jueves, 3 de julio de 2008

Suicidios por internet

Bien. No expreso esta queja de ninguna manera en contra de las redes sociales, ni tampoco en contra de la web.

Sólo quiero exponer un asunto que me quema por dentro y que me parece debe ser tomado muy en serio por quienes tienen a su cargo la legislación de los medios, y en particular, la regulación de la creación de sitios en Internet.

Ya sé, ya sé lo que dirán algunos cuando lean esto: ¡Cuán difícil es controlar a nuestros hijos para que no hagan lo indebido! Y tienen en parte razón.

Pero cuando uno lee noticias como que en Internet están surgiendo sitios que promueven descaradamente el suicidio entre los jóvenes -y también entre los adultos-, escudados bajo la sutil nomenclatura de "redes sociales", o sea, bajo una nomenclatura de engaño, me parece que la sociedad mundial está obligada a hacer algo para evitarlo.

¿No crees que pueda ser una hija tuya quien caiga algún día en manos de estas redes diabólicas? Nadie lo sabe. Pero te sugiero que lo pienses bien antes de contestártelo.

La BBC acaba de publicar una noticia aterradora: En Bélgica, siete jóvenes se están siuicidando cada día bajo la influencia de estas redes. ¡Siete jóvenes, siete vidas, siete almas maravillosas que para Dios son más preciosas que todo el oro del mundo!

La pregunta es: ¿Por qué están sucediendo estas cosas? ¿Quien está interesado en que estas almas se pierdan sin haber conocido nunca a Dios? ¿A dónde han ido a dar esas almas?

Cristo dijo: "El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Yo soy el buen pastor;(A) el buen pastor su vida da por las ovejas.
(Juan 10:10-11)

¿Por qué diría esto el Señor Jesucristo? ¿Es que acaso era necesario que Él lo dijera?

Cuando nos enteramos de estos suicidios en serie, cuando es de nuestro conocimiento todo lo que está ocurriendo en estos tiempos en Internet y en otros ámbitos y medios, uno tiene forzosamente que preguntarse, pero preguntarse con honestidad: ¿Hay alguien interesado en matar, hay alguien interesado en hurtar, hay alguien interesado en destruir las preciosas vidas que Dios hizo?

¿Hay alguien interesado en desviarte del camino correcto? ¿Hay alguien interesado en robarte la vida eterna que Dios ha preparado para tí? ¿Hay alguien interesado en hacer esto?

Creo que aquí hay razones suficientes para respondernos estas preguntas. Cristo, en el Evangelio de Juan dijo que hay alguien que sí está interesado en hacerlo. Cristo le llama ladrón, hurtador, engañador, homicida. Hay una potestad espiritual que está interesado en hacerte mal, que está interesado en matarte, en robarte, en destruirte.

Pero por sobre este ladrón que está robando vidas entre jóvenes y adultos a través del suicidio en las redes sociales maniqueas, hay alguien todopoderoso que es mucho mayor, alguien que ya venció a tu enemigo en la Cruz: Se llama Jesucristo.

Jesucristo dijo claramente: "Aquél, el ladrón, sólo vino para matar...Yo he venido para que tengas vida, y para que la tengas en abundancia."

Hay vida abundante en Cristo, pero tenemos que acercarnos a Él. ¿Puedes creer esto? Escucha bien: Si tú te acercas a Él, Él se acercará a tí. Porque Él dice en Juan 10:11 "Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas."

Mira. Cristo es el buen pastor; nosotros somos las ovejas. El buen pastor ya dio su vida por tí en la Cruz del Calvario. Tú sólo tienes que creer que Él lo hizo. Y tú te preguntarás: ¿Y cómo hago yo para creer? ¿Cuál es la fórmula o el procedimiento?

Escucha bien esto: Si tú tienes problemas en tu casa, problemas en la escuela, si te sientes incomprendido, si estás a punto de suicidarte porque alguien te lo pide por internet, o te lo aconseja en la calle, o te lo susurra al oído, no hagas caso. Ése es el ladrón que quiere destruir tu vida; ése es el ladrón que sólo vino a matar, a hurtar y a destruir. ¡Tienes que darte cuenta de ello!

Si tú tienes problemas con las drogas, si te sientes atado a algo que te oprime, si te sientes esclavizado a cosas que no te dejan vivir en paz, a cosas que te roban la calma, que te quitan el sueño..., esas son obras de aquél que está interesado en robarte esa paz, en hurtarte la vida, en matar tus sueños de vida. ¡No escuches a esa voz!

Aquí mismo, ahora mismo, hay otra voz, una voz de vida, una voz dulce, una voz santa, una voz que es mucho más poderosa que la muerte que te dice: "Yo he venido para que tengas vida, y la tengas en abundancia, créeme a Mí."

Cristo te dice: "Yo soy el buen pastor, y he dado mi vida por tí. Si tú te acercas a mí, Yo me acercaré a tí, porque soy respetuoso de tu decisión."

Cristo te dice hoy: "Da tú el primer paso, y ven a mí. Yo te amo, por eso di mi vida por la tuya. Sólo tienes que creerlo."

Cristo te dice: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar".
(Mateo 11:28)

Decídete: Pronuncia esta oración a Dios ahora mismo:

Altísimo Padre Santo. Reconozco que soy un pecador y que te he ofendido. Me arrepiento de todos mis pecados. Perdóname. Te entrego hoy mi corazón. Entra en él y cambia mi vida. Le abro la puerta a Jesucristo, tu Hijo amado. Límpiame y lávame con la Sangre preciosa que Jesucristo derramó por mí en la cruz. Cámbiame y hazme la persona que Tú quieres que sea. Gracias por escribir mi nombre en el libro de la Vida, y gracias por regalarme la vida eterna.
En el nombre de tu Hijo amado Jesucristo.
Amén.

Si tú haz hecho esta oración entonces te has dado cuenta de que ha desaparecido la angustia en tu mente y en tu corazón, te has dado cuenta que la paz ha vuelto a tu vida, que Dios ha quitado de tí esas ansias por matarte.

Ahora eres un hijo de Dios. No deseches esta oportunidad. Busca una iglesia cristiana donde se adore el Nombre de Jesús y congrégate. Alaba a Dios y agradécele por esta oportunidad de vida. Aléjate de lo malo y haz lo bueno, busca la paz y síguela.

Y nunca más hagas caso a esos demonios que te susurran y te hablan de suicidio... aunque estén escondidos en ciertas redes sociales de internet.

¡Que Dios te bendiga!


No hay comentarios:

Publicar un comentario