martes, 6 de mayo de 2014

Dios es nuestra Fortaleza



«Jehová es bueno, fortaleza en el día de la an­gustia; y conoce a los que en El confían»
(Nahum 1:7).


ESTE TEXTO PARECE COMO UNA ISLA EN UN LAGO TEMPESTUOSO.

TODO ESTÁ EN CALMA EN ESTE TEXTO, A PESAR DE QUE TODO EL CONTEXTO ES COMO UN MAR EN TEMPESTAD.

I. LO QUE DIOS ES. «JEHOVÁ ES BUENO».

DIOS ES BUENO EN SÍ MISMO, ESENCIAL E INDEPENDIENTEMENTE.

DIOS ES BUENO ETERNAMENTE Y DE UN MODO INMUTABLE.

DIOS ES BUENO EN TODOS SUS ACTOS DE GRACIA.

DIOS ES BUENO EN SUS ACTOS PRESENTES, SEAN LO QUE SEAN.

DIOS ES BUENO, Y NOSOTROS SABEMOS QUE LO ES, SEA LO QUE SEA QUE NO SEA BUENO A NUESTRO ALREDEDOR,

(MAT. 19:17)  El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.

II.   DIOS PARA NOSOTROS. «UNA FORTALEZA EN EL DÍA DE ANGUSTIA».

BAJO ESPECIALES CIRCUNSTANCIAS, DIOS ES NUESTRO RECURSO.

EN EL DÍA DE TRIBULACIÓN, CUANDO LA PRUEBA ES ESPECIAL Y VEHEMENTE, DIOS ES NUESTRA FORTALEZA.

EN EL DÍA DE TRIBULACIÓN: TEMPORAL, PERO DEMASIADO LAR­GA PARA NOSOTROS, PUES PUEDE DURAR TODA NUESTRA VIDA SI EL SEÑOR NO LO IMPIDE, DIOS ES NUESTRA FORTALEZA.

EN EL DÍA DE TRIBULACIÓN: CUANDO DENTRO, FUERA Y ALRE­DEDOR NUESTRO TODO PARECE SOLEDAD, TEMOR, NECESIDAD Y PENA, DIOS ES NUESTRA FORTALEZA.

DIOS ES NUESTRA FORTALEZA PORQUE ÉL MANTIENE NUESTRA PAZ… ¡DIOS ES NUESTRA PAZ!

DIOS ES NUESTRA ROCA, DESAFIANDO A NUESTROS ENEMIGOS, QUE NO SE ATREVERÁN A ATACAR SEMEJANTE FORTALEZA.

DIOS ES UNA FORTALEZA PERMANENTE, PUES ES EL MISMO Y SU REFUGIO SEGURO PARA LOS NECESITADOS.

III.  DIOS CON NOSOTROS. «Y CONOCE A LOS QUE EN EL CONFÍAN.»

DIOS PONE UN TIERNO CUIDADO PARA SATISFACER TODAS LAS NECESIDADES DE LOS SUYOS.

Y DIOS DA SU AMANTE COMUNIÓN CON ELLOS, LO CUAL ES LA MEJOR PRUEBA DE QUE LE CONOCEN, Y SON SUS AMIGOS QUERIDOS.

DIOS ES NUESTRA FORTALEZA… Y ÉL NOS OTORGA SU ABIERTO RECONOCIMIENTO: SOMOS SUYOS AHORA Y NOS RECO­NOCERÁ ANTE LA ASAMBLEA DEL UNIVERSO.

(APOC. 3:5) El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles.


¡DIOS TE BENDIGA!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada