sábado, 26 de diciembre de 2009

¿Por qué me has desamparado?


TITULO: ¿POR QUÉ ME HAS DESAMPARADO?


TEXTO: (JUAN 8:29)

29 Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.


ORACIÓN: TODA LA GLORIA PARA MI SEÑOR JESUCRISTO


INTRODUCCIÓN:


ESTA ES UNA FRASE PERFECTA.


HAY MUCHAS FRASES PERFECTAS EN LA BIBLIA, TODAS DICHAS POR JESUCRISTO, Y ESTA ES UNA DE ELLAS.


“PORQUE EL QUE ME ENVIÓ, CONMIGO ESTÁ…”


Y ENTONCES AQUÍ TENEMOS UNA CONFESIÓN DE FÉ EN SU PADRE.


NO ME HA DEJADO SOLO EL PADRE…”


Y ESTA ES UNA CONFESIÓN DE CONFIANZA EN SU PADRE.


“PORQUE YO HAGO SIEMPRE LO QUE LE AGRADA…”


Y ESTA ES UNA CONFESIÓN DE COMPLACENCIA POR LO QUE SIENTE SU PADRE CELESTIAL.


ASI QUE ESTE VERSÍCULO 29 DEL EVANGELIO DE JUAN NOS MUESTRA LA PERFECCIÓN DE UNA RELACIÓN… LA PERFECCIÓN DE LA RELACIÓN ESPIRITUAL ENTRE EL PADRE Y EL HIJO.


Y NOS MUESTRA AL HIJO, AL SEÑOR JESUCRISTO, EN SUMISIÓN ABSOLUTA AL PADRE QUE LO ENVIÓ.


Y NOS MUESTRA EL CARÁCTER DE JESÚS, SIEMPRE DÓCIL Y REVERENTE ANTE SU PADRE, AL QUE NUNCA DESOBEDECE.


Y NOS MUESTRA LA CERTEZA DE JESÚS AGRADÁNDOLE EN TODO AL PADRE…


Y NOS MUESTRA SU SOMETIMIENTO CONSTANTE A LA VOLUNTAD DE DIOS QUE HACE QUE JESÚS DISFRUTE SIEMPRE DE UNA COMPAÑÍA PERFECTA Y PERMANENTE.


¿NO ES TODO ESTO PERFECTO, HERMANOS?


DESARROLLO:


VAMOS A LEER (MATEO 27:46)

46 Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?


¿DIOS MÍO, DIOS MÍO, ¿POR QUÉ ME HAS DESAMPARADO? EXCLAMÓ EL SEÑOR ANTES DE MORIR EN LA CRUZ.


Y ESTE CLAMOR DE JESÚS, QUE ES EL ÚLTIMO CLAMOR QUE ÉL HACE EN VIDA CUANDO ESTÁ CRUCIFICADO, COMO QUE SE CONTRAPONE CON EL OTRO TEXTO DE JUAN 8.


29 Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.


ES UN GRITO LACERANTE EL DE JESÚS SOBRE LA CRUZ…


L.B.D. QUE ES UN GRITO DE ANGUSTIA POR EL ABANDONO DEL PADRE A SU PERSONA…


L.B.D. QUE ES UN GRITO QUE CLAMA ¿POR QUÉ PADRE? ¿POR QUÉ SEÑOR?


PADRE: ¿POR QUÉ ME DEJASTE SOLO CUANDO MÁS TE NECESITO?


AMADOS: ESTO CONTRASTA TOTALMENTE CON LO DICHO POR JESÚS ANTES.


PORQUE EN ESTE GRITO HAY DESAMPARO, EN ESTE GRITO HAY INDEFENSIÓN, EN ESTE GRITO HAY ANGUSTIA.


PORQUE ESTE ES UN GRITO DESGARRADOR, UN GRITO INCONTENIBLE, UN GRITO QUE SURGE DE LAS ENTRAÑAS MORIBUNDAS DEL HIJO DE DIOS.


PERO ESTO ES LO QUE SE VE EN LA CRUZ, HERMANOS… LA BIBLIA LO DICE… ES EL CLAMOR DEL SEÑOR JESÚS… UN CLAMOR DE DOLOR…


AÚN NOSOTROS, HERMANOS, QUE VIVIMOS EN UNA COMUNIÓN RELATIVA CON DIOS, SENTIMOS DOLOR CUANDO LEEMOS ESTE TEXTO, QUE ES MÁS QUE UN TEXTO.


¿CÓMO LO SERÍA ENTONCES PARA JESÚS, QUE NUNCA DIO MOTIVOS PARA SER DEJADO SOLO POR SU PADRE?


¿CÓMO LO SERÍA PARA JESÚS, QUE ERA VARÓN PERFECTO, UN VARÓN QUE NUNCA COMETIÓ PECADO EN SU VIDA?


AMADOS: ¡PARA EL SEÑOR JESÚS AQUÉL FUE EL MOMENTO MÁS TERRIBLE DE SU VIDA!


¿POR QUÉ EL PADRE LO DEJA SOLO EN LA MAYOR NECESIDAD, Y EN EL PEOR MOMENTO DE SU VIDA?


¿CUÁL FUE LA RAZÓN DE QUE EL PADRE LO ABANDONARA AHÍ ARRIBA, CRUCIFICADO?


ESCUCHA BIEN HERMANO: TÚ NO TIENES QUE BUSCAR LA CAUSA EN DIOS PADRE, COMO SI EL PADRE HUBIERA TRAICIONADO AL HIJO.


TÚ NO TIENES QUE BUSCAR LA CAUSA EN EL PADRE, QUE ES DIOS PERFECTO, DIOS JUSTO, DIOS BUENO Y DIOS MISERICORDIOSO.


TAMPOCO TIENES QUE BUSCAR LA CAUSA EN EL HIJO, COMO SI DE REPENTE CRISTO HUBIERA DEJADO DE AGRADAR AL PADRE... O COMO SI DE REPENTE EL HIJO HUBIERA HECHO ALGO MALO…


TÚ TIENES QUE BUSCAR LA CAUSA EN TÍ MISMO, EN TODOS NOSOTROS, EN NOSOTROS LOS PECADORES…


Y ESTA RESPUESTA ESTÁ EN LA BIBLIA.


(ISAÍAS 53: 3-6)

3 Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.

4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.

5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.


HERMANOS: ESTA ES LA RESPUESTA DEL PADRE.


PORQUE SU PALABRA DICE: “DIOS CARGÓ EN ÉL EL PECADO DE TODOS NOSOTROS…”


ASÍ QUE DIOS CARGÓ EN CRISTO TODAS NUESTRAS ACCIONES MÁS VILES…


DIOS CARGO EN CRISTO NUESTROS MAYORES ODIOS, NUESTRAS MAYORES OFENSAS…


DIOS CARGÓ EN CRISTO NUESTROS PECADOS MÁS HORRENDOS… DIOS TOMÓ TODA ESA BASURA Y LA PUSO SOBRE LOS HOMBROS DE UN HOMBRE PURO Y SIN MANCHA.


TODOS LOS PECADOS DEL MUNDO CRISTO LOS TENÍA ENCIMA CLAVADO EN ESA CRUZ…


POR ESO EL PADRE LO DEJÓ SOLO EN AQUÉL MOMENTO TERRIBLE… Y ERA SU HIJO AMADO.


¿TE PARECE JUSTO ESTO HERMANO… O TE PARECE INJUSTO?


¿CÓMO LO MIRAS TÚ Y QUE PIENSAS TÚ EN TU CORAZÓN?


¿FUE UNA SIN RAZÓN Y UNA LOCURA QUE SE HICIERA ESTO?


HERMANO, ES UN HECHO QUE FUE UNA INJUSTICIA LO QUE EL PADRE HIZO CON JESÚS.


FUE UNA INJUSTICIA PORQUE ÉL NUNCA PECÓ... PECAMOS NOSOTROS.


L.B.D. QUE LOS CIELOS FUERON CONMOVIDOS… QUE LA TIERRA SE OSCURECIÓ… QUE LOS SEPULCROS SE ABRIERON…


L.B.D. QUE LOS INFIERNOS SE ESPANTARON Y QUE TODOS LOS DEMONIOS SE ALBOROTARON EN AQUÉL INSTANTE.


Y TODOS LOS UNIVERSOS LEJANOS TUVIERON QUE SABERLO TAMBIÉN.


TODA LA CREACIÓN DE DIOS DEJÓ DE RESPIRAR EN ESE MOMENTO SUBLIME.


PORQUE ESTE GRITO DE JESÚS, ESTE CLAMOR DE DOLOR DEL HIJO, FUE EL MOMENTO MÁS SUBLIME DE TODA LA CREACIÓN.


46… Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?


¡OH, BENDITO SEÑOR, CUÁNTO SUFRISTE POR MÍ!


YO, QUE SOY UN PECADOR NO PUEDO PAGARTE EL SACRIFICIO QUE HICISTE POR MÍ…


YO QUE SOY UN REBELDE NO PUEDO PAGAR QUE TÚ ME AMARAS PRIMERO Y ME ESCOGIERAS DESDE EL VIENTRE DE MI MADRE SIN MERECERLO…


CIERRE:


¡OH CUÁNTA BENDICIÓN NOS HAS DADO, BENDITO SEÑOR JESÚS…!


YO DEBÍ SUFRIR ESE CASTIGO HORRENDO, SEÑOR, PERO TÚ TE PUSISTE EN MEDIO Y ME QUITASTE A MÍ DE EN MEDIO PARA LLEVARLO TÚ EN ESA CRUZ.


«CIERTAMENTE LLEVÓ ÉL NUESTRAS ENFERMEDADES, Y SUFRIÓ NUESTROS DOLORES … ÉL HERIDO FUE POR NUESTRAS REBELIONES, MOLIDO POR NUESTROS PECADOS … POR SU LLAGA FUIMOS NOSOTROS CURADOS»


¡OH BENDITA GRACIA DE DIOS!


¡OH BENDITA SANGRE DEL CORDERO PURO Y SIN MANCHA!


¿QUÉ VAS A HACER TÚ, HERMANO, PARA DARLE GRACIAS AL SEÑOR POR SU SACRIFICIO?


¿QUIERES ARRODILLARTE Y PEDIRLE PERDÓN A ÉL DE TODO CORAZÓN?


ENTONCES HAZLO, AMADO HERMANO…


PERO ANTES, VAMOS A PEDIRNOS PERDÓN UNOS A OTROS…


Y LUEGO VAMOS A PEDIRLE PERDÓN AL SEÑOR PÓR NUESTRAS OFENSAS...

EN EL NOMBRE BENDITO DE JESÚS.

AMÉN.



No hay comentarios:

Publicar un comentario