jueves, 14 de marzo de 2013

Por Gracia, no por obras





EL HECHO DE QUE CRISTO MURIÓ PRUEBA QUE TODOS SOMOS PECADORES…

EL HECHO DE QUE DIOS LE LEVANTÓ DE LOS MUERTOS PRUEBA QUE, SI CREEMOS EN ÉL, SOMOS JUSTIFICADOS POR SU SANGRE.


EN EL CAPÍTULO 4 DEL LIBRO DE ROMANOS SE EXPLICA CÓMO DIOS DECLARA JUSTOS A LOS IMPÍOS MEDIANTE LA MUERTE Y RESURRECCIÓN DE JESUCRISTO.

«SALVACIÓN» ES UN TÉRMINO MUY AMPLIO E INCLUYE TODO LO QUE DIOS HACE POR EL CREYENTE EN CRISTO:

«JUSTIFICACIÓN» ES UN TÉRMINO DIVINO QUE DESCRIBE NUESTRA PERFECTA POSICIÓN ANTE DIOS EN LA JUSTICIA DE CRISTO.

EN ESTE CAPÍTULO, EL APÓSTOL PABLO USA EL EJEMPLO DE ABRAHAM PARA ILUSTRAR TRES GRANDES HECHOS RESPECTO A LA JUSTIFICACIÓN POR FE.

I. LA JUSTIFICACIÓN ES POR FE, NO POR OBRAS (4:1–8)

TODOS LOS JUDÍOS REVERENCIABAN AL «PADRE ABRAHAM», Y POR (GÉNESIS 15:6) SABEMOS QUE ABRAHAM FUE JUSTIFICADO ANTE DIOS.

LA ACEPTACIÓN DE ABRAHAM POR DIOS ERA TAN CIERTA QUE ELLOS SE REFERÍAN AL CIELO COMO «EL SENO DE ABRAHAM».

SABIENDO ESTO, PABLO APUNTA A ABRAHAM Y PREGUNTA: «¿CÓMO FUE ABRAHAM, NUESTRO PADRE EN LA CARNE, JUSTIFICADO?», ¿POR SUS OBRAS?... ¡NO!…

PORQUE ENTONCES ÉL PUDIERA HABERSE GLORIADO DE SUS ÉXITOS, Y NO TENEMOS NINGÚN REGISTRO DE TAL ACCIÓN EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

¿QUÉ DICE LA ESCRITURA?... DICE: «ABRAHAM CREYÓ A DIOS» (GÉN. 15:1–6.)… EL DON DE LA JUSTICIA VINO, ENTONCES, NO POR OBRAS, SINO POR LA FE EN LA PALABRA REVELADA DE DIOS.

EN SU ARGUMENTO, EL APÓSTOL USA LAS PALABRAS «CONSIDERAR», «IMPUTAR» Y «CONTAR» (vv, 3–6, 8–11; 22–24).

Y TODAS ESTAS PALABRAS SIGNIFICAN LO MISMO: PONER A CUENTA DE UNA PERSONA.

LA JUSTIFICACIÓN SIGNIFICA JUSTICIA IMPUTADA (PUESTA A NUESTRA CUENTA), Y NOS DA EL DERECHO DE ESTAR ANTE DIOS.

SANTIFICACIÓN SIGNIFICA JUSTICIA IMPARTIDA (HECHA PARTE DE NUESTRA VIDA), Y NOS DA UNA POSICIÓN CORRECTA ANTE LOS HOMBRES, DE MODO QUE CREAN QUE SOMOS CRISTIANOS.

AMBAS COSAS SON PARTE DE LA SALVACIÓN, COMO ARGUMENTA (SANTIAGO 2:14–26)… ¿DE QUÉ SIRVE DECIR QUE TENGO FE EN DIOS SI MI VIDA NO REVELA FIDELIDAD A ÉL?

LA SALVACIÓN ES UN REGALO MEDIANTE LA GRACIA DE DIOS… EL (v, 5) AFIRMA QUE DIOS JUSTIFICA AL IMPÍO POR FE Y NO POR OBRAS.

LOS JUDÍOS PENSABAN QUE DIOS SE BASABA EN LAS OBRAS PARA JUSTIFICAR A LOS RELIGIOSOS… SIN EMBARGO, PABLO HA DEMOSTRADO QUE ABRAHAM SE SALVÓ SÓLO POR FE.

LUEGO PABLO SE REFIERE A DAVID Y CITA EL (SALMO 32:1–2), DEMOSTRANDO QUE EL REY DE ISRAEL ENSEÑÓ LA JUSTIFICACIÓN POR LA FE.

DIOS NO IMPUTA EL PECADO A NUESTRA CUENTA, PORQUE ESO SE CARGÓ A LA CUENTA DE CRISTO (2 COR. 5:21 Y FILM. 18).

¡DIOS IMPUTA LA JUSTICIA DE CRISTO A NUESTRA CUENTA PURAMENTE SOBRE LA BASE DE LA GRACIA!
¡QUÉ MARAVILLOSA SALVACIÓN TENEMOS!

II. LA JUSTIFICACIÓN ES POR GRACIA, NO POR LA LEY (4:9–17)

AHORA SURGE UNA IMPORTANTE PREGUNTA: SI LA SALVACIÓN ES POR FE, ¿QUÉ SUCEDE CON LA LEY?

¿QUÉ HAY CON EL PACTO QUE DIOS HIZO CON ABRAHAM?

PABLO RESPONDE SEÑALANDO QUE LA FE DE ABRAHAM Y SU SALVACIÓN DATA DE ¡CATORCE AÑOS ANTES DE SER CIRCUNCIDADO!

LA CIRCUNCISIÓN FUE EL SELLO DEL PACTO, EL RITO QUE HACÍA DEL NIÑO JUDÍO UNA PARTE DEL SISTEMA DE LA LEY.

SIN EMBARGO ABRAHAM, EL «PADRE» DE LOS JUDÍOS, ¡FUE EN EFECTO UN GENTIL (O SEA, INCIRCUNCISO) CUANDO FUE SALVADO!

LA CIRCUNCISIÓN FUE SÓLO UNA SEÑAL EXTERNA DE UNA RELACIÓN ESPIRITUAL, COMO LO ES EL BAUTISMO HOY.

NINGUNA CEREMONIA FÍSICA PUEDE PRODUCIR CAMBIOS  ESPIRITUALES… NO OBSTANTE, LOS JUDÍOS DE LOS DÍAS DE PABLO (COMO MUCHOS «RELIGIOSOS» DE HOY), CONFIABAN EN LAS CEREMONIAS (LAS SEÑALES EXTERNAS) E IGNORABAN LA FE SALVADORA QUE SE LES DEMANDABA.

ABRAHAM ES VERDADERAMENTE EL «PADRE» DE TODOS LOS CREYENTES, DE TODOS LOS QUE PERTENECEN A LA «FAMILIA DE LA FE» (GÁL. 3:7, 29).

COMO PABLO DESTACÓ EN (ROM. 2:27–29), NO TODOS LOS «JUDÍOS» SON EN REALIDAD «EL ISRAEL DE DIOS».

EN LOS (vv, 13–17) PABLO CONTRASTA LA LEY Y LA GRACIA, ASÍ COMO EN LOS (vv, 1–8) CONTRASTÓ LA FE Y LAS OBRAS.

LA PALABRA CLAVE AQUÍ ES «PROMESA» (vv, 13, 14, 16)… LA PROMESA DE DIOS A ABRAHAM DE QUE SERÍA «HEREDERO DEL MUNDO».

EL GLORIOSO REINO BAJO EL GOBIERNO DE LA SIMIENTE PROMETIDA, CRISTO, NO SE DIO EN CONEXIÓN CON LA LEY O LA CIRCUNCISIÓN, SINO POR LA SOLA GRACIA DE DIOS.

EN (GÉNESIS 15) VEMOS CÓMO ABRAHAM ESTABA «AL FINAL DE SUS AÑOS» CUANDO DIOS INTERVINO Y LE DIO SU PROMESA DE GRACIA.

¡TODO LO QUE TENÍA QUE HACER ERA CREER A DIOS!

LA LEY NUNCA FUE DADA PARA SALVAR A NADIE; LA LEY SÓLO TRAE IRA Y REVELA EL PECADO… ¿CÓMO PODÍA ABRAHAM SALVARSE POR UNA LEY QUE AÚN NO SE HABÍA DADO, PUES ÉSTA SE LE DIO A MOISÉS MUCHOS SIGLOS DESPUÉS?

PABLO CONCLUYE EN EL (v,16) QUE LA JUSTIFICACIÓN VIENE POR GRACIA, POR MEDIO DE LA FE… Y ASÍ TODAS LAS PERSONAS, JUDÍOS O GENTILES, PUEDEN SER SALVOS. ABRAHAM NO SÓLO ES EL PADRE DE LOS JUDÍOS, SINO QUE ES EL «PADRE DE TODOS LOS CREYENTES», TODOS LOS QUE SEGUIMOS EN SUS PASOS DE FE. (GÁL. 3.)

III. LA JUSTIFICACIÓN ES POR EL PODER DE LA RESURRECCIÓN DE CRISTO, NO POR ESFUERZO HUMANO (4:18–25)

LA PRIMERA SECCIÓN (vv, 1–8) CONTRASTA LA FE Y LAS OBRAS… LA SEGUNDA (vv, 9–17) LA LEY Y LA GRACIA… Y LA TERCERA (vv, 18–25) CONTRASTA LA VIDA Y LA MUERTE.

EL APÓSTOL, EN EL (v, 17), IDENTIFICA A DIOS COMO EL QUE «DA VIDA A LOS MUERTOS».

ABRAHAM Y SARA ESTABAN CASI «MUERTOS», YA QUE SUS CUERPOS HABÍAN PASADO CON MUCHO LA EDAD DE PROCREAR (HEB. 11:11, 12)…

¿CÓMO PODRÍAN DOS PERSONAS, UNA DE NOVENTA AÑOS DE EDAD Y LA OTRA CON MÁS DE CIEN, ESPERANZARSE CON TENER UN HIJO?

PERO CUANDO LA CARNE ESTÁ MUERTA, ¡EL PODER DE LA RESURRECCIÓN DEL ESPÍRITU OBRA POR LA FE!

POR ESO DEBEMOS ASOMBRARNOS DE LA FE DE ABRAHAM.

TODO LO QUE TENÍA ERA LA PROMESA DE DIOS DE QUE SERÍA EL PADRE DE MUCHAS NACIONES… SIN EMBARGO, A PESAR DE SU CONDICIÓN, ÉL CREYÓ LA PROMESA, ÉL DIO LA GLORIA A DIOS Y ÉL RECIBIÓ LA BENDICIÓN.

QUÉ PERFECTA ILUSTRACIÓN DEL MILAGRO DE LA SALVACIÓN.

EN TANTO Y EN CUANTO LA GENTE DEPENDA DE LA CARNE Y SIENTA QUE TODAVÍA TIENE SUFICIENTE FUERZA COMO PARA AGRADAR A DIOS, NUNCA SERÁ JUSTIFICADA.

PERO CUANDO LLEGAMOS AL FINAL DE NUESTROS RECURSOS, ADMITIMOS QUE ESTAMOS MUERTOS Y CESAMOS DE BATALLAR CON NUESTROS ESFUERZOS, DIOS PUEDE «DARNOS VIDA DE ENTRE LOS MUERTOS» Y UNA NUEVA VIDA Y UNA PERFECTA POSICIÓN DELANTE DE ÉL.

FUE LA SIMPLE FE DE ABRAHAM A LA PALABRA DE DIOS LO QUE LE JUSTIFICÓ, Y ASÍ ES COMO LOS PECADORES SON JUSTIFICADOS HOY.

PERO TAL VEZ SE PUDIESE PENSAR QUE ABRAHAM ERA ALGUIEN IMPORTANTE… PERO EL (v, 24) DICE QUE NO.

DIOS ESCRIBIÓ ESA DECLARACIÓN EN SU PALABRA POR CAUSA NUESTRA, NO POR ABRAHAM.

SOMOS SALVOS DE LA MISMA MANERA QUE ÉL SE SALVÓ: POR FE.

PODEMOS VER CUÁN IMPORTANTE ES EN EL LIBRO DE ROMANOS LA PALABRA «CREER»… APARECE EN (1:16; 3:22, 26; 4:3, 24; 5:1; 10:4, 9–10…).

CUANDO UN PECADOR CREE LA PROMESA DE DIOS EN LA PALABRA, EL MISMO PODER DE RESURRECCIÓN ENTRA EN SU VIDA Y LLEGA A SER CRISTIANO, UN HIJO DE DIOS, ASÍ COMO ABRAHAM LO FUE.

DEBEMOS CONFESAR QUE ESTAMOS MUERTOS Y CREER QUE CRISTO ESTÁ VIVO, Y DIOS NOS SALVARÁ.

EL (v, 25) EXPLICA LA BASE PARA LA JUSTIFICACIÓN: LA MUERTE Y RESURRECCIÓN DE CRISTO.

PABLO ENTRA EN DETALLES EN ESTE ASUNTO EN EL CAPÍTULO 5.

DIOS DICE: «EL CUAL FUE ENTREGADO POR NUESTRAS  TRANSGRESIONES, Y RESUCITADO PARA NUESTRA JUSTIFICACIÓN».

EL HECHO DE QUE CRISTO MURIÓ PRUEBA QUE TODOS SOMOS PECADORES…

EL HECHO DE QUE DIOS LE LEVANTÓ DE LOS MUERTOS PRUEBA QUE, SI CREEMOS EN ÉL, SOMOS JUSTIFICADOS POR SU SANGRE.

ESTO PONE DE MANIFIESTO DE NUEVO QUE LA JUSTIFICACIÓN ES ASUNTO DEL PODER DE LA RESURRECCIÓN Y NO DEL DÉBIL ESFUERZO HUMANO.

¡DIOS TE BENDIGA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario