jueves, 26 de septiembre de 2013

Las Escrituras, Divinamente Ciertas



«Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios» (Apocalipsis 19:9).


DE LA MAYORÍA DE LAS COSAS QUE CONOCEMOS Y HEMOS VISTO EN ESTE MUNDO PODEMOS DECIR: «VANIDAD DE VANIDADES, TODO ES DE VANIDAD

PERO DE LA BIBLIA, LA PALABRA DE DIOS, TAN SOLO PUEDE DECIRSE: «¡VERDAD DE VERDADES, TODO ES VERDAD!»

VAMOS A TOCAR HOY ESTE TEMA, SUPLICANDO AL SEÑOR DEL CIELO Y DE LA TIERRA SU MISERICORDIA EN EL NOMBRE DE CRISTO.

LA BIBLIA DICE: «Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios» (Apocalipsis 19:9).

Y PREGUNTAMOS: ¿QUIEN FUE QUIEN LO DIJO?

LO DIJO EL SEÑOR JESUCRISTO, REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES, EL QUE HIZO LOS CIELOS Y LA TIERRA, EL QUE MURIÓ Y RESUCITÓ AL TERCER DÍA PARA SALVARNOS…

LO DIJO EL BENDITO CORDERO QUE SACRIFICÓ SU VIDA Y DERRAMÓ SU PRECIOSA SANGRE PARA SALVAR DE LA CONDENACIÓN ETERNA A TODO AQUÉL QUE LO CREA.

Y ESTA FRASE QUE DIJO EL SEÑOR DE GLORIA SE REFIERE PRECISAMENTE A LO QUE PRECEDE EN SEGUIDA, A SABER:

(A) EL JUICIO DE LA RAMERA (v, 2).

(B) EL REINADO GLORIOSO Y UNIVERSAL DE CRISTO (v, 6).

(C) LA SEGURA RECOMPENSA Y GLORIA DE CRISTO PARA SUS SALVADOS, EN EL GLORIOSO PERÍODO DEL FIN (v, 7:8).

DE MODO QUE SI EL HIJO DE DIOS LO DICE, SI LO DICE EL ÚNICO QUE ES DIGNO DE ABRIR LOS SELLOS DEL LIBRO DE LA VIDA ETERNA, TENEMOS QUE ACEPTAR QUE LA PALABRA DE DIOS ES INFALIBLE Y VERDADERA.

POR TANTO:

I. DEBEMOS SENTIR JUSTA ESTIMACIÓN POR LAS SAGRADAS ESCRITURAS.

1. LA PALABRA DE DIOS, QUE HALLAMOS ESCRITAS EN EL ANTIGUO Y EN EL NUEVO TESTAMENTO, SON TODAS VERDAD, LIBRES DE ERROR, CIERTAS, PERMANENTES E INFALIBLES.

2. LA PALABRA DE DIOS ES CIERTA Y DIVINA, EN OPOSICIÓN A LAS PALABRAS DE LOS HOMBRES, QUE PUEDEN SER O NO SER VERDAD.

LOS FALSOS PROFETAS Y LOS HOMBRES DE MENTE CORROMPIDA PRETENDEN HABLAR EN EL NOMBRE DE DIOS; PERO MIENTEN.

MAS ESTAS PALABRAS SON TODAS VERDADERAMENTE DIVINAS: «ESTAS SON LAS VERDADERAS PALABRAS DE DIOS.»

ALGUNOS DICEN: NI DEMASIADO SEVERAS PARA SER VERDAD, NI DEMASIADO TERRIBLES PARA SER EXPRESADAS POR UN DIOS DE AMOR... NI DEMASIADO SENCILLAS PARA SER VERDAD DIVINA.

ESO ES LO QUE INSINÚA LA SABIDURÍA MUNDANA.

PERO LA BIBLIA CIERTAMENTE ES PALABRA DE DIOS. POR TANTO:

II. HAY UN RESULTADO DE  FORMARSE  TAL CONCEPTO.

SI TÚ CREES QUE ÉSTAS SON «VERDADERAS PALABRAS DE DIOS», ENTONCES:

1. LAS ESCUCHARÁS CON ATENCIÓN Y JUZGARÁS LO QUE OIGAS DE LOS PREDICADORES SEGÚN ESTE INFALIBLE MODELO.

2. RECIBIRÁS ESTAS PALABRAS CON SEGURIDAD. PRODUCIRÁN CONFIANZA A TU ENTENDIMIENTO. PRODUCIRÁN REPOSO A TU CORAZÓN.

3. TE SOMETERÁS CON REVERENCIA A ESTAS PALABRAS; OBEDECERÁS SUS PRECEPTOS; CREERÁS SUS ENSEÑANZAS Y VALORARÁS SUS PROFECÍAS.

4. ESPERARÁS EL CUMPLIMIENTO DE ESTAS DIVINAS PROMESAS AUN EN MEDIO DE DIFICULTADES.

5. TE ACOGERÁS A LA VERDAD REVELADA CON PERTINACIA.

6. LA PROCLAMARÁS CON INTREPIDEZ.

III. HAY RAZONES DE PESO PARA FORMARNOS TAL APRECIO POR LA PALABRA DE DIOS.

EN ESTOS DÍAS PODEMOS SER ACUSADOS DE BIBLIOLATRÍA, DE IGNORANCIA, ATRASO, ETC.

PERO NOSOTROS MANTENEMOS NUESTRA FE EN LA INSPIRACIÓN DIVINA DE LAS ESCRITURAS, PORQUE:

1. LAS ESCRITURAS SON LO QUE DECLARAN SER: LA PALABRA DE DIOS.

2. HAY UNA MAJESTAD Y PODER SINGULAR EN ELLAS Y LO CONSTATAMOS CUANDO LA VERDAD DE DIOS ES PREDICADA.

3. HAY UNA MARAVILLOSA OMNISCIENCIA EN LA ESCRITURA, QUE ES PERCIBIDA POR NOSOTROS CUANDO DESCUBRE LOS SECRETOS DE NUESTRA ALMA.

4. LA PALABRA DE DIOS HA DEMOSTRADO SER VERDADERA EN NOSOTROS MISMOS… NOS HA ADVERTIDO DE LOS AMARGOS FRUTOS DEL PECADO Y NOSOTROS LO HEMOS COMPROBADO.

5. EL TESTIMONIO DEL ESPÍRITU SANTO EN NUESTROS CORAZONES CONFIRMA NUESTRA FE EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS.

DE MANERA QUE SOMOS SALVOS DEL PECADO POR CREER EN LA PALABRA DE DIOS.

Y ESTAS PALABRAS SON LA VERDAD DIVINA, PUES HAN OBRADO EN NOSOTROS MARAVILLOSOS Y MISERICORDIOSOS RESULTADOS.

¿DE DÓNDE SINO DEL CIELO PODÍAN SACAR LOS ESCRITORES DE LA BIBLIA LAS PALABRAS QUE HAN TRAÍDO A NUESTRAS ALMAS LA PAZ, SI ERAN HOMBRES SIN LETRAS Y SIN ARTE INTELECTUAL?

ADEMÁS, MUCHOS DE ELLOS SON DE SIGLOS MUY DIVERSOS.

POR ESTO NOS PREGUNTAMOS: ¿CÓMO SE PUDO CONCERTAR LA ENSEÑANZA QUE ESCRIBIERON, DE UN MODO TAN SINGULAR?

¿SE UNIERON PARA ENGAÑARNOS?

¡NO! ¡JAMÁS PODRÍA SER, ¡PUES ELLOS NUNCA SE CONOCIERON NI SE LLEGARON A VER!

NINGUNO DE ELLOS RECIBIÓ APLAUSOS, SINO CRUEL INGRATITUD, INFAMIAS Y MUERTE.

TODOS ELLOS SUFRIERON HAMBRE Y TRISTEZA POR EL NOMBRE DE JESÚS, PERO JAMÁS NEGARON A SU SEÑOR NI DIJERON: «NO ES VERDAD!»

¡NO LO HICIERON NI SIQUIERA ANTE EL MARTIRIO, QUE ES LA PRUEBA MÁS EFICAZ!

ROGAMOS A DIOS QUE TÚ, AMIGO QUE NOS LEES, RECIBAS LA SAGRADA PALABRA EN TU CORAZÓN PARA QUE COMPRUEBES POR TÍ MISMO ESTO QUE ESTAMOS DICIENDO.


¡DIOS TE BENDIGA!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada