miércoles, 29 de enero de 2014

Llevando la cruz



«y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.»
(MATEO 10:38).



ESTA FIGURA REQUIERE UN CUADRO IMAGINATIVO DE JESÚS LLEVANDO LA CRUZ Y NOSOTROS CONVIRTIÉNDONOS EN AYUDANTES SUYOS.

ESTO NO ES UNA FIGURA TEATRAL, SINO UNA COSA REAL, PUES NOS OCURRE SIEMPRE.

VAMOS A HABLAR UN POCO SOBRE ESTA PALABRA EN EL NOMBRE DE JESÚS.

PREGUNTÉMONOS EXACTAMENTE:

I. ¿CUÁL  ES MI  CRUZ?

«EL QUE NO TOMA SU CRUZ.»

1. PUEDE SER EL TENER QUE SUFRIR REPROCHES Y DESAIRES, O EL PERMANECER EN POBREZA Y OSCURIDAD PARA BIEN DE OTROS.

2. PUEDE SER EL SUFRIR DIVERSAS PERSECUCIONES POR AMOR DE CRISTO.

3. CIERTAMENTE SIGNIFICA UNA CONSAGRACIÓN ENTERA.

LA CONSAGRACIÓN DE TODO LO QUE SOMOS Y TENEMOS A JESÚS, INCLINANDO TODO NUESTRO SER BAJO EL PESO DE SU SERVICIO CON EL CUAL EL ME HONRA.

II. ¿QUÉ  TENGO QUE  HACER CON MI  CRUZ?
«TÓMALA... Y SIGUE EN POS DE MÍ.»

1. TENGO QUE TOMARLA DELIBERADAMENTE:

NO ESCOGER UNA CRUZ, O DESEAR OTRA FORMA DE PRUEBA.

NO HACERME  UNA  CRUZ PROPIA POR MIS TERQUEDADES Y PETULANCIAS.

NO MURMURAR DE LA CRUZ QUE SE ME HA ASIGNADO.

NO DESPRECIARLA POR FRÍO ESTOICISMO O VOLUNTARIO OLVIDO DE MI DEBER.

NO DESMAYARME DEBAJO DE ELLA, NI ACOSTARME A SU LADO, NI ESCAPAR DE ELLA.

2. SER VALIENTE PARA HACERLE FRENTE… DESPUÉS DE TODO, ES SOLAMENTE UNA CRUZ DE MADERA, POSIBLE DE SOPORTAR.

3. LLEVARLA PACIENTEMENTE, PUES SÓLO SE ME PIDE LLEVARLA UN PEQUEÑO TRECHO… «LO MOMENTÁNEO Y LEVE DE NUESTRA TRIBULACIÓN.»

4. AFRONTARLA GOZOSAMENTE, PORQUE MI SEÑOR ES QUIEN ME LA ASIGNA.

ES, POR TANTO, UNA CARGA REAL, SANTIFICADA Y SANTIFICANTE; UNA CARGA QUE ME PROPORCIONA COMUNIÓN CON CRISTO.

III. LO QUE DEBE ANIMARME.

1. LA NECESIDAD DE LLEVARLA:

PORQUE NO PUEDO SER UN DISCÍPULO DE JESÚS SIN LLEVARLA.

2. LA ASOCIACIÓN CON OTROS.

MILES DE HOMBRES Y MUJERES HAN TENIDO QUE PORTAR TALES CRUCES, Y AUN PEORES.

3. EL AMOR: JESÚS LLEVÓ UNA CRUZ MUCHO MÁS PESADA QUE LA MÍA POR AMOR A MI, PARA SALVARME DEL INFIERNO.

4. POR FE: ME SERÁ CONCEDIDA GRACIA IGUAL AL PESO DE LA CRUZ.

5. CON ESPERANZA: LA GLORIA SERÁ SU RECOMPENSA, PORQUE SIN CRUZ NO HAY CORONA.

CUANDO ALEJANDRO EL GRANDE MARCHÓ SOBRE PERSIA FUE DETENIDO POR NIEVE Y HIELO, DE TAL MODO QUE SUS SOLDADOS, CANSADOS DE LAS DURAS MARCHAS, FUERON DESANIMADOS Y NO HABRÍAN IDO MÁS ADELANTE.

CUANDO ALEJANDRO VIO ESTO, DESMONTÓ DE SU CABALLO Y ANDUVO A PIE, ABRIÉNDOSE CAMINO ÉL MISMO CON UN HACHA EN MEDIO DE ELLOS A TRAVÉS DEL HIELO, DE TAL MODO QUE TODOS QUEDARON AVERGONZADOS.

PRIMERO, LOS AMIGOS MÁS ÍNTIMOS DE SU CORTE; DESPUÉS, LOS CAPITANES DE SU EJÉRCITO Y, POR FIN, HASTA EL ÚLTIMO DE LOS SOLDADOS LE SIGUIERON.

ASÍ, TODOS LOS HOMBRES DEBERÍAN SEGUIR A CRISTO, SU SALVADOR, POR EL ÁSPERO Y DESAGRADABLE CAMINO DE LA CRUZ QUE EL ATRAVESÓ DELANTE DE TODOS NOSOTROS.

EL BEBIÓ HASTA LAS HECES LA COPA AMARGA DE SU PASIÓN; POR TANTO, MERECE SER IMITADO CUANDO LA OCASIÓN SE PRESENTE, PUES NOS HA DEJADO EJEMPLO DE SUS SUFRIMIENTOS A FIN DE QUE SIGAMOS SUS PISADAS.

SE NOS ORDENA TOMAR LA CRUZ, NO HACER NUESTRA CRUZ.

DIOS, EN SU PROVIDENCIA, NOS PROPORCIONA UNA CRUZ Y NOS ORDENA TOMARLA.

NADA SE NOS DICE DE DEJARLA...PORQUE NUESTRAS TRIBULACIONES Y NUESTRAS VIDAS VAN JUNTAS.

DIOS TE BENDIGA.



No hay comentarios:

Publicar un comentario