesta por medio de Cristo, éste se manifiesta a sí mismo por medio del hombre. Dios nos llama para que podamos ser participantes de su Hijo, habiendo sido hechos conformes a la imagen de su Hijo a fin de que su Hijo pudiese ser el primogénito entre muchos hermanos.

Pero Dios hace que además de hijos seamos herederos, dándonos la vida de su Hijo y haciéndonos coherederos con su Hijo. El motivo por el cual Dios crea al hombre es que éste pueda recibir la vida de su Hijo y entre en la gloria con su Hijo. Todo es a fin de satisfacer el corazón del Hijo.

Dios ha predestinado que el hombre sea hecho conforme a la imagen de su Hijo. Esto significa que Dios toma a su Hijo como el molde o la estampa y sobre ella Dios imprime en nosotros, sus muchos hijos, para que su Hijo pueda ser el primogénito entre los muchos hijos.

Es la voluntad de Dios distribuir la vida de su Hijo a muchos, a fin de permitir a muchos que sean hijos de Dios, para que su Hijo pueda ser el primogénito entre muchos hijos, de manera que su Hijo tenga la preeminencia en todas las cosas.

Cristo en la eternidad venidera

(Fl. 2:9-11; Ap. 4:11; 5:12-14; 1a Jn. 3:2; 1a Pd. 1:3-4; Ap. 22:1-5; Rom. 8:19-23; 1a Jn. 3:2).

Los capítulos 4 y 5 de Apocalipsis nos muestran el estado glorioso y bendito del Señor después de su resurrección y ascensión. Dios pondrá a todos los enemigos bajo los pies de Cristo (Mat. 22:44), y en esta labor determinada, la iglesia actual tiene una gran responsabilidad, porque Dios está esperando que la iglesia lleve a cabo esta misión.

Toda la creación fue sujetada a vanidad después de la rebelión de Satanás y de la caída del hombre, y está a la espera de la manifestación de los hijos de Dios. Cuando éstos disfruten de la libertad gloriosa, todas las cosas serán libertadas. Nuestro cuerpo será redimido, y cuando aparezca el Señor, seremos como él.

Apocalipsis 21 y 22 describe la situación en la eternidad, en lo que respecta a Dios, al Cordero, la ciudad con sus habitantes, y las naciones.

Allí se nos muestra que la meta y el propósito de todo cuanto hace Dios de eternidad a eternidad es darle al Hijo la preeminencia en todas las cosas, porque el propósito de Dios es hacer a su Hijo Señor de todo.

Cristo en la redención

(Heb. 2:9; Cl. 1:18-20; Ef. 1:10-11; Ti. 2:4; Rom. 12:1; 14:7-9; 2a Cor. 5:15; 1a Cor. 6:19-20; Stgo. 1:18).

El propósito del plan de Dios es doble: (1) que todas las cosas puedan manifestar la gloria de Cristo, de modo que él pueda tener la preeminencia en todas las cosas, y para que (2) el hombre pudiese ser como Cristo, teniendo tanto su vida como su gloria.

El capítulo 1 de Colosenses nos informa de estos mismos aspectos, es decir (1) que Cristo tuviese la preeminencia en todas las cosas y (2) que Cristo es la cabeza de la iglesia (v. 18).

Dios crea a fin de llevar a cabo su plan, creando todas las cosas y al hombre con la intención de que todas las cosas pudiesen manifestar a Cristo, en especial el hombre, que debía ser como él, teniendo su vida y su gloria, pero Satanás se rebeló y produjo tal interferencia que todas las cosas se hicieron discordantes y el hombre cayó en pecado.

Dios trajo la redención a fin de reconquistar, de ese modo, el propósito de su creación. Por consiguiente, la redención de Cristo debía (1) reconciliar todas las cosas con Dios, y (2) redimir a la humanidad caída impartiendo su vida al hombre. Necesitaba, además, resolver dos de los problemas de Dios: (1) la rebelión de Satanás, y (2) el pecado del hombre.

La muerte de Cristo cumple el doble propósito y al mismo tiempo resuelve el doble problema. Esa es la victoria de Cristo y ya ha sido ganada.

El propósito de la redención de Cristo es hacernos un pueblo propio, a fin de que podamos ser un sacrificio vivo para él, viviendo y muriendo por él, y sirviendo como templo del Espíritu Santo para glorificar a Dios, a fin de que Cristo pueda ser engrandecido en nosotros.

El propósito de la redención es permitir que Cristo tenga la preeminencia en todas las cosas, y para que eso ocurra es preciso que tenga la preeminencia primeramente en nosotros.

Cristo en la vida y la experiencia del cristiano

(2a Cor. 5:14-15; Gál. 2:20; Jn. 3:30)

Cristo es la vida del cristiano. ¿Cómo vencemos nosotros? ¿Cómo podemos ser santos? Muchos piensan que si pueden dominar su mal genio, y son capaces de ser libertados de los diferentes pecados tendrán la victoria y serán santos; o bien si son pacientes, o si leen la Biblia y oran, o si crucifican su propia persona y su propia carne, o, finalmente si logran hacer uso del poder de Cristo podrán vencer y ser santos.

La respuesta a lo anterior es que Cristo es nuestra vida. ¡Solamente eso es la victoria! ¡Cristo mismo es la vida victoriosa, santa y perfecta! Desde el principio al fin es Cristo y fuera de él no tenemos absolutamente nada. Por tanto, ¡Cristo debe tener la preeminencia en todas las cosas!

¡No soy un vencedor por la ayuda de Cristo, sino que permito que Cristo mismo sea el que vence por medio de mí! ¡Cristo es la victoria! ¡Cristo es la paciencia! Lo que nosotros necesitamos no es paciencia, ni amabilidad, ni amor, solamente tenemos necesidad de Cristo y él debe tener la preeminencia en todas las cosas.

Para alcanzar una vida victoriosa no debemos confiar en nosotros mismos de ninguna manera, y debemos consagrarnos de un modo absoluto. Luego, es preciso que creamos que Cristo nos gobierna y que está viviendo en nosotros. Nuestra victoria depende de que Cristo tenga la preeminencia en todas las cosas, depende de que le permitamos que sea el Señor de todas nuestras vidas.

Las experiencias del cristiano son de dos clases: dulces y amargas. Las oraciones contestadas, el crecimiento espiritual, la iluminación (visión espiritual), y el poder están entre las primeras. Entre las segundas está la pérdida material, la angustia emocional, las enfermedades físicas, la agonía sobre las virtudes naturales.

Dios nos hace pasar por todas ellas a fin de inducirnos a que concedamos a Cristo la preeminencia en nuestras vidas.

Cristo en el trabajo y en el mensaje del cristiano

(Ef. 2:10; 1a Cor. 2:2; 2a Cor. 4:5).

La vida y la experiencia son algo interno, mientras que el trabajo y el mensaje son externos. Cristo debe tener la preeminencia no solamente en lo interno, sino en lo externo y, por lo tanto, Cristo debe ocupar el primer lugar tanto en el trabajo como el mensaje del cristiano.

Cristo debiera ocupar el primer lugar en nuestro trabajo, ya que fuimos creados «para buenas obras… para que anduviésemos en ellas». Cristo es buenas obras, ya que el propósito mismo de la obra de Dios es Cristo.

El servir a Dios y el trabajar para Dios son dos conceptos muy diferentes. Hay muchos que trabajan para Dios pero que no le están sirviendo. La obra fiel, si es de verdad para Cristo, ha de ser juzgada por su motivo y propósito. El realizar la obra de Dios nos da placer, pero también dolor y aunque hay dificultades también hay alivio.

Esta obra posee su propio interés y atractivo, y hay veces que trabajamos por interés en lugar de hacerlo para Cristo, y muchos van apresuradamente de un sitio a otro para conseguir fama por sus obras. No cabe duda que han realizado esas obras, pero en realidad no han servido a Dios. Dios obra de eternidad a eternidad con el propósito de dar a su Hijo la preeminencia en todas las cosas. Por ello también nosotros debemos realizar esas obras para Cristo y, a menos que Dios limpie nuestra motivación y nuestro propósito, no podremos ser bendecidos por él.

Nosotros realizamos las obras para Cristo, no para los pecadores. La medida del éxito que obtengamos en nuestro trabajo lo determinará la presencia de Cristo en nuestras obras.

No debemos proceder para nuestra propia ganancia, para nuestro propio grupo, ni siquiera para nuestro tipo de enseñanza, sino que debemos trabajar exclusivamente para Cristo. No estamos aquí para satisfacernos a nosotros mismos, sino para satisfacer el corazón de Cristo. Y en caso de que prosperemos y obtengamos ganancia, seremos un obstáculo para el Señor y él sufrirá la pérdida. Si nos contentásemos con la ganancia de Dios nos veríamos libres del orgullo y de los celos.

Pablo sembró y Apolos regó de modo que la obra no fue realizada por una sola persona, para que nadie pudiese decir «Yo soy de Pablo» o «Yo soy de Apolos». La obra es para Cristo y no para los obreros. Nosotros somos como el pan en las manos del Señor. Cuando las personas comen, le dan las gracias a Aquel que da el pan y no al pan mismo. Del principio al fin, la obra entera es para Cristo, nunca para nosotros.

Cristo debiera también ocupar el primer lugar en nuestro mensaje. Como lo hicieron aquellos en los primeros tiempos de la iglesia, también nosotros deberíamos predicar a «Jesucristo como Señor», y no saber nada entre los demás sino «a Jesucristo, y a éste crucificado». Cristo es el centro del propósito y del plan de Dios, y la cruz se encuentra situada en el centro de la obra de Dios, ya que opera para cumplir su propósito. La cruz tiene como fin dejar a un lado todo lo que es de la carne para que Cristo pueda tener la preeminencia, así que nuestro mensaje central no debiera de ser la dispensación, la profecía, ni la figura, ni el reino, ni el bautismo, ni el dejar denominaciones, ni el hablar en lenguas, ni el guardar el día de reposo, ni la santidad ni ninguna otra cosa, sino que debiera ser Cristo, y la centralidad de Dios es Cristo. Por lo tanto, también nosotros debemos hacer que Cristo sea nuestro centro.

En toda la Biblia las verdades están unidas en forma orgánica de la misma manera que lo está la rueda a todos sus rayos. Cristo es el centro. Así que necesitamos relacionar las otras verdades con la central. Deberíamos de saber dos cosas: (1) en qué consiste esta verdad en particular, de qué habla, y (2) cuál es la relación entre esta verdad específica y el centro.

Cuando realizamos la obra debemos siempre atraer a las personas al centro y mostrarles que Cristo es el Señor. Es imposible para nosotros  intentar realizar la obra desde una base puramente objetiva. Debemos ser primeramente quebrantados por Dios a fin de hacer que Cristo tenga la preeminencia en nuestras vidas antes de que podamos ayudar a otros a que acepten a Cristo como Señor para que también en las vidas de esas personas Cristo tenga la preeminencia.

Es necesario que permitamos que Cristo tenga la preeminencia en las pequeñas cosas a lo largo del día para poder así predicar el mensaje de Cristo como centro. ¡Qué maravilloso sería que cada uno de nosotros colocásemos a Cristo en el trono!





Aguasvivas.cl

sábado, 18 de octubre de 2014

Cristo, el Misterio Revelado




“Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia”. (Efe. 5:32).




HASTA DESPUÉS DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR JESUCRISTO, LA IGLESIA, LA NOVIA Y FUTURA ESPOSA DEL SEÑOR ERA GUARDADA POR DIOS EN MISTERIO.

ESTO ERA UN MISTERIO… PERO HOY EL PADRE QUIERE DARLO A CONOCER.

ANTES DE LA VENIDA DE NUESTRO SEÑOR JESÚS, LAS ESCRITURAS NOS ENSEÑAN QUE HABÍA EN EL SENO DEL PADRE UN GRAN MISTERIO: CRISTO. “…A FIN DE CONOCER EL MISTERIO DE DIOS EL PADRE, Y DE CRISTO, EN QUIEN ESTÁN ESCONDIDOS TODOS LOS TESOROS DE LA SABIDURÍA Y DEL CONOCIMIENTO” (COL. 2:2-3).

Y EN CRISTO TAMBIÉN ESTABA ESCONDIDO OTRO MISTERIO: SU IGLESIA. “…Y DE ACLARAR A TODOS CUÁL SEA LA DISPENSACIÓN DEL MISTERIO ESCONDIDO DESDE LOS SIGLOS EN DIOS, QUE CREÓ TODAS LAS COSAS; PARA QUE LA MULTIFORME SABIDURÍA DE DIOS SEA AHORA DADA A CONOCER POR MEDIO DE LA IGLESIA A LOS PRINCIPADOS Y POTESTADES EN LOS LUGARES CELESTIALES” (EFE. 3:9-10).

PERO EN EL VERSÍCULO QUE CITAMOS AL INICIO (EFE. 5:32), LA PALABRA DE DIOS NOS HABLA DE OTRO MISTERIO; UN GRAN MISTERIO QUE ESTÁ EN EL VERSÍCULO ANTERIOR: “POR ESTO DEJARÁ EL HOMBRE A SU PADRE Y A SU MADRE, Y SE UNIRÁ A SU MUJER, Y LOS DOS SERÁN UNA SOLA CARNE” (EFE. 5:31).

(GÉN. 2:23) NOS HACE ENTENDER UN POCO MÁS ESE MISTERIO CUANDO DICE: “DIJO ENTONCES ADÁN: ESTO ES AHORA HUESO DE MIS HUESOS Y CARNE DE MI CARNE”.

¿QUÉ NOS ENSEÑA EL SEÑOR CON ESTO?

ES QUE HOY EL SEÑOR TIENE SU IGLESIA QUE ÉL AMÓ Y SE ENTREGÓ POR ELLA EN LA CRUZ.

L.B.D. QUE CRISTO LA ESTÁ SANTIFICANDO Y PURIFICANDO EN EL LAVAMIENTO DEL AGUA POR LA PALABRA.

Y EL ESPÍRITU SANTO ESTÁ TRANSFORMÁNDOLA DE GLORIA EN GLORIA EN SU IMAGEN (2 COR. 3:18).

Y CUANDO TODO SE HAYA CONSUMADO, ENTONCES NO HABRÁ MÁS CRISTO Y LA IGLESIA, SINO SEREMOS UNO: HUESO DE SUS HUESOS, Y CARNE DE SU CARNE; UN CUERPO GLORIFICADO… SEREMOS UNO SOLO CON ÉL.

ES VERDAD QUE SEREMOS COMO PIEDRAS PRECIOSÍSIMAS, COMO PIEDRA DE JASPE, COMO CRISTAL DIÁFANO, PERO LO QUE SE VERÁ ES LA GLORIA DE DIOS (AP. 21:11).

LA GLORIA QUE EL SEÑOR DIO A LA IGLESIA SERÁ MANIFESTADA POR ÉL Y POR LA IGLESIA A TRAVÉS DE LA NUEVA JERUSALÉN, PERO COMO UNO, REVELANDO LA GLORIA DEL PADRE: “LA GLORIA QUE ME DISTE, YO LES HE DADO, PARA QUE SEAN UNO, ASÍ COMO NOSOTROS SOMOS UNO” (JUAN 17:22).

YA NO MÁS CRISTO Y LA IGLESIA, SINO CRISTO GLORIFICADO; HUESO DE SUS HUESOS Y CARNE DE SU CARNE, CONFORME A SU CUERPO DE GLORIA… SOLO UNO… GRANDE ES ESTE MISTERIO.

TODO ERA UN MISTERIO, PERO AHORA NUESTRO PADRE QUIERE HACER CONOCER CUÁL ES LA RIQUEZA DE LA GLORIA DE ESE MISTERIO, QUE ES CRISTO EN NOSOTROS, LA ESPERANZA DE ESA INMENSURABLE GLORIA (COL. 1:27).

¡BENDITO SEA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, ANTES MISTERIO, PERO AHORA REVELACIÓN DE DIOS!

AMÉN.





aguasvivas.cl


jueves, 16 de octubre de 2014

Privilegios del Nuevo Pacto






LA EPÍSTOLA A LOS HEBREOS ABUNDA EN ARGUMENTOS PARA DEMOSTRAR LA SUPERIORIDAD DEL NUEVO PACTO SOBRE EL ANTIGUO.

ES LA GRACIA DE DIOS QUE HA REBASADO TODOS LOS LÍMITES DE LAS BENDICIONES RECIBIDAS POR LOS CREYENTES ANTIGUOS, Y POR AQUELLOS QUE ESTUVIERON BAJO LA LEY.

ES LA BENIGNIDAD DE DIOS QUE SE HA VOLCADO ABUNDANTEMENTE HACIA LOS HOMBRES Y MUJERES DE ESTA DISPENSACIÓN, EN ESTOS POSTREROS TIEMPOS.

ESTOS PRIVILEGIOS VIENEN DE MUY ATRÁS.

DICE HEBREOS QUE SOMOS MÁS BIENAVENTURADOS QUE LOS ÁNGELES, PUES DIOS NO LOS SOCORRIÓ A ELLOS, SINO A NOSOTROS; QUE NO SUJETÓ A ELLOS EL MUNDO VENIDERO, SINO A NOSOTROS.

SOMOS MÁS BIENAVENTURADOS QUE LOS ISRAELITAS, PORQUE NO ESTAMOS ASOCIADOS CON MOISÉS, EL DADOR DE LA LEY, SINO CON CRISTO, EL AUTOR DE LA VIDA; EL SUMO SACERDOTE DE LOS BIENES VENIDEROS, EL AUTOR Y CONSUMADOR DE LA FE, EL BENDITO SEÑOR DE GLORIA Y DE VICTORIA.

SOMOS MÁS BIENAVENTURADOS QUE ISRAEL, PORQUE ELLOS NO ENTRARON EN EL REPOSO DE LA TIERRA PROMETIDA, PERO SÍ NOSOTROS: NUESTRA TIERRA PROMETIDA ES CRISTO.

SOMOS MÁS BIENAVENTURADOS QUE ISRAEL TAMBIÉN EN ESTO: NUESTRO SUMO SACERDOTE ES SUPERIOR A LOS QUE TENÍAN LOS JUDÍOS –AUNQUE FUE “SEMEJANTE A SUS HERMANOS EN TODO”-.

NUESTRO SUMO SACERDOTE –CRISTO- INTERCEDE POR NOSOTROS PARA SIEMPRE, PUES LA MUERTE NO LE PUEDE QUITAR SU MINISTERIO; FUE CONSTITUIDO CON JURAMENTO, NO POR LA LEY DE LA DESCENDENCIA, SINO A CAUSA DE SU VIDA INDESTRUCTIBLE.

EN EL NUEVO PACTO ESTAMOS ASOCIADOS CON LAS COSAS CELESTIALES, ETERNAS, DE LAS CUALES LA LEY TENÍA SOLO LAS SOMBRAS Y FIGURAS.

EN EL NUEVO PACTO LAS LEYES NO ESTÁN ESCRITAS EN TABLAS DE PIEDRA, SINO EN LA MENTE Y EL CORAZÓN DE LOS CREYENTES, Y NADIE NECESITA QUE OTRO LE ENSEÑE QUIÉN ES DIOS, O CÓMO ES, PORQUE TODOS LE CONOCEN... NO SÓLO ALGUNOS PRIVILEGIADOS, COMO FUE ISRAEL EN EL PASADO.

ESTE NUEVO PACTO TIENE MEJORES PROMESAS, PUES SE BASA EN LA GRACIA Y LA FE, Y NO EN LAS OBRAS DE LOS HOMBRES O EN LAS OBRAS DE LA CARNE.

SOMOS PRIVILEGIADOS TAMBIÉN EN QUE NUESTROS PECADOS NO SOLO HAN SIDO CUBIERTOS, SINO BORRADOS PARA SIEMPRE.

LA SANGRE DE LOS ANIMALES SOLO PODÍA QUITAR LAS IMPUREZAS DE LA CARNE, PERO LA SANGRE DE CRISTO HA LIMPIADO NUESTRAS CONCIENCIAS DE OBRAS MUERTAS.

POR ESO LA LEY NO PODÍA HACER PERFECTOS A LOS QUE SE ACERCABAN A DIOS; EN CAMBIO, CRISTO NOS HIZO PERFECTOS PARA SIEMPRE CON UNA SOLA OFRENDA.

LOS CREYENTES ANTIGUOS VIERON DE LEJOS LAS COSAS PROMETIDAS, Y LAS SALUDARON Y CONFESARON, PERO NO LAS TOCARON... ELLOS NO RECIBIERON LO PROMETIDO, PORQUE TODO AQUELLO ESTABA RESERVADO PARA NOSOTROS.

NOSOTROS NO NOS HEMOS ACERCADO AL MONTE SINAÍ, QUE INSPIRABA TERROR, SINO AL MONTE SION, A LA CIUDAD DEL DIOS VIVO, LA JERUSALÉN CELESTIAL, A LA COMPAÑÍA DE MUCHOS MILLARES DE ÁNGELES, A UNIRNOS A LOS PRIMOGÉNITOS INSCRITOS EN LOS CIELOS, A DIOS EL JUEZ DE TODOS, A LOS ESPÍRITUS DE LOS JUSTOS HECHOS PERFECTOS; PERO SOBRE TODO HEMOS VENIDO A JESÚS, EL MEDIADOR DEL NUEVO PACTO, Y A LA SANGRE ROCIADA QUE HABLA MEJOR QUE LA DE ABEL.

LA CARTA A LOS HEBREOS NOS SEDUCE MOSTRÁNDONOS, DE TANTAS Y PRECIOSAS FORMAS, CÓMO DIOS NOS HA FAVORECIDO; CUÁNTO NOS AMÓ Y CUÁNTO PREPARÓ PARA NOSOTROS DESDE TIEMPOS ETERNOS, EN CRISTO.

VERDADERAMENTE, HAY UN SUMO SACERDOTE PARA SIEMPRE, SENTADO A LA DIESTRA DE DIOS, Y TODOS LOS HOMBRES QUE EN ÉL ESTAMOS, SOMOS FAVORECIDOS CON LA GRACIA ABUNDANTE DEL NUEVO PACTO.

¡ALELUYA, CUÁN GLORIOSO Y MISERICORDIOSO ES NUESTRO DIOS!




Aguasvivas.cl

miércoles, 15 de octubre de 2014

El fruto que permanece




“No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca”. (Juan 15:16).




ESTAS PALABRAS DEL SEÑOR JESÚS ESTÁN INSERTAS EN SU DISCURSO DE LA VID VERDADERA.

LA ALEGORÍA ES HERMOSA, DIDÁCTICA, Y LA ENSEÑANZA ESPIRITUAL ACERCA DE LA UNIÓN INDESTRUCTIBLE ENTRE CRISTO Y LOS SUYOS FLUYE SENCILLA Y FÁCIL DE COMPRENDER.

EL SEÑOR JESÚS ES LA VID Y NOSOTROS LOS PÁMPANOS. EL PADRE NOS HA PUESTO EN LA VID VERDADERA PARA QUE LLEVEMOS FRUTO, MUCHO FRUTO… SIN EMBARGO, NO SON LOS HERMOSOS RACIMOS DE UVAS EL FRUTO MÁS PRECIADO DE UN PÁMPANO, SINO EL VINO.

POR ESO, EN LAS ESCRITURAS NO SE CONCIBE UNA VIÑA SIN LAGAR; ASÍ, POR EJEMPLO, EN (ISA. 5:2), CUANDO EL SEÑOR COMPARA A ISRAEL CON UNA VIÑA. CUANDO EL SEÑOR DICE EN ESTA ALEGORÍA DE (JUAN 15): “VUESTRO FRUTO PERMANEZCA”, PROBABLEMENTE NO SE REFIERA A LA UVA –QUE ES PASAJERA, POCO DURABLE– SINO AL VINO, PORQUE EL VINO –EN CONTRA DE LA UVA-, CUANTO MÁS AÑEJO, ES MEJOR.

EL VINO ALEGRA EL CORAZÓN; ASÍ TAMBIÉN, EL FRUTO DE UN CREYENTE UNIDO A LA VID ES MOTIVO DE GOZO EN TODOS LOS QUE LE CONOCEN.

EL PÁMPANO ES PODADO ANUALMENTE, LO CUAL LE PERMITIRÁ DAR MÁS Y MEJOR FRUTO EL PRÓXIMO AÑO – MEJORES Y MÁS UVAS, PARA UN MEJOR VINO.

CUANDO ES PODADO, ÉL SUFRE, Y LITERALMENTE, LLORA... SE QUITAN DE LOS PÁMPANOS LAS RAMAS INSERVIBLES, Y SE PERMITE ASÍ QUE LA VID CONCENTRE SUS ENERGÍAS EN AQUELLO QUE DA FRUTO, Y EL SOL HACE MEJOR SU TRABAJO EN LA MADURACIÓN.

CUANDO EL SEÑOR DIJO ESTA ALEGORÍA ÉL DEBIÓ DE ESTAR PENSANDO TAMBIÉN EN EL LAGAR – AUNQUE NO LO MENCIONA-.

EL LAGAR ES EL LUGAR DONDE LAS UVAS MUEREN, Y SE CONVIERTEN EN EL PRODUCTO FINAL QUE EL LABRADOR DESEA.

EL LABRADOR DISFRUTA EL DÍA EN QUE SU COSECHA ESTÁ PASANDO POR EL LAGAR, PUES DE ALLÍ SALDRÁ LA MAYOR RIQUEZA QUE ELLA LE PUEDE DAR.

SIN EMBARGO, LOS PÁMPANOS HAN QUEDADO DESNUDOS, Y SU FRUTO HA DEBIDO PASAR POR LA MUERTE.

ASÍ TAMBIÉN ES EN LA VIDA CRISTIANA: SOLO AQUELLO QUE SALE DE LA MUERTE ES PRODUCTO DE LA RESURRECCIÓN.

EL BELLO RACIMO DE UVAS NO CONOCE LA MUERTE –POR ESO SU VALOR ES LIMITADO-. PUEDE OFRECER GRATO ASPECTO, Y SER DULCE AL PALADAR, PERO ESE NO ES EL FIN ESPERADO POR EL LABRADOR.

LO QUE ALEGRA VERDADERAMENTE EL CORAZÓN ES LO QUE SALE DEL LAGAR... EL LAGAR ES LUGAR DE SILENCIO Y DE DOLOR, DONDE TODO LO NUESTRO DESAPARECE.

EL SEÑOR TUVO SU PROPIO LAGAR: GETSEMANÍ, QUE SIGNIFICA “PRENSA DE ACEITE”, EL LUGAR DONDE LAS ACEITUNAS SON EXPRIMIDAS PARA CONVERTIRSE EN ACEITE.

ALLÍ SUFRIÓ LAS ANGUSTIAS DEL ALMA AL MOMENTO DE RENDIRSE A LA VOLUNTAD DE PADRE… Y LUEGO VINO LA CRUZ, DONDE BEBIÓ, TAMBIÉN EN LA MUERTE FÍSICA, EL TRAGO AMARGO QUE EL PADRE LE DIO A BEBER.

EL FRUTO DE LA VID QUE PERMANECE NO ES LA UVA, SINO EL VINO… Y EL VINO NOS HABLA DE MUERTE, Y ES ANUNCIADOR DE RESURRECCIÓN.

NO DESESPEREMOS CUANDO LOS DOLORES DE LA MUERTE ESTÉN ATRAVESÁNDONOS EL ALMA.

LA AURORA DE LA RESURRECCIÓN YA SE ANUNCIA, Y NUESTRO PADRE SERÁ GLORIFICADO EN EL FRUTO QUE VIENE.






Aguasvivas.cl

miércoles, 8 de octubre de 2014

Abogado tenemos




"Y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo." (1 Juan 2:1).




EL MINISTERIO DEL SEÑOR JESÚS A FAVOR DE NOSOTROS NO TERMINÓ EN LA CRUZ DEL CALVARIO.

EN DOS DE LAS ÚLTIMAS EPÍSTOLAS DEL NUEVO TESTAMENTO SE NOS MUESTRAN DOS MINISTERIOS PRECIOSOS DEL SEÑOR JESÚS MÁS ALLÁ DE LA CRUZ.

HEBREOS NOS MUESTRA A JESÚS COMO NUESTRO SUMO SACERDOTE A LA DIESTRA DE DIOS, Y AQUÍ EN 1 JUAN SE NOS MUESTRA COMO ABOGADO.

A CAUSA DE QUE NOSOTROS PECAMOS, Y SOMOS CONSTITUIDOS REOS DE MUERTE –LA PAGA DEL PECADO ES MUERTE–, NECESITAMOS UN ABOGADO.

ABOGADO ES AQUEL QUE SE PONE AL LADO DEL REO PARA DEFENDERLO EN EL TRIBUNAL, DELANTE DEL JUEZ.

EL ABOGADO ESTÁ DE PARTE DEL REO, CONOCE SU DELITO, Y BUSCA LA ABSOLUCIÓN.

EN NUESTRO CASO, EL ABOGADO ES DE LA MÁS ALTA EFICIENCIA, QUE NO SÓLO SIMPATIZA CON NOSOTROS, SINO QUE MURIÓ POR NOSOTROS.

POR SU PARTE, EL JUEZ, NO ES UN DIOS LEJANO E INACCESIBLE, SINO QUE ES, TAMBIÉN, PADRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, Y NUESTRO PROPIO PADRE.

TODO, POR TANTO, FAVORECE NUESTRA DEFENSA, Y ASEGURA EL PERDÓN.

SIN EMBARGO, LA PALABRA ABOGADO NO DICE TODO LO QUE LA PALABRA PARAKLETOS GRIEGA SIGNIFICA.

ABOGADO ES UNA POSIBLE TRADUCCIÓN, PERO NO ES TODO LO QUE SIGNIFICA… ESTA MISMA PALABRA SE TRADUCE EN EL EVANGELIO DE (JUAN 14) COMO CONSOLADOR.

PARAKLETOS SIGNIFICA, ENTONCES, CONSOLADOR, Y TAMBIÉN 'EL QUE EXHORTA O ALIENTA, EL QUE SE PONE AL LADO DE OTRO'.

EN REALIDAD, ESTE PARAKLETOS QUE ES CRISTO A LA DIESTRA DE DIOS COMPLETA Y COMPLEMENTA EL SERVICIO DEL ESPÍRITU SANTO –EL OTRO PARAKLETOS– EN NOSOTROS.

UNO MINISTRA EN EL CIELO Y EL OTRO EN LA TIERRA.

TENEMOS UN PARAKLETOS EN EL CIELO Y OTRO EN LA TIERRA, DENTRO DE NOSOTROS, EN NUESTRO CORAZÓN NACIDO DE NUEVO.

UNO NOS DEFIENDE COMO ABOGADO ARRIBA, Y EL OTRO NOS CONSUELA ABAJO, EN MEDIO DE LOS AVATARES DE LA VIDA.

ESTO ASEGURA TOTALMENTE NUESTRA SUERTE. NADA HAY QUE DÉ MÁS SEGURIDAD AL CREYENTE QUE EL HECHO DE QUE AHORA, EN ESTE MISMO MOMENTO DE DIFICULTAD Y ZOZOBRA, AQUÍ EN ESTE MUNDO HOSTIL Y ENEMIGO, TENGAMOS TAN PODEROSO SOCORRO.

NO SÓLO ESTÁ LA OBRA DE LA CRUZ, PERFECTA EN SU EFICACIA PARA RECONCILIARNOS CON DIOS, SINO QUE TAMBIÉN TENEMOS ÉSTA, QUE ASEGURA NUESTRO CORAZÓN MIENTRAS LLEGAMOS A NUESTRO DEFINITIVO HOGAR.

EN LAS OLIMPÍADAS DE LA ANTIGUA GRECIA EXISTÍA LA FIGURA DE LOS PARAKLETOS, QUE AYUDABAN A LOS ATLETAS A LLEGAR A LA META, INFUNDIÉNDOLES ÁNIMO, E INCLUSO LEVANTÁNDOLOS SI TROPEZABAN.

Y ASÍ, EN LA CARRERA DE LA VIDA, ESTÁ EL ESPÍRITU SANTO AQUÍ, Y EL SEÑOR JESUCRISTO ALLÍ, A LA DIESTRA DE DIOS, PARA QUE NO CEJEMOS, NO NOS DESANIMEMOS, NI DESISTAMOS DE SEGUIR CORRIENDO, HASTA QUE EL LAUREL DE LOS VENCEDORES ESTÉ SOBRE NUESTRA FRENTE.

RECORDEMOS QUE EN ESTA CARRERA DE LA FE, LO QUE IMPORTA NO ES LLEGAR PRIMERO, SINO CORRER LA CARRERA HASTA EL FINAL.

¡DIOS TE BENDIGA!




Aguasvivas.cl

lunes, 6 de octubre de 2014

Recibiréis poder




(Hechos 1:18) pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.



EL SEÑOR ESTÁ A PUNTO DE PARTIR DE ESTE MUNDO, YA NO COMO UNO QUE VA A LA MUERTE, SINO COMO QUIEN, HABIENDO PASADO VICTORIOSO A TRAVÉS DE ELLA, ASCENDERÁ HASTA LA DIESTRA DEL PADRE EN LAS ALTURAS.

PERO ANTES DE DEJAR ESTE ESCENARIO, DEBE INSISTIR SOBRE LO ÚNICO QUE IMPORTABA EN ESE MOMENTO HISTÓRICO PARA SUS INQUIETOS Y DÉBILES DISCÍPULOS: "QUEDAOS EN JERUSALÉN HASTA QUE SEÁIS INVESTIDOS DE PODER DESDE LO ALTO" (LuC. 24:49)

"...NO SE VAYAN DE JERUSALÉN, ESPEREN LA PROMESA DEL PADRE ... SERÉIS BAUTIZADOS EN EL ESPÍRITU SANTO, DENTRO DE NO MUCHOS DÍAS" (HCH. 1:4-5).

LA REITERADA DEMANDA DEL SEÑOR NOS HACE PENSAR QUE ESTABA TOMANDO AUN LAS MÍNIMAS PRECAUCIONES, PUES ELLOS HABÍAN DEMOSTRADO MUCHAS VECES SU LIGEREZA EN DECIDIR POR SÍ MISMOS.

TAMBIÉN SE CORRÍA UN RIESGO ENORME AL DEJARLOS "SOLOS", AUNQUE NO PASARÍAN MÁS DE DIEZ DÍAS ENTRE SU ASCENSIÓN Y EL DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU.

DE AHÍ LA FIRME DEMANDA DEL SEÑOR, CON REPRENSIÓN INCLUIDA: "NO OS TOCA A VOSOTROS SABER LOS TIEMPOS Y LAS SAZONES QUE EL PADRE PUSO EN SU SOLA POTESTAD; PERO RECIBIRÉIS PODER CUANDO HAYA VENIDO SOBRE VOSOTROS EL ESPÍRITU SANTO Y ME SERÉIS TESTIGOS..." (HECH. 1:8).

ELLOS SEGUÍAN INCONSCIENTES DE SU FALTA DE PODER, PERO NO EL SEÑOR.

ELLOS TUVIERON EL PRIVILEGIO DE ANDAR CON ÉL DURANTE UNOS TRES AÑOS Y MEDIO, ES DECIR, TENÍAN HISTORIA, PERO SU HISTORIA NO LES GARANTIZABA EL PODER; HABÍAN OÍDO ATENTAMENTE TODAS SUS ENSEÑAZAS, PERO EL CONOCIMIENTO TAMPOCO ES PODER.

ELLOS CORRÍAN EL RIESGO DE INTERPRETAR AQUELLAS ENSEÑANZAS, Y RECURRIR A SU HISTORIA COMO MEJOR LES PARECIESE.

PERO EL SEÑOR NO QUERÍA QUE ELLOS DEPENDIERAN DE SÍ MISMOS.

LOS ATRIBUTOS PROPIOS DEL ALMA HUMANA SON ABSOLUTAMENTE INSUFICIENTES (¡O UN FORMIDABLE ESTORBO!), PARA LLEVAR A CABO LOS PROPÓSITOS DIVINOS EN LA TIERRA.

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO NO QUISO UTILIZAR NADA DE LAS FACULTADES HUMANAS EN SU OBRA.

EL CONSOLADOR VENDRÍA A OCUPAR EL LUGAR DE CRISTO MISMO EN EL CORAZÓN DE ELLOS, GUIÁNDOLES A TODA VERDAD (JN. 16:12-13), REVELÁNDOLES AQUELLAS COSAS PARA LAS CUALES NO ESTABAN ANTES PREPARADOS, PARA FRENARLOS CUANDO FUESE NECESARIO (HCH. 16:6-7), PARA FORTALECERLOS EN MEDIO DE LOS FUEGOS DE PRUEBA QUE LES SOBREVENDRÍAN (HCH. 7:55).

"PERO RECIBIRÉIS PODER...", ES DECIR, "AÚN NO TIENEN MI PODER EN USTEDES, SÓLO TIENEN EN MÍ UN EJEMPLO EXTERIOR, TIENEN MIS ENSEÑANZAS, PERO NO TIENEN EL PODER DE MI VIDA DENTRO DE USTEDES".

LA POSTERIOR VENIDA DEL ESPÍRITU Y TODOS LOS FRUTOS QUE SE VIERON EN NUESTROS PRIMEROS HERMANOS (9:31), DEMUESTRAN LA SERIEDAD DEL ASUNTO.

DEFINITIVAMENTE, SIN LA PRESENCIA, EL PODER Y LA PRESIDENCIA DEL ESPÍRITU SANTO, ELLOS HABRÍAN FRACASADO ROTUNDAMENTE.

CABE PREGUNTARNOS, ¿CÓMO ESTAMOS LOS DISCÍPULOS DEL SEÑOR JESÚS HOY?

¿ESTAMOS ENFRENTANDO LOS DESAFÍOS DEL TIEMPO PRESENTE BASADOS EN NUESTRA HISTORIA Y CONOCIMIENTOS BÍBLICOS?

O MÁS BIEN, HABIENDO APRENDIDO ALGO DE LOS TERRIBLES FRACASOS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA, ¿ESTAMOS APRENDIENDO A ESPERAR QUE "EL PODER DE LO ALTO", LA BENDITA PERSONA DEL ESPÍRITU SANTO, SEA QUIEN VENGA PRIMERO Y NOS ACLARE LA SENDA A SEGUIR, NOS CAPACITE PARA LA TAREA Y NOS PRESIDA EN LA BATALLA?

QUE DIOS NOS AYUDE PARA COMPRENDER ESTO QUE EL SEÑOR NUESTRO DIOS NOS EXHORTA HOY EN (ZAC. 4:6) No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.

¡DIOS TE BENDIGA!




Aguasvivas.cl


miércoles, 1 de octubre de 2014

El oír, la fe y las maravillas de Dios




HAY UN MISTERIO MUY GRANDE EN EL OÍR DEL EVANGELIO.

TANTO, QUE SU VALOR ES MAYOR QUE EL CUMPLIR LAS OBRAS DE LA LEY, Y QUE TODO LO QUE EL HOMBRE VANAMENTE PUDIERA HACER PARA PRESENTARSE DELANTE DE DIOS.

SI UNIMOS ALGUNOS VERSÍCULOS DE ROMANOS Y GÁLATAS, VAMOS A ENCONTRAR UNA MARAVILLOSA LUZ AL RESPECTO.

EN (ROM. 10:17) DICE: "ASÍ QUE LA FE ES POR EL OÍR, Y EL OÍR, POR LA PALABRA DE DIOS".

Y AQUÍ HAY TRES ELEMENTOS CONCATENADOS: LA FE, EL OÍR, Y LA PALABRA DE DIOS.

LA PALABRA DE DIOS PRODUCE EL OÍR, Y EL OÍR –ÉSTE OÍR– PRODUCE LA FE.

NO SE TRATA DE CUALQUIER OÍR –NO UN MERO ESCUCHAR, NO UN ASENTIMIENTO INTELECTUAL–, SINO DEL OÍR QUE SÓLO LA PALABRA DE DIOS PRODUCE.

CUANDO EL HOMBRE HABLA PALABRA DE HOMBRE, NO SE PRODUCE ESTE OÍR.

ALLÍ HAY SÓLO UN OÍR DE LA CARNE, SIN NINGÚN VALOR ESPIRITUAL.

PERO CUANDO DIOS DA SU PALABRA, ENTONCES EL OÍDO DEL HOMBRE SE DESPIERTA, Y PUEDE OÍR VERDADERAMENTE.

CUANDO UN MINISTRO DE LA PALABRA DA UN MENSAJE PUEDE PERCIBIR QUIÉNES ESTÁN OYENDO Y QUIÉNES NO.

ES DECIR, A QUIÉNES ESTÁ LLEGANDO LA PALABRA –Y POR TANTO, RECIBEN FE– Y A QUIÉNES NO.

CUANDO LA FACULTAD DE OÍR ESPIRITUALMENTE SE HA DESPERTADO, ENTONCES LLEGA LA FE.

Y LA FE EN EL EVANGELIO ES LA LLAVE QUE ABRE TODAS LAS PUERTAS.

PABLO EL APÓSTOL COMIENZA LA CARTA A LOS ROMANOS DICIENDO QUE LA JUSTICIA DE DIOS SE REVELA POR FE (1:17).

PERO NO SÓLO LA JUSTICIA SE REVELA POR FE, PUES AL LEER TODA LA EPÍSTOLA VEMOS QUE TAMBIÉN SE REVELA POR FE LA SANTIFICACIÓN, LA MUERTE CONJUNTA CON CRISTO, LA GLORIFICACIÓN, LA VIDA DEL CUERPO DE CRISTO; EN FIN, TODO EN EL EVANGELIO SE REVELA POR LA FE.

LA FE ES UN MARAVILLOSO REGALO DE DIOS, EL CUAL SE RECIBE SÓLO POR ESTE OÍR QUE ES DESENCADENADO POR LA PALABRA DE DIOS.

¡CUÁN IMPORTANTE ES QUE DIOS HABLE!... ¡CUÁN IMPORTANTE ES QUE DIOS PUEDA HABLAR! Y DIOS "NO PODRÁ" HABLARTE, SI NO HAY LA DISPOSICIÓN DE CORAZÓN PARA QUE SEA USADA POR DIOS.

EN SU PRIMERA VISITA A FILIPOS, PABLO HABLÓ A UNAS MUJERES… Y ENTRE ELLAS ESTABA LIDIA.

LA ESCRITURA DICE QUE "EL SEÑOR ABRIÓ EL CORAZÓN DE ELLA PARA QUE ESTUVIESE ATENTA A LO QUE PABLO DECÍA" (HECH. 16:14).

AQUÍ LA PALABRA CORAZÓN BIEN PUEDE INTERCAMBIARSE POR EL OÍDO DEL QUE ESTAMOS HABLANDO… POR ESE OÍR, ELLA RECIBIÓ FE PARA CREER LAS PALABRAS DE PABLO.

Y SU CONDUCTA POSTERIOR REVELA CUÁN VERDADERA FUE SU FE.

CUANDO PABLO REPRENDE A LOS GÁLATAS, LES DICE: "ESTO SÓLO QUIERO SABER DE VOSOTROS: ¿RECIBISTEIS EL ESPÍRITU POR LAS OBRAS DE LA LEY, O POR EL OÍR CON FE?" (3:2).

PABLO LES RECUERDA QUE EN SUS COMIENZOS, CUANDO OYERON EL EVANGELIO POR PRIMERA VEZ, EL ESPÍRITU LES FUE DADO COMO PRODUCTO DE LA PREDICACIÓN DEL EVANGELIO.

PERO NO SÓLO ESO… MÁS ADELANTE LES DICE: "AQUÉL, PUES, QUE OS SUMINISTRA EL ESPÍRITU, Y HACE MARAVILLAS ENTRE VOSOTROS, ¿LO HACE POR LAS OBRAS DE LA LEY, O POR EL OÍR CON FE?" (v, 5).

NO SÓLO EL ESPÍRITU LES FUE DADO POR EL OÍR CON FE, SINO TAMBIÉN LAS MARAVILLAS DE DIOS FUERON HECHAS ALLÍ POR EL OÍR CON FE.

¿ES ASÍ CON NOSOTROS HOY?

¡CONCEDA EL SEÑOR SU PRECIOSA PALABRA, PARA QUE MUCHOS OÍDOS SE ABRAN CON FE, Y LAS MARAVILLAS DE DIOS SEAN HECHAS, EN EL BENDITO NOMBRE DE JESÚS!

AMÉN.





Aguasvivas.cl