martes, 11 de junio de 2013

Israel rechazado, gentiles aceptados



EL CAPÍTULO 7 DEL LIBRO DE HECHOS REGISTRA EL DISCURSO MÁS LARGO DEL LIBRO, ASÍ COMO EL PUNTO DECISIVO DE LA HISTORIA ESPIRITUAL DE ISRAEL.

REGISTRA ASIMISMO EL TERCER HOMICIDIO IMPORTANTE DE LA NACIÓN (JUAN EL BAUTISTA, EL SEÑOR JESUCRISTO, Y AHORA ESTEBAN), Y SU FINAL RECHAZO DEL MENSAJE DE SALVACIÓN.

EN SU DISCURSO, ESTEBAN REPASÓ LA HISTORIA DE ISRAEL Y DESTACÓ QUE LA NACIÓN SIEMPRE RECHAZÓ A LOS LÍDERES ESCOGIDOS POR DIOS.

Y TANTO MOISÉS COMO JOSÉ FUERON EJEMPLOS DE ESTE PATRÓN (7:13, 35).

Y DE IGUAL MANERA ISRAEL TRATÓ A CRISTO: JUAN EL BAUTISTA Y LOS APÓSTOLES LO PRESENTARON A LA NACIÓN, PERO LA NACIÓN LO RECHAZÓ.

VAMOS A VER EL TEMA DE ESTE CAPÍTULO DE LA BIBLIA ROGANDO AL PRECIOSO ESPÍRITU SANTO QUE NOS HABLE POR SU SANTA PALABRA.

I. EL PACTO DE DIOS CON ABRAHAM (7: 1–8)
El sumo sacerdote dijo entonces: ¿Es esto así? Y él dijo: Varones hermanos y padres, oíd: El Dios de la gloria apareció a nuestro padre Abraham, estando en Mesopotamia, antes que morase en Harán, y le dijo: Sal de tu tierra y de tu parentela, y ven a la tierra que yo te mostraré. Entonces salió de la tierra de los caldeos y habitó en Harán; y de allí, muerto su padre, Dios le trasladó a esta tierra, en la cual vosotros habitáis ahora. Y no le dio herencia en ella, ni aun para asentar un pie; pero le prometió que se la daría en posesión, y a su descendencia después de él, cuando él aún no tenía hijo. Y le dijo Dios así: Que su descendencia sería extranjera en tierra ajena, y que los reducirían a servidumbre y los maltratarían, por cuatrocientos años. Mas yo juzgaré, dijo Dios, a la nación de la cual serán siervos; y después de esto saldrán y me servirán en este lugar. Y le dio el pacto de la circuncisión; y así Abraham engendró a Isaac, y le circuncidó al octavo día; e Isaac a Jacob, y Jacob a los doce patriarcas.

EL PACTO CON ABRAHAM ESTÁ REGISTRADO EN (GÉN. 13:14–18), ASÍ COMO EN (GÉN. 15 Y 17), E INCLUYE LA POSESIÓN POR PARTE DE LA SIMIENTE DE ABRAHAM DE LA TIERRA PROMETIDA, Y LA PROMESA DE LA MULTIPLICACIÓN DE SUS DESCENDIENTES EN LOS AÑOS VENIDEROS.

EL SELLO DE ESTE PACTO FUE LA CIRCUNCISIÓN.

II. ISRAEL RECHAZA A JOSÉ (7: 9–16)
Los patriarcas, movidos por envidia, vendieron a José para Egipto; pero Dios estaba con él, 10 y le libró de todas sus tribulaciones, y le dio gracia y sabiduría delante de Faraón rey de Egipto, el cual lo puso por gobernador sobre Egipto y sobre toda su casa. 11 Vino entonces hambre en toda la tierra de Egipto y de Canaán, y grande tribulación; y nuestros padres no hallaban alimentos. 12 Cuando oyó Jacob que había trigo en Egipto, envió a nuestros padres la primera vez. 13 Y en la segunda, José se dio a conocer a sus hermanos, y fue manifestado a Faraón el linaje de José. 14 Y enviando José, hizo venir a su padre Jacob, y a toda su parentela, en número de setenta y cinco personas. 15 Así descendió Jacob a Egipto, donde murió él, y también nuestros padres; 16 los cuales fueron trasladados a Siquem, y puestos en el sepulcro que a precio de dinero compró Abraham de los hijos de Hamor en Siquem.

JOSÉ TIENE UNA SEMEJANZA MARAVILLOSA CON EL SEÑOR JESUCRISTO EN MUCHAS MANERAS:

(1) SU PADRE LO AMABA (GÉN. 37:3; MAT. 3:17). 
(2) SUS HERMANOS LO ABORRECÍAN (GÉN. 37:4–8; JUAN 15:25).
(3) SUS HERMANOS LO ENVIDIABAN (GÉN. 37:11; MAR. 15:10).
(4) LO VENDIERON POR EL PRECIO DE UN ESCLAVO (GÉN. 37:28; MAT. 26:15).
(5) LO HUMILLARON COMO SIERVO (GÉN 39:1SS; FIL. 2:5SS).
(6) LO ACUSARON FALSAMENTE (GÉN. 39:16–18; MAT. 26:59, 60).
(7) LO EXALTARON Y HONRARON (GÉN. 41:14SS; FIL. 2:9–10).
(8) SUS HERMANOS NO LO RECONOCIERON LA PRIMERA VEZ (GÉN. 42:8; HCH. 3:17).
(9) SE REVELÓ A SÍ MISMO LA SEGUNDA VEZ (GÉN. 45:1SS; HCH. 7:13; ZAC. 12:10).
(10) TOMÓ UNA ESPOSA GENTIL (GÉN. 41:45; HCH.15:6–18).

EL ARGUMENTO DE ESTEBAN AQUÍ ES QUE LOS JUDÍOS HABÍAN TRATADO A CRISTO DE LA MANERA QUE LOS PATRIARCAS TRATARON A JOSÉ, PERO NO ENFOCÓ ESTA ACUSACIÓN SINO HASTA EL FINAL.

ASÍ COMO JOSÉ SUFRIÓ PARA SALVAR A SU PUEBLO, CRISTO SUFRIÓ PARA SALVAR A ISRAEL Y A TODA LA HUMANIDAD…

DICE LA BIBLIA QUE A LO SUYO VINO, Y SIN EMBARGO, LOS SUYOS NO LO RECIBIERON (JUAN 1: 11-12) A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.

III. ISRAEL RECHAZA A MOISÉS (7: 17–41)
Pero cuando se acercaba el tiempo de la promesa, que Dios había jurado a Abraham, el pueblo creció y se multiplicó en Egipto, 18 hasta que se levantó en Egipto otro rey que no conocía a José. 19 Este rey, usando de astucia con nuestro pueblo, maltrató a nuestros padres, a fin de que expusiesen a la muerte a sus niños, para que no se propagasen. 20 En aquel mismo tiempo nació Moisés, y fue agradable a Dios; y fue criado tres meses en casa de su padre. 21 Pero siendo expuesto a la muerte, la hija de Faraón le recogió y le crió como a hijo suyo. 22 Y fue enseñado Moisés en toda la sabiduría de los egipcios; y era poderoso en sus palabras y obras. 23 Cuando hubo cumplido la edad de cuarenta años, le vino al corazón el visitar a sus hermanos, los hijos de Israel. 24 Y al ver a uno que era maltratado, lo defendió, e hiriendo al egipcio, vengó al oprimido. 25 Pero él pensaba que sus hermanos comprendían que Dios les daría libertad por mano suya; mas ellos no lo habían entendido así.
26 Y al día siguiente, se presentó a unos de ellos que reñían, y los ponía en paz, diciendo: Varones, hermanos sois, ¿por qué os maltratáis el uno al otro?
27 Entonces el que maltrataba a su prójimo le rechazó, diciendo: ¿Quién te ha puesto por gobernante y juez sobre nosotros? 28 ¿Quieres tú matarme, como mataste ayer al egipcio? 29 Al oír esta palabra, Moisés huyó, y vivió como extranjero en tierra de Madián, donde engendró dos hijos. 30 Pasados cuarenta años, un ángel se le apareció en el desierto del monte Sinaí, en la llama de fuego de una zarza. 31 Entonces Moisés, mirando, se maravilló de la visión; y acercándose para observar, vino a él la voz del Señor: 32 Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob. Y Moisés, temblando, no se atrevía a mirar. 33 Y le dijo el Señor: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar en que estás es tierra santa. 34 Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su gemido, y he descendido para librarlos. Ahora, pues, ven, te enviaré a Egipto. 35 A este Moisés, a quien habían rechazado, diciendo: ¿Quién te ha puesto por gobernante y juez?, a éste lo envió Dios como gobernante y libertador por mano del ángel que se le apareció en la zarza. 36 Este los sacó, habiendo hecho prodigios y señales en tierra de Egipto, y en el Mar Rojo, y en el desierto por cuarenta años. 37 Este Moisés es el que dijo a los hijos de Israel: Profeta os levantará el Señor vuestro Dios de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis. 38 Este es aquel Moisés que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí, y con nuestros padres, y que recibió palabras de vida que darnos; 39 al cual nuestros padres no quisieron obedecer, sino que le desecharon, y en sus corazones se volvieron a Egipto, 40 cuando dijeron a Aarón: Haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido. 41 Entonces hicieron un becerro, y ofrecieron sacrificio al ídolo, y en las obras de sus manos se regocijaron. 

ASÍ COMO JOSÉ, MOISÉS TIENE UNA ASOMBROSA SIMILITUD CON CRISTO:

(1) NACE EN TIEMPO DE PERSECUCIÓN Y CASI LO MATAN CUANDO ERA NIÑO (ÉXO. 1:22; 4.19; MAT. 2:13–20).
(2) RECHAZÓ EL MUNDO PARA SALVAR A SU PUEBLO (HEB. 11:24–26; MAT. 4:8–10; 2 COR. 8:9).
(3) LA PRIMERA VEZ QUE TRATÓ DE AYUDAR A ISRAEL LO RECHAZARON (ÉX 2.11–14; ISA. 53:3).
(4) SE HIZO PASTOR (ÉXO. 3:1; JUAN 10).
(5) TOMÓ UNA ESPOSA GENTIL DE MADIÁN (ÉXO. 2:21).
(6) LIBRÓ A SU PUEBLO DE LA ESCLAVITUD MEDIANTE LA SANGRE DEL CORDERO (ÉXO. 12; 1 PED. 2:24).

MOISÉS FUE UN PROFETA (DEU. 18:15–19; HCH. 3:22); FUE SACERDOTE (SAL. 99:6) Y REY (DEU. 33:4–5).

EL PUEBLO DE ISRAEL TENÍA UN LÍDER PIADOSO Y, AÚN MÁS, LA MISMA PRSENCIA DE DIOS (v, 38)… SIN EMBARGO, ¡SE REBELARON Y RECHAZARON LA VOLUNTAD DE DIOS!

«EN SUS CORAZONES SE VOLVIERON A EGIPTO» (v, 39)… SE VOLVIERON A LA IDOLATRÍA Y DIOS LOS DESECHÓ.

¿Y NO HABÍAN HECHO LO MISMO MIENTRAS CRISTO ESTABA CON ELLOS EN LA TIERRA?

MOISÉS REALIZÓ MILAGROS, SUPLIÓ PARA SUS NECESIDADES EN EL DESIERTO Y LES DIO LA PALABRA DE DIOS…

CRISTO TAMBIÉN HABÍA REALIZADO OBRAS PODEROSAS, ALIMENTADO A LA GENTE Y LES HABÍA DADO LA PALABRA DE DIOS... ¡Y SIN EMBARGO ELLOS LE RECHAZARON!

IV. ISRAEL RECHAZA A LOS PROFETAS (7.42–50)
Y Dios se apartó, y los entregó a que rindiesen culto al ejército del cielo; como está escrito en el libro de los profetas: ¿Acaso me ofrecisteis víctimas y sacrificios en el desierto por cuarenta años, casa de Israel? 43 Antes bien llevasteis el tabernáculo de Moloc, Y la estrella de vuestro dios Renfán, Figuras que os hicisteis para adorarlas. Os transportaré, pues, más allá de Babilonia. 44 Tuvieron nuestros padres el tabernáculo del testimonio en el desierto, como había ordenado Dios cuando dijo a Moisés que lo hiciese conforme al modelo que había visto. 45 El cual, recibido a su vez por nuestros padres, lo introdujeron con Josuéal tomar posesión de la tierra de los gentiles, a los cuales Dios arrojó de la presencia de nuestros padres, hasta los días de David. 46 Este halló gracia delante de Dios, y pidió proveer tabernáculo para el Dios de Jacob. 47 Mas Salomón le edificó casa; 48 si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano, como dice el profeta: 49 El cielo es mi trono,
Y la tierra el estrado de mis pies. ¿Qué casa me edificaréis? dice el Señor; ¿O cuál es el lugar de mi reposo? 50 ¿No hizo mi mano todas estas cosas?

EN ESTOS VERSÍCULOS ESTEBAN SE REFIERE A (AMÓS 5:25–27) E (ISA. 66:1–2).

LOS JUDÍOS PENSABAN QUE DEBIDO A QUE TENÍAN SU TEMPLO, ESTABAN SEGUROS CONTRA CUALQUIER DAÑO Y QUE DIOS TENÍA QUE BENDECIRLOS.

TODOS LOS PROFETAS ADVIRTIERON QUE EL TEMPLO NO LES ASEGURARÍA LA BENDICIÓN SI SU CORAZÓN NO ESTABA BIEN CON DIOS.

¿CÓMO PUEDE DIOS, QUIEN LLENA EL CIELO Y LA TIERRA, ESTAR CONFINADO A UN TEMPLO HECHO DE MANOS?

LA VIDA RELIGIOSA DE ISRAEL ERA PURO FORMULISMO… ELLOS TENÍAN LAS FORMAS EXTERNAS DE LA RELIGIÓN, PERO SUS CORAZONES NO ESTABAN BIEN CON DIOS.

RECHAZARON LA VOZ DE LOS PROFETAS, INCLUSO PERSIGUIÉNDOLOS Y MATÁNDOLOS (MAT. 23:29–39); Y CUANDO EL PROFETA (CRISTO) APARECIÓ (v, 37), ¡RECHAZARON SU TESTIMONIO Y LE CRUCIFICARON!

V. EL JUICIO DE ISRAEL SE SELLA (7: 51–60)
!!Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. 52 ¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres? Y mataron a los que anunciaron de antemano la venida del Justo, de quien vosotros ahora habéis sido entregadores y matadores; 53 vosotros que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis. 54 Oyendo estas cosas, se enfurecían en sus  corazones, y crujían los dientes contra él. 55 Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios, 56 y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios. 57 Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él. 58 Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon; y los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven que se llamaba Saulo. 59 Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu. 60 Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió.

ISRAEL HABÍA COMETIDO YA DOS ASESINATOS Y ESTABA A PUNTO DE COMETER EL TERCERO.

(1) AL PERMITIR QUE MATARAN A JUAN EL BAUTISTA, RECHAZARON AL PADRE QUE HABÍA ENVIADO A JUAN PARA PREPARAR EL CAMINO A CRISTO.

(2) CUANDO CRUCIFICARON A CRISTO, ELLOS RECHAZARON AL HIJO DE DIOS.

(3) Y AHORA, AL MATAR A ESTEBAN, ESTABAN LLEGANDO AL PECADO DE RESISTIR AL ESPÍRITU SANTO.

DIOS HUBIERA PERDONADO A LA NACIÓN POR LA MANERA EN QUE TRATARON A SU HIJO, PERO NO PODRÍA PERDONAR A LOS JUDÍOS UNA VEZ QUE RESISTIERAN Y BLASFEMARAN CONTRA EL ESPÍRITU SANTO, QUE TESTIFICABA CON TANTO PODER ACERCA DE SU HIJO.

DIOS HABÍA DADO TODA EVIDENCIA A LA NACIÓN DE QUE CRISTO ERA SU MESÍAS, PERO ELLOS PREFIRIERON ENDURECER SU CERVIZ Y SU CORAZÓN (HCH. 7:51).

¡Y QUÉ SEMEJANZA HAY AQUÍ CON LA GENTE DEL MUNDO DE HOY!

ESTEBAN USÓ LA PALABRA DE DIOS, Y ESTA «ESPADA DEL ESPÍRITU» (EFE. 6:17; HEB. 4:12) PERFORÓ CON CONVICCIÓN SUS CORAZONES.

LA BIBLIA DICE QUE A PUNTO DE SER APEDREADO, ESTEBAN LEVANTÓ SUS OJOS AL CIELO Y VIO LA GLORIA DE DIOS…

BIEN PODRÍA DECIRSE DE ISRAEL EN ESE MISMO INSTANTE: «ICABOD[...] ¡TRASPASADA ES LA GLORIA DE ISRAEL!» (1 SAM. 4:19–22).

LA BIBLIA DICE QUE ESTEBAN VIO LA GLORIA DE CRISTO, DONDE LA VEMOS HOY (2 COR. 4:1SS).

LA MUERTE DEL MÁRTIR ESTEBAN CERRÓ LA OFERTA DE DIOS A LOS JUDÍOS Y FUE EL PUNTO DECISIVO EN HECHOS, PORQUE AHORA LA IGLESIA, COMO EL CUERPO DE CRISTO, HA ASUMIDO LA IMPORTANCIA PRINCIPAL… Y ES PARA SU IGLESIA QUE CRISTO TIENE SU MINISTERIO A LA DIESTRA DE DIOS.

LA ORACIÓN DE ESTEBAN MIENTRAS MORÍA APEDREADO MUESTRA SU AMOR POR SU PUEBLO Y NOS RECUERDA LA INTERCESIÓN DE CRISTO EN LA CRUZ.

Y LA PALABRA «DURMIÓ», ES UN HERMOSO CUADRO DE LO QUE LA MUERTE SIGNIFICA PARA EL CREYENTE.

EL JUICIO DE ISRAEL QUEDÓ SELLADO… Y EN LOS PRÓXIMOS CAPÍTULOS PODEMOS VER YA EL EVANGELIO DE LA GRACIA PASANDO DE LOS JUDÍOS A LOS SAMARITANOS, Y DESPUÉS A LOS GENTILES.

¡OH, BENDITO SEÑOR! TE ADORAMOS Y TE DAMOS LAS GRACIAS POR TU BENDITA MISERICORDIA.



AMÉN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada