sábado, 9 de marzo de 2013

Sembrar, brillar, cosechar y confiar





MARCOS INTRODUCE EL TÉRMINO «PARÁBOLA» EN EL CAP. 3:23 Y LA USA SIETE VECES EN EL CAPÍTULO 4, DEL QUE HOY VAMOS A HABLAR (4:2, 10–11, 13, 33–34).

LA PALABRA «PARÁBOLA» SIGNIFICA «LANZAR A LA PAR DE ALGO».

EL SEÑOR JESÚS USÓ IMÁGENES FAMILIARES PARA AYUDAR A  EXPLICAR LAS VERDADES ESPIRITUALES ACERCA DEL REINO (vv, 11, 26, 30).

CRISTO USÓ ESTA ANALOGÍA PARA ALERTAR AL DESCUIDADO E INSTRUIR AL INTERESADO Y, NO OBSTANTE, OCULTAR LA VERDAD QUE PODRÍAN USAR EN SU CONTRA SUS ENEMIGOS (vv, 10–12).

EL CAPÍTULO 4 DE MARCOS  NOS MUESTRA CUATRO IMPORTANTES RESPONSABILIDADES DEL PUEBLO DE DIOS.

I. SEMBRAR (4:1-20,30-34)

EL SEÑOR EXPLICÓ LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR Y ENFATIZÓ QUE CONOCERLA ERA BÁSICO PARA COMPRENDER TODAS LAS DEMÁS PARÁBOLAS (v, 13; MAT. 13:1–23).

ASÍ QUE A MENOS QUE NUESTROS CORAZONES ESTÉN PREPARADOS PARA RECIBIR LA SEMILLA DE LA PALABRA, NO CRECEREMOS EN GRACIA O CONOCIMIENTO (2 PEDRO 3:18).

EL SEMBRADOR ORIGINALMENTE FUE JESÚS, QUIEN VINO ENSEÑANDO LA PALABRA DE DIOS (LA SEMILLA) Y BUSCANDO UNA COSECHA.

HOY, CUALQUIERA QUE HABLA A OTROS DE LA PALABRA DE DIOS ESTÁ SEMBRANDO LA SEMILLA.

COMO SEMILLA, LA PALABRA DE DIOS «ES VIVA Y EFICAZ» (HEB. 4:12), Y CUANDO SE CULTIVA, PUEDE PRODUCIR FRUTO.

SIN EMBARGO, HAY FUERZAS QUE BATALLAN EN CONTRA DE QUE LA SEMILLA LLEVE FRUTO…

EL DIABLO ARREBATA LA SEMILLA DE LOS CORAZONES ENDURECIDOS (vv, 4, 15)… LA CARNE PRODUCE UNA RESPUESTA TEMPORAL EN LOS CORAZONES SUPERFICIALES (vv, 5–6, 16–17)… Y EL MUNDO AHOGA EL CRECIMIENTO EN LOS CORAZONES ATIBORRADOS (vv, 7, 18–19).

EL BUEN TERRENO REPRESENTA EL CORAZÓN PREPARADO QUE RECIBE LA SEMILLA Y PRODUCE UNA COSECHA EN VARIOS GRADOS («FRUTO[...] MÁS FRUTO[...] MUCHO FRUTO», JUAN 15:1–8).

ES SIGNIFICATIVO QUE EL SEÑOR ENSEÑE AQUÍ QUE TRES CUARTAS PARTES DE LOS CORAZONES NO PRODUJERON FRUTO (PORQUE NUNCA NACIERON REALMENTE DE NUEVO), Y NO TODOS LOS CORAZONES QUE FRUCTIFICARON PRODUJERON A «CIENTO POR UNO».

A MEDIDA QUE SEMBRAMOS LA SEMILLA CON NUESTRA PREDICACIÓN, ENSEÑANZA O TESTIMONIO, NO DEBEMOS DESANIMARNOS (GAL. 6.9; SAL. 126.5–6), PORQUE DIOS USARÁ SU PALABRA COMO CREA CONVENIENTE Y NUNCA SE DESPERDICIARÁ, PUES NUNCA REGRESARÁ VACÍA, SINO QUE HARÁ TODO LO QUE ÉL QUIERE (ISA. 55.8–11).

MAS TAMPOCO DEBEMOS ENTUSIASMARNOS POR EL CRECIMIENTO FALSO (vv, 30–34)…

UNA SEMILLA DE MOSTAZA ES PEQUEÑA, PERO CUANDO CRECE, PRODUCE UNA PLANTA GRANDE, NO UN ÁRBOL.

AQUÍ SE SUGIERE QUE SATANÁS (LAS AVES EN EL ÁRBOL, (v, 15) PROMOVERÁ UN FALSO CRECIMIENTO QUE DARÁ LA OPORTUNIDAD AL ENEMIGO PARA QUE TRABAJE.

EN LAS ESCRITURAS UN ÁRBOL GRANDE SIMBOLIZA UN REINO MUNDANAL CONSIDERABLE (EZE. 17:22–24; 31:3–9; DAN. 4:20–22).

AMADOS: EL VERDADERO PUEBLO DE DIOS SIEMPRE HA SIDO UNA MINORÍA, DICE EL SEÑOR EN (LUC. 12:32), SIEMPRE HA SIDO UNA MANADA PEQUEÑA… PERO LA IGLESIA PROFESANTE ES MUY PARECIDA A UN ÁRBOL GRANDE CON MUCHAS RAMAS.

II. BRILLAR (4:21-25)

LA PALABRA «OÍR» SE USA TRECE VECES EN ESTE CAPÍTULO, Y SE REFIERE A UNA PERSONA QUE RECIBE INTERNAMENTE LA VERDAD DE DIOS, ASÍ COMO EL SUELO RECIBE LA SEMILLA.

DEBEMOS TENER CUIDADO DE CÓMO OÍMOS (LUC. 8.18) Y DE LO QUE OÍMOS (MAR. 4:24), PORQUE ESTO DETERMINA LO QUE DIREMOS A OTROS.

NO RECIBIMOS LA PALABRA PARA QUE LA DISFRUTEMOS SOLOS… LA RECIBIMOS PARA DARLA A OTROS, ASÍ COMO UNA LÁMPARA DA DE SÍ MISMA LUZ PARA PROVEER LUZ A LA CASA. (MAT. 5:15–16; LUC. 11:33–36).

III. COSECHAR (4:26-29)

ESTA PARÁBOLA PUEDE RESUMIRSE EN CUATRO PALABRAS: SEMBRAR (v, 26), DORMIR (v, 27), CRECER (v, 28), COSECHAR (v, 29).

TODO LO QUE PODEMOS HACER NOSOTROS ES SEMBRAR LA SEMILLA… PERO EL ÚNICO QUE DA EL CRECIMIENTO ES DIOS (1 COR. 3:6–7).

NOSOTROS NO PODEMOS HACER CRECER A LA SEMILLA… ES MÁS, NI SIQUIERA COMPRENDEMOS POR COMPLETO CÓMO CRECE LA SEMILLA.

NUESTRA TAREA ES SEMBRAR LA SEMILLA Y VIGILARLA PARA CUANDO LA SIEGA ESTÉ LISTA (JUAN 4:35–38).

AUNQUE A VECES DORMIR ES CUADRO DEL PECADO (ROM. 13:11–14; 1 TES. 5:1–11), AQUÍ SIMPLEMENTE NOS RECUERDA QUE LAS PERSONAS QUE TRABAJAN DURO NECESITAN DESCANSAR (MAR. 6:31).

SI LOS TRABAJADORES NO SE CUIDAN, NO PODRÁN HACER LA OBRA QUE DIOS LES HA LLAMADO A HACER.

IV. CONFIAR (4:35-41)

JESÚS COMPLETÓ LA LECCIÓN Y LUEGO ¡LES HIZO A LOS DISCÍPULOS UN EXAMEN INESPERADO!

ELLOS HABÍAN ESCUCHADO LA PALABRA DE DIOS Y ESA PALABRA DEBÍA INCREMENTAR SU FE (ROM. 10:17).

¡PERO ELLOS FALLARON EN EL EXAMEN CUANDO VINO LA TEMPESTAD SOBRE ELLOS!

NO ES DESUSADO QUE TORMENTAS TERRIBLES CAIGAN DE REPENTE EN EL MAR DE GALILEA, AUN CUANDO ESTA PUDO HABER SIDO DE ORIGEN SATÁNICO.

LA PALABRA «REPRENDIÓ» EN EL (v, 39) ES LA MISMA QUE JESÚS USÓ CUANDO SE ENFRENTÓ A LOS DEMONIOS (1:25).
TAL VEZ EL ENEMIGO ESTABA TRATANDO DE EVITAR QUE CRISTO LLEGARA A GADARA, DONDE LIBERARÍA, DICE LA BIBLIA, A DOS ENDEMONIADOS DEL PODER DE SATANÁS.

PERO CON CRISTO EN TU BARCA, AMADO HERMANO, TÚ PUEDES SONREÍR EN LA TORMENTA, SI TU FE ESTÁ PUESTA EN ÉL Y SÓLO EN ÉL.

¡DIOS TE BENDIGA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada