miércoles, 21 de mayo de 2008

Señales antes del fin

http://mx.youtube.com/watch?v=KKMTSDzU1Z4


En realidad es imposible negar a estas alturas que las señales bíblicas ya están aquí, revelándose cada día, mostrándose y manifestándose en nuestra vida cotidiana tal cual las pronunció el Señor, aunque para muchos (lastimosamente para la mayoría) pasen desapercibidas.


La incredulidad es la madre de todos los desprecios, y piedra de tropiezo para los que se pierden.


No se trata de hacer un resumen de los hechos del mundo que son referentes de señales bíblicas. Pienso que cada quien, si reflexiona con conciencia honesta, sabrá de lo que estoy hablando y estará consciente de lo que esto significa.


El terremoto de la Ciudad de México, el tsunami asiático que fulminó de un plumazo a más de 500 mil personas (esa es al menos la cifra oficial); los temblores de tierra que se han sucedido a lo largo del mundo, los desastres por huracanes y ciclones en diferentes latitudes, el terremoto de Perú, la hambruna en muchos países, los hechos de Myanmar, el terremoto de China … y tantos otros desastres que se han presentado en nuestra generación apuntan a tales señales bíblicas.


Y esto por tan solo hablar de las señales que provienen de la naturaleza. Pero, ¿qué me dicen ustedes de las señales producidas por los propios hombres? En esto los signos son aún más diáfanos. La violencia aumenta cada día, tal como lo anticipa la Palabra de Dios; el desamor y el odio crece entre los hombres, pero crece y crece al grado de que nos exterminamos unos a otros.


Tenemos guerra contra el Planeta, contra la misma naturaleza, y hay en esta generación una inmensa falta de conciencia que solo puede germinar en un alma apartada de Dios y amante de los placeres mundanos; ergo, egoísmo profundo y sin conciencia.


Es patente el inconmensurable amor por el dinero más que por el prójimo, el pasar por encima de los demás sin que nada nos importe, es patente la proliferación de generaciones rebeldes, de hijos subversivos que se oponen a la autoridad paterna, los hechos sin nombre que ocurren entre familias, el adulterio, la fornicación, los abusos en extremo –como el caso ocurrido en Austria-, las desviaciones sexuales, cosas que hoy se ven como si fueran algo natural (o al menos así nos las quieren vender).


Una prensa mundial (la mayoría) dedicada a la promoción de estas cosas es la plataforma desde donde se lanzan las ideas, el baluarte desde donde se “aprueba” todo género de desviaciones. Y todas estas cosas están predichas en la Biblia.


Hoy, a esta generación, ya le parece normal todo: que los niños vivan como adultos y que tengan contacto con las drogas desde antes de conocer la verdadera responsabilidad. Padres amadores de lo malo, y tantas y tantas cosas que demeritan la calidad de vida del ser humano.


Pero a nadie le importa.


En fin, que es tan evidente que las señales están aquí como que el sol se ve de día y la luna de noche.


Apenas la semana pasada la misma prensa acaba de publicar sobre la extraordinaria señal captada por un satélite en el oscuro fondo de la bóveda del universo: la explosión galáctica que equivale a miles de soles como el nuestro y cuya irradiación ha llegado a nuestro conocimiento.


Esta señal, según los propios astrónomos, es única y nunca antes se había visto ni se verá jamás en millones de años.


No es casual por tanto que ahora haya aparecido, antes del terremoto de China de la semana pasada –fue media hora antes del sismo-, esta otra señal tan clara y diáfana como el sol que nos alumbra de día, una señal en las nubes con los resplandecientes colores del arcoiris, algo por cierto tan extraño que es cosa imposible para los expertos.


Esto podemos verlo en el vídeo que pudo filmarse en China. Es increíble.


Esta es Palabra del Señor:


(Lucas 21: 10-11)
10 Entonces les dijo: Se levantará nación contra nación, y reino contra reino;
11 y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo.


Señales antes del fin.

¿Quieres creerlo?


¿Reflexionarás sobre esto?


¿Buscarás a Dios mientras pueda ser hallado?


Depende de ti.


1 comentario:

  1. la palabra nde DIos es clara ese tiempo al que haces referencia ya paso unos hermanos y yo creemos a la luz de la Biblia que estamos en el tiempo de la abominacion desoladora segun el orden cronologico de Mateo 24

    ResponderEliminar