jueves, 5 de septiembre de 2013

Bendiciones para cuando Cristo venga




(1 Pedro 1:13) Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado.


LA GRACIA DE DIOS LLEGÓ A LOS HOMBRES CUANDO EL SEÑOR JESUCRISTO VINO POR PRIMERA VEZ A ESTE MUNDO.

PERO CUANDO CRISTO VENGA NUEVAMENTE A ESTA TIERRA TRAERÁ CON ÉL AÚN MÁS GRACIA.

AHORA BIEN, ¿CUÁLES SERÁN ENTONCES LOS BENEFICIOS QUE PODREMOS APROPIARNOS EN ESE GRAN DÍA?

PRIMERA BENDICIÓN) LA RESURRECCIÓN DEL CUERPO EN EL CASO DE LOS CREYENTES QUE HAYAN MUERTO… LA TRANSFIGURACIÓN DEL CUERPO EN EL CASO DE LOS QUE AÚN ESTÉN VIVOS… Y LA TRANSFORMACIÓN DE LOS CUERPOS DE TODOS LOS DISCÍPULOS DE CRISTO A LA SEMEJANZA DE SU CUERPO GLORIFICADO: UN CUERPO VIGOROSO, HERMOSO, INMORTAL, Y FELIZ EN TODAS SUS SENSACIONES. ¡OH, ALELUYA!

SEGUNDA BENDICIÓN) VEREMOS AL SEÑOR JESUCRISTO TAL COMO ÉL ES… ¡OH, DIOS!

Y LAS PALABRAS DEL APÓSTOL PEDRO DESCRIBEN NUESTRO ESTADO PRESENTE: «A QUIEN AMÁIS SIN HABERLE VISTO…» (1 PED. 1:8).

TERCERA BENDICIÓN) EN CONEXIÓN CON ESTE BENEFICIO, HABRÁ UNA JUSTIFICACIÓN O ABSOLUCIÓN PÚBLICA, CUANDO TODA DUDA SEA ELIMINADA POR UN CONOCIMIENTO PERFECTO.

CUARTA BENDICIÓN)  JUNTAMENTE CON ESTA ABSOLUCIÓN PÚBLICA, TENDRÁ LUGAR LA PRESENTACIÓN DE LOS REDIMIDOS AL PADRE, RECOBRADOS COMO VERDADEROS HIJOS PRÓDIGOS, Y A SU VEZ, UN PÚBLICO RECONOCIMIENTO DE LOS TALES POR PARTE DEL PADRE. ¡CUÁN GRANDE ES DIOS!

QUINTA BENDICIÓN) EL SEÑOR JESUCRISTO RECONOCERÁ EN SU GRACIA TODOS LOS SERVICIOS PRESTADOS POR LOS REDIMIDOS CUANDO VIVÍAN EN LA TIERRA.

¡OH QUERIDOS HERMANOS, QUÉ GLORIA ILUMINARÁ NUESTRO ROSTRO CUANDO OIGAMOS DE LABIOS DEL PROPIO SEÑOR RECONOCER Y RECOMPENSAR ALGO QUE TÚ Y YO HAYAMOS HECHO PARA ÉL, ASÍ SEA LA MÁS HUMILDE ACCIÓN DE FE!

SEXTA BENDICIÓN) TENDREMOS ENTRADA AL LUGAR QUE NOS HA PREPARADO NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, PROVISTO DE TODO AQUELLO QUE PUEDA AGRADARNOS Y GRATIFICARNOS.

PERMITAMOS QUE NUESTROS OJOS DESCANSEN SOBRE CADA DON DE DIOS: DONES GRANDES Y DONES PEQUEÑOS.

PERO SOBRE TODAS LAS BENDICIONES, HERMANOS AMADOS, Y QUE POR CIERTO YA TENEMOS EN NUESTRAS MANOS, MIREMOS LAS QUE EL SEÑOR TRAE EN LAS SUYAS.

PORQUE CUANDO ÉL VENGA, TRAERÁ SUS MANOS LLENAS DE BENDICIONES PARA TODOS NOSOTROS.

¡QUE NO TE QUEPA DUDA!


¡DIOS TE BENDIGA!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada