jueves, 13 de febrero de 2014

Por Su llaga




«Por su llaga fuimos nosotros curados»
 (Isaías 53:5).


¡QUÉ CAPÍTULO DE LA BIBLIA ES ÉSTE!

¡ES LA MISMA BIBLIA EN MINIATURA!

ESTE VERSO NOS TRAE TAN CERCA DE LA PASIÓN DE NUESTRO SEÑORJESUCRISTO, QUE NUESTROS SENTIMIENTOS DEBERÍAN SER PROFUNDAMENTE SOLEMNES, Y NUESTRA ATENCIÓN INTENSAMENTE ENARDECIDA.

¡OIGAN LOS GOLPES DEL LÁTIGO Y OLVÍDENLO TODO, MENOS «SUS LLAGAS».

NOSOTROS TODOS, EMPERO, SOMOS PARTE DE ESAS HUESTES DE FLAGELADORES.

PORQUE NOSOTROS LE HERIMOS, POR CIERTO, Y ES BIEN CIERTO QUE POR SUS LLAGAS NOSOTROS SOMOS CURADOS.

OBSERVEMOS ESTO CON ATENCIÓN, EN EL BENDITO NOMBRE DE JESÚS:

I. DIOS TRATA EL PECADO COMO UNA ENFERMEDAD.

EL PECADO ES MUCHO MÁS QUE UNA ENFERMEDAD… ES UN MALVADO CRIMEN.

PERO LA MISERICORDIA DE NUESTRO DIOS LE LLEVA A CONSIDERARLO BAJO ESTE ASPECTO A FIN DE PODER TRATARLO EN SU GRACIA.

1. NO ES UN ELEMENTO ESENCIAL EN EL HOMBRE DESDE SU CREACIÓN; SINO UNA COSA ANORMAL, PERTURBADORA Y DESTRUCTIVA.

2. EL PECADO SACA NUESTRAS FACULTADES DE RAZÓN, ROMPE EL EQUILIBRIO DE LAS FUERZAS DE LA VIDA, DEL MISMO MODO QUE LA ENFERMEDAD PERTURBA LAS FUNCIONES CORPORALES.

3. DEBILITA LA ENERGÍA MORAL, DEL MISMO MODO QUE LA ENFERMEDAD DEBILITA EL CUERPO.

4. CAUSA DOLOR, O DEJA INSENSIBLE; LO MISMO QUE OCURRE POR LA ENFERMEDAD CON NUESTROS ÓRGANOS CORPORALES.

5. CON FRECUENCIA PRODUCE VISIBLE CORRUPCIÓN.

Y ALGUNOS PECADOS SON TAN ASQUEROSOS COMO LA LEPRA DE ANTAÑO.      

6. TIENDE A AUMENTAR EN QUIEN LO PADECE, Y RESULTA FATAL DENTRO DE POCO.

EL PECADO ES UNA ENFERMEDAD HEREDITARIA, UNIVERSAL, CONTAGIOSA, INMUNDA, INCURABLE, INMORTAL.

NINGÚN MÉDICO HUMANO PUEDE CURAR ESA ENFERMEDAD.

Y NI SIQUIERA LA MUERTE, QUE TERMINA TODO DOLOR CORPORAL, PUEDE CURAR TAL ENFERMEDAD.

EL PECADO DESPLIEGA SU MAYOR PODER EN LA ETERNIDAD, DESPUÉS QUE EL SELLO PERPETUO HA SIDO PUESTO SOBRE LOS PECADORES BAJO EL MANDATO: «EL QUE ES INMUNDO, SEA INMUNDO TODAVÍA.»

II. DIOS DECLARA EL REMEDIO PROVISTO.

EL REMEDIO ES JESÚS, SU HIJO AMADO, A QUIEN DIOS ENTREGÓ A LA MUERTE DE CRUZ POR TODOS NOSOTROS.

1. HE AQUÍ LA MEDICINA CELESTIAL: LAS LLAGAS DE JESÚS EN SU CUERPO Y SU ALMA.

¡QUÉ SINGULAR CIRUGÍA, EN LA CUAL EL CIRUJANO ES EL HERIDO, Y SUS PROPIAS HERIDAS SON EL MEDIO DE NUESTRA CURACIÓN!

2. RECUERDEN QUE ESTAS LLAGAS FUERON EXPIATORIAS: JESÚS SUFRIÓ EN NUESTRO LUGAR.

3. ACEPTEN ESTA REDENCIÓN Y SERÁN SALVOS POR ELLA.

LA ORACIÓN DEL PECADOR ES UNA SÚPLICA POR TAL OPERACIÓN CLÍNICA.

LA FE ES LA VENDA QUE ENVUELVE LA HERIDA.

CONFIEMOS EN LAS MANOS DE QUIEN ENVUELVE LA HERIDA.

Y EL ARREPENTIMIENTO ES EL PRIMER SÍNTOMA DE CURACIÓN.

4. QUE NADA SE INTERPONGA CON ESTA MEDICINA ÚNICA Y EFICAZ.

UN SOLO REMEDIO HA SIDO ESTABLECIDO POR DIOS PARA CURARNOS... ¿POR QUÉ BUSCAR OTRO QUE NUNCA SERÁ EFICAZ?

III. ESTE DIVINO REMEDIO ES DE EFECTO INMEDIATO.

1. NUESTRA CONCIENCIA ES CURADA INMEDIATAMENTE: ALIVIADA, PERO NO MUERTA O INSENSIBILIZADA.

2. NUESTRO CORAZÓN ES CURADO DE SU AMOR AL PECADO.

ODIAMOS AL PECADO QUE HIRIÓ A NUESTRO BIENAMADO SEÑOR Y SALVADOR.

3. NUESTRA VIDA ES CURADA DE SU REBELIÓN… VENIMOS A SER CELOSOS DE BUENAS OBRAS.

SI YA HAS SIDO CURADO, VIGILA EN CONSECUENCIA.

APÁRTATE DE LA COMPAÑÍA DE ENFERMOS CUANDO HAY PELIGRO DE CONTAGIO.

HAZ EL TRABAJO DE UN HOMBRE SANO.

ALABA AL MÉDICO DIVINO, Y SU SINGULAR MÉTODO DE CURA.

PUBLICA SUS ALABANZAS POR EL MUNDO.

EL ÁRBOL BALSÁMICO DERRAMA SU BÁLSAMO CURADOR SOBRE LAS HERIDAS DE AQUELLOS QUE LO CORTAN; ¿NO HIZO ALGO SEMEJANTE NUESTRO BENDITO SALVADOR?

JESÚS ORÓ POR LOS QUE LE MALTRATABAN; ÉSTOS DERRAMAN SU SANGRE, Y ÉL LA HACE MEDICINA PARA SU PROPIA CURACIÓN.

ELLOS DESTROZAN SU CORAZÓN Y ÉL ABRE ALLÍ UNA FUENTE PARA LIMPIAR SU PECADO E INMUNDICIA.

Y NUESTRO BÁLSAMO CELESTIAL ES CURACIÓN PARA TODA CLASE DE ENFERMEDADES.

SI LES PARECE QUE NO HAY PECADOS TAN GRANDES COMO LOS NUESTROS, SEPAN QUE TAMBIÉN NO HAY SALVACIÓN MÁS GRANDE COMO LA DE CRISTO.

SI HAS RECORRIDO POR ENTERO EL CAMINO DEL PECADO, RECUERDA QUE «LA SANGRE DE JESUCRISTO LIMPIA DE TODO PECADO».

NINGÚN PECADOR JAMÁS HA PERECIDO POR SER DEMASIADO GRAN PECADOR, A MENOS DE QUE HAYA SIDO INCRÉDULO.

NINGÚN PACIENTE HA DEJADO DE CURARSE SI HA ACEPTADO DEL GRAN MÉDICO EL BÁLSAMO DE SU SANGRE REDENTORA Y BENDITA.

VE COMO CRISTO, CUYA MUERTE FUE TAN AMARGA PARA ÉL, VIENE A SER DULZURA PARA NOSOTROS.

A) ÉL FUE RECHAZADO, NOSOTROS ACEPTADOS.

B) ÉL FUE HERIDO, NOSOTROS CURADOS.

C) ÉL RECIBIÓ LA HERIDA, NOSOTROS EL BÁLSAMO CURATIVO.

D) ÉL TUVO UNA CORONA DE ESPINAS, NOSOTROS UNA CORONA DE GLORIA Y DE VIDA.

E) ÉL MURIÓ, NOSOTROS VIVIMOS.

F) ÉL PAGÓ EL PRECIO, NOSOTROS RECIBIMOS EL REGALO.

HAY MÁS PODER EN LA SANGRE DE CRISTO PARA SALVAR, QUE EN NUESTRO PECADO PARA DESTRUIR.

POR TANTO, CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO Y TU CURACIÓN SERÁ UN HECHO.

¡DIOS TE BENDIGA!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada