lunes, 16 de septiembre de 2013

Un llamamiento extraño



Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió. (Mateo 9:9).



MATEO ESTÁ AQUÍ DESCRIBIÉNDOSE A SÍ MISMO.

PERO AMIGOS, OBSERVEMOS SU MODESTIA… ÉL DICE SIMPLEMENTE: «VIO A UN HOMBRE LLAMADO MATEO».

Y DÉMONOS CUENTA DE SU OMISIÓN DEL HECHO DE QUE LA FIESTA QUE SE MENCIONA EN EL (v, 10), FUESE CELEBRADA EN SU PROPIA CASA.

Y LA HISTORIA SIGUE INMEDIATAMENTE A UN MILAGRO, COMO SI EL AUTOR DE ESTE EVANGELIO QUISIERA DECIR QUE SU PROPIA CONVERSIÓN FUE TAMBIÉN UN MILAGRO... PORQUE LO FUE.

PERO HAY PUNTOS DE SEMEJANZA ENTRE EL ANTEDICHO MILAGRO Y LA REFERIDA CONVERSIÓN.

MATEO ERA ESPIRITUALMENTE UN PARALÍTICO EN SU PECADO Y EN SU AFÁN DE HACER DINERO PARA VIVIR ESTA VIDA… DE AQUÍ QUE ÉL NECESITABA EL MISMO MANDATO DIVINO DADO A AQUÉL HOMBRE PARALÍTICO: «LEVÁNTATE Y ANDA

VAMOS A HABLAR HOY DE ESTE TEMA, EN EL NOMBRE BENDITO DE CRISTO JESÚS, ROGÁNDOLE QUE SU PALABRA LLENE TU CORAZÓN.

I. SU LLAMAMIENTO PARECIÓ ACCIDENTAL E INVEROSÍMIL.

JESÚS HABÍA ESTADO A MENUDO EN CAPERNAUM, POBLACIÓN QUE HABÍA ESCOGIDO HASTA EL PUNTO DE SER LLAMADA «SU CIUDAD».

Y SIN EMBARGO, MATEO PERMANECÍA AHÍ SIN SER SALVO.

¿NO PARECE RARO QUE FUERA LLAMADO AHORA, PRECISAMENTE EN ESTE MOMENTO?

L.B.D. QUE JESÚS IBA A OTROS QUEHACERES, PORQUE  LEEMOS EN LA PALABRA: «ENTONCES, PASANDO JESÚS DE ALLÍ...»

Y NOS PREGUNTAMOS: ¿POR QUÉ LLAMÓ, PUES, A MATEO?

LA ESCRITURA DICE QUE EL SEÑOR «VIO A UN HOMBRE LLAMADO MATEO», PORQUE JESÚS LE CONOCÍA DESDE LA ETERNIDAD.

Y ÉL LE LLAMÓ, ENTONCES, PORQUE LE HABÍA CONOCIDO DESDE MUCHO ANTES.

Y HAY EN ESTE LLAMADO UN PRECIOSO PARALELO ENTRE MATEO EL PUBLICANO Y NOSOTROS.

II. SU LLAMAMIENTO FUE IMPENSADO Y NO BUSCADO.

MATEO ESTABA METIDO EN UN NEGOCIO DEGRADANTE.

NADIE, SINO LOS MÁS BAJOS DE ENTRE LOS JUDÍOS QUERÍAN SER COBRADORES DE TRIBUTOS PARA LOS CONQUISTADORES ROMANOS.

ASÍ QUE SU DISCIPULADO, EN APARIENCIA, NO HONRARÍA MUCHO AL SEÑOR JESÚS.

EL MISMO MATEO NO SE HABRÍA ATREVIDO SIQUIERA A SEGUIR A JESÚS, AUN CUANDO, SUPONIÉNDOLO, HUBIESE DESEADO HACERLO.

PORQUE MATEO SE SENTÍA DEMASIADO INDIGNO DE ELLO.

Y DE HECHO, MATEO HABRÍA SIDO RECHAZADO POR LOS OTROS DISCÍPULOS SI SE HUBIERA ATREVIDO A VENIR AL SEÑOR SIN UNA INVITACIÓN ABIERTA DE JESÚS.

ASÍ QUE EL LLAMAMIENTO FUE POR PURA GRACIA, COMO ESTÁ ESCRITO: «FUI HALLADO POR LOS QUE NO ME BUSCABAN»

(ISAÍAS 65:1) Fui buscado por los que no preguntaban por mí; fui hallado por los que no me buscaban. Dije a gente que no invocaba mi nombre: Heme aquí, heme aquí.

III. SU LLAMAMIENTO FUE DADO POR EL SEÑOR CON PLENO CONOCIMIENTO DE CAUSA.

JESÚS VIO TODO EL MAL QUE HABÍA EN ESTE PUBLICANO, Y SIN EMBARGO, LE LLAMÓ.

JESÚS VIO EN ÉL SU ESCOGIDO, SU REDIMIDO, SU CONVERTIDO, SU DISCIPULADO, SU APÓSTOL, SU EVANGELISTA, SU BIÓGRAFO… ESO FUE LO QUE CRISTO VIÓ EN ESTE HOMBRE PECADOR, QUIEN NI SIQUIERA SE IMAGINABA LO QUE SERÍA, AL IGUAL COMO OCURRIÓ CON CADA UNO DE NOSOTROS.

PORQUE EL SEÑOR LLAMA A QUIEN QUIERE, PERO SABE LO QUE ÉL TAL ESTÁ HACIENDO Y LO QUE PUEDE HACER PARA ÉL.

ENTONCES, LA SOBERANÍA DE DIOS NO ES CIEGA, SINO QUE OBRA CON SABIDURÍA INFINITA.

IV. SU   LLAMAMIENTO   FUE   SUBLIMEMENTE   SIMPLE.

FUE DE POCAS PALABRAS: «SÍGUEME.»

TODO EL RELATO ES ABREVIADO: «VIO...», «DIJO...», «SE LEVANTÓ...».

Y AQUÍ PODEMOS DESCUBRIR ALGUNAS COSAS SORPRENDENTES:

(A) SE INDICA CLARAMENTE LA DIRECCIÓN: «SÍGUEME».

(B) FUE UNA INVITACIÓN PERSONAL: «LE DIJO».

(C) FUE UN MANDATO REAL: «LE DIJO: SÍGUEME».

V. SU  LLAMAMIENTO  FUE   INMEDIATAMENTE  EFECTIVO.

MATEO SIGUIÓ AL SEÑOR DEL CIELO Y DE LA TIERRA EN SEGUIDA, PORQUE DICE LA BIBLIA QUE ÉL: «SE LEVANTÓ Y LE SIGUIÓ.»

MATEO NO ANDUVO DANDO VUELTAS… MATEO NO ANDUVO CON INDECISIONES… ÉL SIMPLEMENTE SE LEVANTÓ Y SIGUIÓ AL SEÑOR.

¿Y CUÁNTOS DE NOSOTROS HEMOS PROCEDIDO CON TAL RAPIDEZ Y EFECTIVIDAD?

L.B.D. QUE MATEO SE LEVANTÓ Y LE SIGUIÓ PLENAMENTE: TRAYENDO SU VOZ Y SU PLUMA CON ÉL.

ESTE HOMBRE SIGUIÓ A JESÚS PARA SIEMPRE… ÉL NUNCA DESERTÓ DE QUIEN ERA SU CAUDILLO Y SALVADOR ETERNO.

VI. SU LLAMAMIENTO FUE UNA PUERTA DE ESPERANZA PARA OTROS.

SU SALVACIÓN ANIMÓ A OTROS PUBLICANOS PARA VENIR A JESÚS.

SU CASA ABIERTA DIO OPORTUNIDAD A SUS AMIGOS DE VENIR A JESÚS.

SU MINISTERIO PERSONAL Y SU PROPIO TESTIMONIO TRAJO A OTROS AL SALVADOR.

SU EVANGELIO ESCRITO HA CONVENCIDO A MILLONES DE VENIR A CRISTO EL SALVADOR, Y CONTINUARÁ HACIÉNDOLO HASTA LA VENIDA DEL SEÑOR EN LAS NUBES.

AMIGO QUE ME LEES: ¿ESTÁS TÚ HASTA EL CUELLO DE TRABAJO Y DE PROBLEMAS?

¿ESTÁS «SENTADO EN EL BANCO DE LOS PÚBLICOS TRIBUTOS» SIRVIÉNDOLE A QUIEN NI SIQUIERA TE LO AGRADECERÁ MAÑANA?

CON TODO, UN LLAMAMIENTO DEL SEÑOR PUEDE SALVARTE… Y EN REALIDAD TE SALVA.

ESCUCHA CON ATENCIÓN: ¡LEVÁNTATE PRESTAMENTE Y SIGUE A JESÚS INMEDIATAMENTE!

UN ANTIGUO ESCRITOR DIJO: «NUESTRO LLAMAMIENTO ES INCIERTO RESPECTO AL LUGAR, PUES DIOS LLAMA A ALGUNOS DE SUS BARCOS, A OTROS DE SUS TIENDAS, A OTROS DE DETRÁS DE SUS ESCRITORIOS Y MESAS, Y A OTROS DE LAS PLAZAS DEL MERCADO. ASÍ LO HIZO EN EL TIEMPO DE SU MINISTERIO TERRENAL, PARA QUE ESTEMOS SEGUROS DE QUE, SEA DONDE SEA QUE ÉL NOS LLAME, TENEMOS EL DEBER DE SEGUIRLE… EL TIEMPO Y EL LUGAR NO IMPORTAN

¡OH, CUÁNTO ME GUSTAN AQUELLAS PALABRAS DE CRISTO CUANDO DIJO A ALGUNOS DE SUS DISCÍPULOS:
«SÍGUEME»… Y A OTRO: «VEN TRAS DE MÍ

Y CUÁNTO HE PENSADO EN QUE SI CRISTO EN PERSONA ME LO HUBIESE DICHO A MÍ, ¡CUAN CONTENTO HUBIERA CORRIDO TRAS DE ÉL!

Y ME DECÍA: «SI YO HUBIESE NACIDO EN LOS TIEMPOS DE PEDRO Y DE JUAN Y LE HUBIESE OÍDO LLAMARLES, HUBIERA CORRIDO TRAS DE ELLOS Y LE HUBIERA DICHO: "SEÑOR, LLÁMAME TAMBIÉN A MÍ", PUES HUBIESE TEMIDO QUE ÉL NO ME HUBIESE LLAMADO.»

HOY NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO SIGUE DICIENDO EN EL SILENCIO ABSOLUTO DE TU ALMA: «VEN, SÍGUEME».

¡Y SÉ BIEN QUE TÚ PUEDES ESCUCHARLO!

Y SI TÚ HACES LO DE MATEO, ¡ENTONCES SERÁS GANADO PARA LA ETERNIDAD DE DIOS POR EL SACRIFICIO BENDITO DE CRISTO JESÚS, NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR!

¡DIOS TE BENDIGA!



1 comentario: