sábado, 14 de septiembre de 2013

Su venida en las nubes



«He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por El. Sí, amén» (Apocalipsis 1:7).


I. NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO VIENE.

Y ESTE HECHO ES DIGNO DE VIGILANCIA, PUES DICE: «HE AQUÍ QUE VIENE

Y ESTA ES PALABRA SAGRADA QUE SE TIENE QUE CUMPLIR, PORQUE LA PALABRA DE DIOS NO PASARÁ JAMÁS.

LA BIBLIA DICE: LOS CIELOS Y LA TIERRA PASARÁN, PERO MIS PALABRAS NO PASARÁN. (MAT. 24:35).

DE MODO QUE ESA EXPRESIÓN DE APOCALIPSIS: «HE AQUÍ QUE VIENE», SE CUMPLIRÁ, Y SE CUMPLIRÁ CUANDO MENOS LO ESPEREMOS.

ASÍ QUE ESTE HECHO DEBE SER VIVAMENTE SENTIDO, HASTA QUE CLAMEMOS: «¡HE AQUÍ VIENE!»

ESTE HECHO DEBE SER CELOSAMENTE PROCLAMADO… DEBEMOS USAR EL CLAMOR DEL HERALDO QUE DICE: «HE AQUÍ...»

ESTAS PALABRAS DE DIOS DEBEN SER CONSIDERADAS COMO UN HECHO VERAZ E INDUBITABLE: CRISTO VIENE CON TODA SEGURIDAD.

PORQUE ESTO HA SIDO PREDICHO DESDE MUY ANTIGUO, DESDE LOS TIEMPOS DE ENOC.

(JUDAS 14) De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares…

ASÍ QUE DIOS MISMO NOS LO HA ADVERTIDO: «HE AQUÍ YO VENGO PRESTO.»

Y CRISTO HA HECHO DE LA SANTA CENA UN RECUERDO DE TAL SUCESO: «HASTA QUE EL VENGA.»

DE MANERA QUE EL HECHO HA DE SER CONSIDERADO CON INMEDIATO INTERÉS… «HE AQUÍ», PUES ES EL MAYOR DE TODOS LOS SUCESOS EN LA HISTORIA DEL UNIVERSO.

«CRISTO VIENE», PUES EL ACONTECIMIENTO ESTÁ A LAS PUERTAS… «ÉL VIENE», O SEA, AQUÉL QUE ES NUESTRO SEÑOR Y CELESTIAL ESPOSO, VIENE A NOSOTROS, VIENE PARA LLEVARSE A SU PUEBLO.

ENTONCES CRISTO NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR  HA DE SER ESPERADO POR UNA SEÑAL PECULIAR.

Y LAS NUBES SON LA SEÑAL DISTINTIVA DE SU SEGUNDA VENIDA, Y SERÁN COMO «EL POLVO DE SUS PIES».

PORQUE ASÍ ERA LA COLUMNA DE NUBE EN EL DESIERTO.

PORQUE ASÍ SON LOS EMBLEMAS DE SU MAJESTAD…  ASÍ SON LOS SÍMBOLOS DE SU PODER.

ASÍ SON LAS ADVERTENCIAS DE SU JUICIO, CARGADOS CON TINIEBLAS Y TEMPESTAD.

II. LA VENIDA DE NUESTRO SEÑOR SERÁ VISTA POR TODOS.

SERÁ UNA APARICIÓN LITERAL… NO MERAMENTE QUE TODAS LAS MENTES PENSARÁN EN EL, SINO QUE TODOS LOS OJOS LE VERÁN.

CRISTO SERÁ VISTO POR TODA SUERTE DE HOMBRES VIVIENTES, DE TODAS LAS RAZAS, LENGUA Y NACIÓN.

CRISTO SERÁ VISTO POR LOS QUE MURIERON DESDE MUCHO TIEMPO ATRÁS.

CRISTO SERÁ VISTO POR AQUELLOS MISMOS QUE LE MATARON Y POR TODOS LOS QUE LE ABORRECIERON.

CRISTO SERÁ MANIFESTADO A AQUELLOS QUE NO DESEAN VERLE A ÉL.

Y ESTA SERÁ UNA VISIÓN EN LA QUE USTED Y YO TOMAREMOS PARTE, ¡ALELUYA!

III. SU VENIDA CAUSARÁ ESPANTO.

«TODAS LAS GENTES DE LA TIERRA SE LAMENTARÁN SOBRE
EL.»

ASÍ QUE EL ESPANTO Y TERROR SERÁ GENERAL: «TODAS LAS GENTES DE LA TIERRA.»

LA IMPRESIÓN MÁS GENERAL SERÁ DE TERROR Y DOLOR: «ELLOS LA MENTARÁN.»

ESTO DEMUESTRA QUE NO TODOS LOS HOMBRES SERÁN UNIVERSALMENTE CONVERTIDOS, COMO ALGUNOS
PIENSAN.

EL LAMENTO NOS DICE QUE LOS HOMBRES, DE UN MODO GENERAL, NO ESPERARÁN NI DESEARÁN LA VENIDA DE CRISTO COMO UNA BENDICIÓN.

NO TRATARÁN DE ESCAPAR DEL CASTIGO… NO ESPERARÁN LA ANIQUILACIÓN… NO ESPERARÁN LA RESTAURACIÓN, PORQUE SI FUERA ASÍ NO LLORARÍAN.

EL LAMENTO SURGIRÁ DE CIERTA MEDIDA DE LA VISIÓN DE SU GLORIA; AL VER LLENO DE PODER A AQUEL A QUIEN RECHAZARON Y RESISTIERON… Y ESTA GLORIA SERÁ SU TERROR.

¡MAS AUNQUE SEA ASÍ, SEÑOR JESÚS, VEN PRONTO!

LA BIBLIA DICE QUE TODO OJO LE VERÁ… TODO OJO; LOS OJOS DE CADA PERSONA VIVIENTE, SEA QUIEN SEA, NADIE PODRÁ IMPEDIRLO.

LA VOZ DO LA TROMPETA, EL RESPLANDOR DE SU LLAMA, AFECTARÁ A TODOS, Y TODOS FIJARÁN SOBRE ÉL SUS OJOS.

NO HABRÁ NINGÚN OJO TAN OCUPADO QUE NO SE DIRIJA A ÉL; SEA CUAL SEA LA OCUPACIÓN, LA DIVERSIÓN O CUALQUIER OTRO MOTIVO QUE TENGAN OCUPADOS LOS OJOS HUMANOS, TODO SERÁ ABANDONADO PARA MIRAR A CRISTO, PUES YA NADA MÁS IMPORTARÁ A TODA LA GENTE DEL MUNDO QUE EL INUSITADO SUCESO QUE SE PRODUCIRÁ EN LAS NUBES.

LOS OJOS SERÁN LEVANTADOS A CRISTO Y NO MIRARÁN MÁS ABAJO… YA NO MIRARÁN AL DINERO, A LOS LIBROS, A LAS TIERRAS, A LAS CASAS O A SUS POSESIONES.

TUS OJOS Y LOS MÍOS LE VERÁN…  ¡OH, QUÉ GRAN PENSAMIENTO!

¡BENDITO JESÚS… QUE NO TENGAMOS QUE VERTE
CON OJOS LLENOS DE LÁGRIMAS, NI TEMBLANDO A TU VISTA!

SEÑOR: ENTRE TANTO QUE EL CIELO NO PUEDE RETENERTE DE MÍ, NI EL MUNDO PUEDE RETENERME DE TI, LEVANTA MI ALMA A UNA VIDA TAL DE FE, CONTIGO, QUE PUEDA GOZAR DE TU CONVERSACIÓN MIENTRAS ESPERO TU VENIDA.

¡DIOS TE BENDIGA, HERMANO!



No hay comentarios:

Publicar un comentario