domingo, 4 de agosto de 2013

Bienvenida a Jesús




«Cuando volvió Jesús, le recibió la multitud con gozo; porque todos le esperaban» (Lucas 8:40).



JESÚS FUE A AQUELLOS QUE LE HABÍAN RECHAZADO EN EL PAÍS DE LOS GADARENOS, DONDE SALVÓ A UNO DE ELLOS, EL ENDEMONIADO, PARA MOSTRAR SU LIBRE GRACIA Y SOBERANÍA.

DESPUÉS ABANDONÓ ESA REGIÓN, POCO HOSPITALARIA POR CIERTO, PARA MOSTRAR QUE ÉL NO FUERZA A NADIE.

LA SABIDURÍA ABANDONA A AQUELLOS QUE REHÚSAN SUS CONSEJOS (PROV. 1:24).

PERO AQUELLOS A QUIENES EL SEÑOR HA ESCOGIDO LE SERVIRÁN DE BUENA VOLUNTAD EN EL DÍA DE SU PODER (SAL. 110:3).

I. UN HERMOSO ESPECTÁCULO. «TODOS LE ESPERABAN

Y ESTA ESPERA PUEDE SER OBSERVADA HOY DÍA DE DIVERSAS FORMAS:

1. EN UNA IGLESIA CELOSA, UN GRUPO QUE ORA ESPERANDO EL DESPERTAMIENTO Y SE PREPARA PARA COOPERAR EN SU LABOR.

2. EN UN PECADOR ANSIOSO, SUSPIRANDO POR MISERICORDIA, ESCUDRIÑANDO LAS ESCRITURAS, OYENDO LA PALABRA DE DIOS, INQUIRIENDO DE LOS CRISTIANOS, ORANDO CONSTANTEMENTE, Y ASÍ ESTÁ «ESPERÁNDOLE A ÉL».

3. EN UN SANTO QUE ASPIRA LLEGAR AL HOGAR Y DICE COMO JACOB: «YO HE ESPERADO TU SALVACIÓN, ¡OH SEÑOR!» (GÉN. 49:18).

II. UNA LLEGADA SEGURA: «JESÚS VOLVIÓ

1. SU ESPÍRITU ESTÁ YA ALLÍ DONDE HAY QUIENES LE ESPERAN (ROM. 8:23).

2. HE AQUÍ SU PROMESA: «YO ESTOY CON VOSOTROS TODOS LOS DÍAS» (MAT. 28:20).

ES SU COSTUMBRE ESTAR ALLÍ. SU DELICIA ES TODAVÍA CON LOS HIJOS DE LOS HOMBRES (PROV. 8:31).

III. UNA BIENVENIDA DE CORAZÓN. «EL PUEBLO LE RECIBIÓ GOZOSAMENTE

1. SUS TEMORES LES HICIERON DARLE LA BIENVENIDA.

ELLOS TEMÍAN QUE JESÚS SE HUBIESE AUSENTADO DE ELLOS PARA SIEMPRE (SAL. 77:7).

2. SUS ESPERANZAS LE HICIERON BIENVENIDO… ELLOS CONFIABAN QUE AHORA SUS ENFERMOS SERÍAN CURADOS Y SUS MUERTOS LEVANTADOS.

3. SUS ORACIONES LES HACÍAN DAR LA BIENVENIDA.

LOS QUE ORAN QUE JESÚS VENGA, ESTARÁN CONTENTOS CUANDO ÉL LLEGUE.

4. SU FE LES HIZO DAR LA BIENVENIDA.

JAIRO ESPERABA VER CURADA A SU HIJA. (v, 41.)

5. SU AMOR LES HIZO DAR LA BIENVENIDA.

CUANDO NUESTRO CORAZÓN ESTÁ CON ÉL NOS ALEGRAMOS DE SU APARICIÓN.

6. SU CUIDADO POR EL BIEN DE OTROS LES HIZO DARLE LA BIENVENIDA.

JESÚS NUNCA DESENGAÑA A AQUELLOS QUE ESPERAN EN ÉL.

JESÚS NUNCA RECHAZA A LOS QUE LE DAN LA BIENVENIDA.

UNA CONGREGACIÓN NO PUEDE DAR LA BIENVENIDA AL SEÑOR JESÚS A MENOS QUE TODOS ESTÉN JUNTOS, LO QUE REQUIERE PUNTUALIDAD…

A MENOS QUE HAYAN VENIDO CON EL DESEO DE ENTRAR EN RELACIÓN CON ÉL, LO QUE IMPLICA ORACIÓN EXPECTANTE…

A MENOS QUE ESTÉN DISPUESTOS A OÍRLE, LO QUE SIGNIFICA ATENCIÓN…

Y A MENOS QUE ESTÉN DISPUESTOS A ACEPTAR SU ENSEÑANZA, LO QUE DEMANDA OBEDIENCIA.

SI NOSOTROS QUEREMOS DAR LA BIENVENIDA A JESÚS, DEBEMOS HACERLE CAMINO, BAJANDO NUESTRO ORGULLO, ELEVANDO NUESTROS PENSAMIENTOS, QUITANDO NUESTROS MALOS HÁBITOS Y PREPARANDO NUESTROS CORAZONES.

PORQUE NINGÚN ALMA PREPARÓ UN CAMINO PARA EL SEÑOR Y FRACASÓ EN CUANTO A GOZAR DE SU COMPAÑÍA.

¡DIOS TE BENDIGA!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada