domingo, 30 de marzo de 2008

¿Te atreverás a creer?



Como en los tiempos bíblicos de los apóstoles, Cristo sana hoy.

Hace poco más de un mes, Dios permitió que mi esposa y yo formásemos parte del grupo de ujieres en una campaña de salvación a cargo del evangelista Héctor de la Cruz.

El hermano se desplazó desde EEUU para predicar el evangelio en una pequeña ciudad del sur de México llamada Soconusco, colindante con Acayucan y Jáltipan, en el estado de Veracruz.

Y durante tres intensos días servimos a una gran multitud que saturó el estadio de fútbol de la ciudad.

El último día de campaña, el domingo 24 de febrero de este año, a eso de las 10 de la noche y después de que el Señor hubiera transformado a miles, y pienso que también por esas cosas sobrenaturales que llegan inesperadamente, nos tocó a nosotros los ujieres orar por la sanidad de todos los paralíticos. ¡Una gran bendición de Dios!

Había muchos impedidos físicos sentados en sillas de ruedas y acompañados por algún familiar. En el momento en que nos desplazamos para orar por ellos e imponerles nuestras manos, sentimos la tremenda unción del Espíritu Santo derramándose en todo aquél lugar y comenzaron a suceder los milagros y maravillas en el precioso nombre de Jesús.

Y entonces pudimos ver ante nuestros propios ojos cómo dos mujeres que estaban sentadas en sendas sillas de ruedas eran levantadas por el Poder de Dios en un abrir y cerrar de ojos. En total fueron unas nueve o diez personas paralíticas las que sanó el Señor en esa hora, y la celebración fue en grande. Las personas no solamente pudieron caminar sino que también corrieron dándole gloria a Dios. ¡Fantástico! ¡Poderoso es el Señor!

El Señor Jesucristo en verdad es glorioso, y todo lo que dice la Escritura en el Libro de Hechos de los Apóstoles es también verdad. 

Después nos enteramos que en todo el estadio se derramó la gloriosa presencia de Dios, y que inclusive afuera del inmueble atiborrado, la gente caía al suelo por el efecto de la unción tan tremenda que el Señor derramó esa noche.

¡Fue una bendición gigantesca para muchos!

Y aunque siempre hemos creído en el Poder Sanador de Dios (Jehová Yireh), nunca antes mi esposa y yo habíamos sido partícipes de un portento semejante, hasta aquella noche inolvidable del 24 de febrero de la que ahora damos testimonio.

Como ya dije, prodigios así son señalados en la Biblia, y hoy mismo, en todas partes del mundo donde se predica el Evangelio y se glorifica el nombre de Jesús, suceden milagros y maravillas sobrenaturales de ésta clase.

Lamentablemente hay en la actualidad mucha gente que no cree en las señales y prodigios, aunque éstas sean verdades bíblicas. Se han olvidado de que Pedro, Juan, Pablo y otros apóstoles también las hacían aún mucho después de que el Señor fue glorificado. Y yo pregunto: ¿No son acaso los milagros obras de la fe?

La misma Biblia nos confirma que Dios es el mismo de ayer, de hoy y por los siglos, ¿no es cierto? ¿Entonces por qué se duda del Poder sanador del Señor?

¡Cuidado con la religiosidad, porque el enemigo es sutil para engañar y de ese modo podría apartar a muchos de la verdad de Cristo!

Hay algunas personas, muchos de ellos se dicen cristianos —a éstos Cristo los llamó tardos para creer, que en vez de cerciorarse prefieren blasfemar el nombre de Dios diciendo que no es Él quien hace estas señales y prodigios.

Pero nosotros hoy podemos testificar que todo lo que dice la 
Palabra de Dios en la Biblia es verdadero:

[Marcos 16: 15-18]
16:15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
16:16 El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.
16:17 Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;
16:18 tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

Ahora bien, la Palabra de Dios nos hace una clara advertencia: El Señor Jesús dijo en (Mateo 12:30-32).
"El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.
Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada.
A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero."

La pregunta es: ¿Te atreverás a creer?

Cita bíblica del día


Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú
y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación.

De todo animal limpio tomarás siete parejas, macho y su hembra; mas de los animales que no son limpios, una pareja, el macho y su hembra.

También de las aves de los cielos, siete parejas, macho y hembra, para conservar viva la especie sobre la faz de la tierra.

Porque pasados aún siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; y raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice.

E hizo Noé conforme a todo lo que le mandó Jehová.

Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra.

Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé al arca, y con él sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos.

De los animales limpios, y de los animales que no eran limpios, y de las aves, y de todo lo que se arrastra sobre la tierra,

de dos en dos entraron con Noé en el arca; macho y hembra, como mandó Dios a Noé.

Y sucedió que al séptimo día las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra.

[Gen. 7:1-10]

sábado, 29 de marzo de 2008

Pequeño de estatura


Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad.

Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico,

procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.

Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí.

Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.

Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso.

Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.

Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.

Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.

Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

[Lucas 19:1-10]

Un buscador de Dios


«Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.»
[Mt. 6:33]


¿Qué testimonio más elocuente se puede buscar de lo que un hombre comprometido puede lograr en las manos de un Dios Todopoderoso?

Cuando el Señor dio a Jorge Müller la visión de un orfanato para cientos de niños desamparados del siglo XIX, su capital era US$0,50. Sesenta y seis años más tarde, al fallecer, Müller había invertido más de 130.000.000 de dólares (en valores de hoy) para la construcción de cincos gigantescos orfanatos con capacidad para 3.000 niños.

Sabías que:

  • Jorge Müller dedicó su vida a demostrar cómo «se puede lograr mucho por medio de la fe y la oración»?
  • Él y su esposa renunciaron al sustento que tenían como pastores de la congregación que atendían en Bristol?
  • A los dieciséis años fue encarcelado por mentir y estafar a varios comerciantes?
  • Müller leyó la Biblia, de tapa a tapa, más de 200 veces, muchas de ellas de rodillas?
  • Poseía una lista de más de 50.000 respuestas a peticiones concretas que había elevado en oración?
  • Sin que jamás hubiera solicitado dinero recibió, durante su vida, donaciones por más de 138.000.000 de dólares (en valores de hoy)?
  • Müller comenzó su primera obra con cincuenta centavos de dólar en su bolsillo?
  • Más de 10.000 huérfanos fueron atendidos por Müller y su esposa a lo largo de un ministerio que se extendió durante sesenta y seis años.
  • Müller se rehusó a trabajar con deudas y no permitió que personas inconversas aportaran a la obra?
  • Contestaba 3.000 cartas por año, sin la ayuda de un secretario?
  • En los últimos diecisiete años de vida viajó más de 320.000 kilómetros, compartiendo el mensaje en cuarenta y dos países a más de tres millones de personas?

Breve reseña de su vida:

¿Qué testimonio más elocuente se puede buscar de lo que un hombre comprometido puede lograr de la mano de un Dios todopoderoso? Cuando el Señor gestó en el corazón de Jorge Müller la visión de un orfanato para cuidar a los cientos de niños desamparados que vivían en la Inglaterra del siglo XIX, contaba con un capital de cincuenta centavos de dólar.

Sesenta y seis años más tarde, al fallecer, Müller había invertido más de 130.000.000 de dólares (en valores de hoy) para la construcción de cincos gigantescos orfanatos con capacidad para 3.000 niños. Durante los largos años de ministerio no compartió en una sola ocasión las necesidades financieras de tan notable emprendimiento.

Dios proveyó abundantemente en respuesta a las fervientes oraciones y la inquebrantable fe de este dedicado varón.

Jorge Müller nació en Prusia (Alemania) en el año 1805. Su padre era recaudador de impuestos para el gobierno y deseaba asegurar para su hijo una cómoda posición financiera.

Müller, sin embargo, estaba poseído por un osado espíritu de rebeldía y pronto se encaminó hacia la perdición. Robaba de los fondos del padre y se dedicaba a llevar una vida de placeres, alojándose en lujosos hoteles y huyendo cuando ya no podía pagar las cuentas. A los dieciséis años cayó en manos de la policía y fue encarcelado. A pesar de recibir una severa paliza por parte de su padre no enmendó sus caminos, salvo en apariencias.

Eventualmente, fue enviado a la gran universidad de Halle, en preparación para una vocación dentro de la Iglesia, lo que aseguraría su situación económica.

Durante su estancia en la universidad uno de sus mejores amigos lo invitó a una reunión con otros cristianos. Dios inquietó profundamente el corazón de Müller en aquella reunión y entregó su vida a Cristo. Rápidamente su vida se ordenó según los parámetros de la Palabra y se decidió por una vocación como misionero.

Su padre, airado por su decisión, le cortó el sustento y lo dejó sin una moneda. Müller, sin embargo, no desistió y se dirigió a Inglaterra. Al cabo de tres años tuvo una segunda experiencia de entrega absoluta a Cristo que cambió radicalmente su vida. Müller entonces había decidido vivir con base en las promesas de la Palabra, creyendo que Dios era suficientemente poderoso para cubrir cada una de sus necesidades.

Mientras se entregó con pasión a la evangelización y a la exhortación de los hermanos que conformaban el círculo íntimo de su vida, fue conmovido por la biografía del gran pastor Holandés, Augusto Francke. Iniciador de una de las obras más extraordinarias entre huérfanos, Francke desafió la vida del joven Müller y luego, con su esposa, María, decidieron entregarse a esta tarea. Además, Müller se dedicó al pastorado de una congregación que contaba con más de dos mil personas a la fecha de su muerte.

El «método» de Müller era sencillo. Había dispuesto compartir cada una de sus necesidades solamente con el Señor. Cada día ponía delante de Dios las necesidades de los niños a su cargo, confiando que al día siguiente las provisiones llegarían.

La lectura de su diario está repleta de extraordinarias respuestas a esta confianza de «niños». Un día, por ejemplo, los niños estaban reunidos para el desayuno y no había comida alguna en el orfanato. Müller cerró sus ojos y dio gracias, por fe, por los alimentos que iban a disfrutar. No había terminado de orar cuando se escuchó que alguien golpeaba en la puerta. Era el panadero que, luego de una noche de desvelo, inquietado por el Espíritu, había pasado la noche preparando pan para todos los niños. Apenas el hombre se retiró se volvió a escuchar que alguien llamaba a la puerta. Esta vez era el lechero, a quien se le había roto la carreta. Para poder repararla necesitaba descargar la leche, la cual obsequió en su totalidad al orfanato.

De este modo avanzó el matrimonio Müller, confiando cada día para el pan que les hacía falta para sustentar la obra. Gracias a esta fe lograron montar una obra que bendijo la vida de 122.000 niños que pasaron por sus escuelas y orfanatos. Además, la calidad de la educación que proporcionaba Müller a sus niños era tan alta que algunos, en una sociedad que mantenía a muchos menores en un estado de esclavitud, lo acusaron de robarle a las fábricas y las minas de la mano de obra que necesitaban. Además, durante su vida repartieron 282.000 biblias, 1.500.000 nuevos testamentos y 112.000.000 tratados, folletos y libros religiosos.

Hacia el final de su vida la gente reverenciaba a Müller como un gran hombre de fe. Él siempre replicaba: «No hice más que lo que se espera de todo hijo de Dios: confiar y obedecer. ¡Siervos inútiles somos!».

Su peregrinaje, sin embargo, no deja de deslumbrar por lo poco común que es esta clase de actitud entre aquellos que son de la casa de Dios.

Principios que guiaron la obra:

Al inicio de su obra los Müller pactaron vivir en sujeción a los siguientes principios:

1. No recibir de ninguna institución un salario fijo. La decisión se basaba en el deseo de no crear vínculos innecesarios de dependencia, pero también en el afán de darle a Dios toda la libertad de moverse como quisiera.

2. Nunca solicitar a otro ser humano asistencia económica. Sin importar la magnitud de la necesidad, los Müller escogieron solamente compartir estas necesidades con el Señor, confiando que él supliría cada una de las necesidades de sus hijos.

3. Cumplir literalmente con el mandamiento de «vender todo lo que tenían y dárselo a los pobres» (Lc 12.33). Basados en esta decisión nunca ahorraron dinero, sino que lo invirtieron todo en la obra de Dios.

4. También consideraron que la exhortación de Romanos 13.8 «no debáis nada a nadie» debía ser guardada literalmente. Como consecuencia, trabajaron sesenta y seis años en el ministerio sin jamás haber solicitado un préstamo ni haber comprado nada con pago diferido.

¡Servimos a un Dios que es Todopoderoso!

Una declaración de guerra

PREDICANDO CON FRESCURA

1ª. Tim. 1:12; 2ª. Tim. 1:7, 2:2-15.
Predicar la Palabra de Dios: un trabajo que nos va a llevar todo.

Hech. 6:3
Sólo dos cosas son importantes:

1. La oración.
2. El ministerio de la Palabra.

Tu vida tiene que girar alrededor de esas dos cosas.

Trabaja tu predicación, mejórala, revitalízala.

LA PRIORIDAD DEL PREDICADOR.

¿Por qué la predicación es dura y agobiante?

Porque la predicación bíblica es una declaración de guerra contra el reino de las tinieblas.

PREDICAR NO SÓLO ES TU MÁS ALTA VOCACIÓN, SINO QUE ES TODO TU LLAMAMIENTO.

Hay predicadores que no dicen nada pero lo que dicen lo dicen muy bien.

COMIENZA TEMPRANO

Comienza el lunes o a más tardar el martes porque comenzar pronto es de vital importancia.

El estudio serio o exégesis de la Biblia evitará que caigas en el palabrerío.

Que los predicadores en todas partes vuelvan a su verdadero llamamiento: La oración y el ministerio de la Palabra.

Ningún predicador es suficientemente grande para hacer otra cosa que predicar.

viernes, 28 de marzo de 2008

Cita bíblica del día


"A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola:

Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano.
El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano;
ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.
Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.
Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido."

[Lucas: 18:9-14]

Dar de corazón


CIERTA VEZ UN LIMOSNERO QUE ESTABA TENDIDO A UN LADO DE LA CALLE, VIO VENIR, A LO LEJOS, AL REY DE AQUEL PAÍS. Y EL LIMOSNERO PENSÓ: "LE VOY A PEDIR, ÉL ES BUENO Y SEGURO ME DARÁ ALGO". Y CUANDO EL REY SE ACERCÓ, LE DIJO:

—MAJESTAD, PODRÍA POR MISERICORDIA REGALARME UNA MONEDA? ESTOY HAMBRIENTO, LLEVO TRES DÍAS SIN COMER...

Y EN SU INTERIOR PENSABA QUE EL REY LE DARÍA MUCHO. EL REY LO MIRÓ Y LE RESPONDIÓ:

—¿POR QUÉ NO ME DAS ALGO TÚ? ¿ACASO NO SOY YO TU REY?

EL MENDIGO NO SUPO QUÉ RESPONDER Y SÓLO ATINÓ A BALBUCEAR:

—PERO, MAJESTAD... ¡YO NO TENGO NADA!

EL REY LE CONTESTÓ:

—ALGO DEBES TENER... ¡BUSCA!...

ENTRE SENTIMIENTOS DE ASOMBRO Y ENOJO, EL MENDIGO BUSCÓ EN SU VIEJO ZURRÓN Y NOTÓ QUE TENÍA DOS NARANJAS, TRES PANES Y VARIOS GRANOS DE ARROZ. PENSÓ QUE LAS NARANJAS Y LOS PANES ERAN DEMASIADO PARA DESHACERSE DE ELLOS, ASÍ QUE, MOLESTO POR LA PETICIÓN, TOMÓ CINCO GRANITOS DE ARROZ Y SE LOS DIO AL REY.

EL REY, COMPLACIDO, LE DIJO:

—¿VES, COMO SÍ TENÍAS?...

Y ENTONCES EL REY LE DIO AL MENDIGO CINCO MONEDAS DE ORO: UNA POR CADA GRANITO DE ARROZ.

AL LIMOSNERO LE BRILLARON LOS OJOS DE CODICIA Y DIJO CON VOZ LASTIMOSA:

—¡MAJESTAD!... CREO QUE ACÁ TENGO OTRAS COSAS MEJORES PARA DAR.

EL REY LO MIRÓ A LOS OJOS, Y LE DIJO CON DULZURA:

—SOLAMENTE DE LO QUE HAS DADO DE CORAZÓN TE PUEDO RETRIBUIR.

ESTA CONOCIDA FÁBULA ME LLEVA A PREGUNTARTE HOY: ¿QUIERES BENDICIÓN?

I. YO CREO QUE NO HAY NADIE AL QUE SE LE PREGUNTE ESTO QUE RESPONDA CON UN NO. NADIE DIRÁ: ¡NO, NO DESEO BENDICIÓN!

POR SUPUESTO QUE TODOS QUEREMOS QUE DIOS NOS BENDIGA EN TODOS LOS ÁMBITOS EN QUE NOS MOVEMOS.

BENDICIÓN QUIERE DECIR: HACERSE CON ACIERTO Y FELICIDAD DE ALGO ABUNDANTE O EXCELENTE, O MUY DIGNO DE ADMIRAR, QUE SE RECIBE. ¡QUE GRANDIOSA DEFINICIÓN!

PERO GENERALMENTE, CUANDO SE MENCIONA ESTA PALABRA, SIEMPRE PENSAMOS EN DINERO, PENSAMOS EN BENDICIONES ECONÓMICAS, EN COSAS MATERIALES, EN TENER MÁS.

¿RECORDAMOS AL MENDIGO?

·        QUEREMOS QUE DIOS NOS BENDIGA, PERO SIEMPRE PENSAMOS EN RECIBIR PRIMERO MÁS QUE EN DAR.
·        LO QUE PEDIMOS SIEMPRE ES DINERO.
·        NO NOS GUSTA DAR.
·        QUEREMOS TODA LA BOLSA.
·        SI DIOS NO NOS DA SEGÚN NUESTRAS EXPECTATIVAS, NOS ENOJAMOS CON ÉL.

PERO LO CIERTO ES QUE DIOS SIEMPRE NOS DA LO QUE NECESITAMOS:

[PROVERBIOS 30:8-9]
VANIDAD Y PALABRA MENTIROSA APARTA DE MÍ;
NO ME DES POBREZA NI RIQUEZAS;
MANTÉNME DEL PAN NECESARIO;
NO SEA QUE ME SACIE, Y TE NIEGUE, Y DIGA: ¿QUIÉN ES JEHOVÁ?
O QUE SIENDO POBRE, HURTE,
Y BLASFEME EL NOMBRE DE MI DIOS.

USAMOS COMO PRETEXTO LA CITA BÍBLICA DE: “PEDID Y SE OS DARÁ…” PERO DIOS NOS RESPONDE CONTUNDENTEMENTE CON ESTO:

[MATEO 6:32-33]
PORQUE LOS GENTILES BUSCAN TODAS ESTAS COSAS; PERO VUESTRO PADRE CELESTIAL SABE QUE TENÉIS NECESIDAD DE TODAS ESTAS COSAS.
MAS BUSCAD PRIMERAMENTE EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA, Y TODAS ESTAS COSAS OS SERÁN AÑADIDAS.

[MATEO 19:21]
JESÚS LE DIJO: SI QUIERES SER PERFECTO, ANDA, VENDE LO QUE TIENES, Y DALO A LOS POBRES, Y TENDRÁS TESORO EN EL CIELO; Y VEN Y SÍGUEME.


II. QUEREMOS QUE DIOS NOS BENDIGA, PERO NUNCA ESTAMOS DISPUESTOS A DARLE ANTES A ÉL:
“¡MAJESTAD, NO TENGO NADA QUE DAR!, DIJO EL MENDIGO. PERO EL REY LE DICE: ¡BUSCA! ALGO DEBES TENER ESCONDIDO.

[LUCAS 6:38]
DAD, Y SE OS DARÁ; MEDIDA BUENA, APRETADA, REMECIDA Y REBOSANDO DARÁN EN VUESTRO REGAZO; PORQUE CON LA MISMA MEDIDA CON QUE MEDÍS, OS VOLVERÁN A MEDIR.

EN ESTE CASO, AL MENDIGO LE DAN 5 MONEDAS DE ORO A CAMBIO DE LOS CINCO GRANITOS DE ARROZ. ¿NO FUE MEDIDA BUENA, REMECIDA Y REBOSANTE?

PERO LA BIBLIA ES CLARA; LA BIBLIA NO DICE: “SE TE DARÁ, SI DAS…”; LA BIBLIA DICE: “DA, Y SE TE DARÁ”.

ENTONCES DEBE QUEDARNOS CLARO QUE ANTES DE RECIBIR DE DIOS, YO TENGO QUE DAR, TENGO QUE DESPRENDERME DE ALGO.

YA DEPENDERÁ DE CADA QUIEN DE QUÉ COSAS SE DESPRENDE, COMO EL MENDIGO.

ÉL DIO LO DE MENOS VALOR… Y SE LE RETRIBUYÓ CON LA MEDIDA QUE ÉL MIDIÓ, AUNQUE REBOSANTE.

ANTES DE RECIBIR TENGO QUE DAR, ES LO QUE ENSEÑA DIOS HOY.

·        DOY POCO = RECIBO POCO
·        DOY REGULAR = RECIBO REGULAR
·        DOY MUCHO = RECIBO MUCHO
·        NO DOY = NO RECIBO

III. QUEREMOS QUE DIOS NOS BENDIGA PERO NO ESTAMOS DISPUESTOS A SACRIFICAR LO QUE TENEMOS.

PERO DETENGÁMONOS UN MOMENTO A PENSAR EN LO SIGUIENTE:

¿QUÉ NOS HA DADO DIOS A NOSOTROS?

BUENO, PRIMERO NOS HA DADO LA VIDA GRATUITAMENTE.

DIOS NOS HA DADO SALUD.
DIOS NOS HA DADO PADRES, HIJOS, FAMILIA.
DIOSNOS HA DADO TRABAJO.
DIOS NOS HA VESTIDO Y ALIMENTADO HASTA HOY.
DIOS NOS HA LIBRADO DEL MAL, PORQUE SIGO VIVO.
DIOS NOS HA DADO UN TECHO DONDE VIVIR.
DIOS NOS RENUEVA, NOS LEVANTA CADA DÍA DE LAS AFLICCIONES.

Y TODAVIA LO QUE FALTA…

Y YO ME PREGUNTO: ¿TODO ESTO TIENE PRECIO PARA TÍ? ¿EN CUÁNTO LO VALORAS?

TODO LO QUE DIOS TE HA DADO NO PUEDES COMPRARLO CON DINERO.

AHORA BIEN: ¿SACRIFICAS A DIOS ALGO DE LO TUYO? NO SÉ, PUEDE SER TU TIEMPO, TU ESFUERZO, TU DEDICACIÓN, O CUALQUIER OTRA COSA.

·        ¿ORAS DIARIAMENTE?
·        ¿LEES LA BIBLIA CON REGULARIDAD?
·        ¿ASISTES A LA IGLESIA?
·        ¿EVANGELIZAS AL PERDIDO? ¿LE HABLAS AL INCRÉDULO DE JESUCRISTO?
·        ¿SIRVES AL SEÑOR?
·        ¿TE SUJETAS A TU PASTOR?
·        ¿AMAS A TU PRÓJIMO?

IV. EN LA FÁBULA QUE HEMOS LEÍDO, EL REY REPRESENTA DESDE LUEGO A CRISTO, Y NOSOTROS AL MENDIGO.

Y EL REY, COMO SE ADVIERTE, ES GENEROSO; PERO EL MENDIGO, AÚN EN SU POBREZA ES EGOÍSTA Y NO SE DESPRENDE FÁCILMENTE Y DE CORAZÓN DE LO QUE TIENE.

CASI NO TIENE, PERO TAMPOCO LE GUSTA DAR DE CORAZÓN.

NOSOTROS POR LO GENERAL SIEMPRE LE DECIMOS A DIOS: SEÑOR, DAME… DAME… DAME…

PERO DIOS NOS DICE: DAME TÚ PRIMERO. ¿QUÉ TIENES PARA DARME? ¡BUSCA EN TU ZURRÓN!

DIOS NOS DICE: DAME TÚ PRIMERO, HIJO, PORQUE QUIERO EN VERDAD BENDECIRTE.

¿PERO QUÉ HACEMOS NOSOTROS? NOS NEGAMOS A DARLE A DIOS, NO PORQUE NO TENEMOS QUÉ DAR, SINO PORQUE NO CREEMOS QUE ÉL NOS VAYA A BENDECIR. SOMOS INCRÉDULOS APARTE DE EGOÍSTAS, RECONOZCÁMOSLO CON HONESTIDAD.

PERO DIOS NOS RETA; DIOS NOS RETA A PONERLO A PRUEBA.

[MALAQUIAS 3:10]
TRAED TODOS LOS DIEZMOS AL ALFOLÍ Y HAYA ALIMENTO EN MI CASA; Y PROBADME AHORA EN ESTO, DICE JEHOVÁ DE LOS EJÉRCITOS, SI NO OS ABRIRÉ LAS VENTANAS DE LOS CIELOS, Y DERRAMARÉ SOBRE VOSOTROS BENDICIÓN HASTA QUE SOBREABUNDE.

LA PREGUNTA ES: ¿LE CREERÁS A DIOS?

NO OBSTANTE, DIOS NOS RETA A PROBARLO. ¿Y QUÉ HACEMOS NOSOTROS?

METEMOS LA MANO AL BOLSILLO Y ESCOGEMOS LAS MONEDAS MÁS CHICAS, LAS DE MENOR VALOR PARA DAR. NO HAY DIFERENCIA ENTRE EL MENDIGO Y NOSOTROS. PROCEDEMOS IGUAL QUE ÉL.

PERO EL REY TIENE UNA REGLA DE ORO: RECIBE 5 GRANOS DE ARROZ = RETRIBUYE 5 MONEDAS DE ORO.

EL REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES, JESUCRISTO, TIENE UNA REGLA DE ORO QUE NOS MULTIPLICA EL VALOR DE LO QUE DAMOS. EN ESO CONSISTE EL RETO; ESO ES LO QUE NOS ESTÁ DICIENDO EL TEXTO DE MALAQUÍAS 3:10.

LA PREGUNTA ES: ¿LE CREEMOS A DIOS?

¿QUÉ TANTO ARROZ PODRÍA COMPRAR EL MENDIGO CON LAS 5 MONEDAS DE ORO QUE RECIBIÓ DEL REY?

¿MEDIDA BUENA, APRETADA Y REBOSANTE? ¡BUSCA EN TU ZURRÓN!

CONCLUYO CON ESTO:

¿CUÁNTOS QUIEREN PEDIR PERDÓN A DIOS EN ESTE MOMENTO POR HABER SIDO EGOÍSTAS CON ÉL?

¿CUÁNTOS QUIEREN PEDIRLE QUE QUITE ESAS MISERIAS QUE EXISTEN EN SUS CORAZONES?

¿CUÁNTOS QUIEREN ENTREGAR A DIOS SU AVARICIA Y SU AFERRAMIENTO A LAS COSAS MATERIALES?

ELEVEMOS AL SEÑOR UNA ORACIÓN SINCERA:

PADRE SANTO:
TE ENTREGO HOY TODO LO MALO QUE HAY EN MÍ. TE ENTREGO TODA MI CIZAÑA, TODO MI EGOÍSMO, TODA MI AVARICIA.

TE ENTREGO ESA CARGA DE PECADOS. QUITA TODO ESO DE MI CORAZÓN, SEÑOR JESÚS.

ENSÉÑAME A DAR PRIMERO PARA PODER RECIBIR DESPUÉS. PERO ENSÉÑAME A HACER ESTO DE CORAZÓN, CON SINCERIDAD Y HONESTIDAD.

QUITA MI AFÁN DESMEDIDO POR TODO LO MATERIAL, QUITA MI AMOR DESMEDIDO POR EL DINERO, QUÍTAME TODO ESO, SEÑOR.

ENSÉÑAME A BUSCAR PRIMERAMENTE TU REINO Y TU JUSTICIA.

EN EL NOMBRE DE JESÚS.

AMÉN.


jueves, 27 de marzo de 2008

Grandes Avivamientos del Siglo XX



La renovación espiritual en Gales duró solamente un año en su forma inmediata. Sin embargo, su influencia todavía dura hasta nuestros días.

El líder de este avivamiento fue el humilde joven galés llamado Evan Roberts (1878-1947), hombre de intensa y ferviente oración, un herrero-minero cuya autentica búsqueda de Dios le llevó a ser “un predicador laico”. 

Roberts esencialmente lideró el avivamiento.

Luego de trece meses de buscar a Dios, dijo: “Tuve una visión de que todo Gales era levantada al cielo. Vamos a ver el más poderoso avivamiento que Gales haya conocido jamás; el Espíritu Santo viene pronto, preparémonos”.

Un día en la primavera de 1904, el poder de Dios barrió a Gales hasta que toda la Nación fue sacudida.

Informes de la época dicen que Roberts no era un orador muy eficaz. De hecho, no era un predicador; su desempeño era el de alguien que interpretaba lo que el Espíritu Santo quería hacer.

El avivamiento de Gales, básicamente, fue de oración, alabanza, gozo y victoria y el redescubrimiento del Espíritu Santo en las vidas de las personas. Roberts llevaba consigo el sentido de la presencia de Dios, por lo tanto, ese avivamiento fue redescubrir viejas verdades, presentadas en nuevas formas, para una nueva generación.

El Espíritu de Dios literalmente barrió con toda la tierra. Los templos estaban tan llenos que las multitudes no cabían puertas adentro. Las reuniones duraban desde las 10 de la mañana hasta la media noche, con tres servicios diarios.

Esa fue una revolución moral que cerró bares, tabernas, hoteles, y toda otra cosa que no fuera de Dios. El avivamiento en Gales fue un cuadro moderno de Hechos 4:21. Aquellos líderes del sanedrín, que vieron al hombre impedido de nacimiento estar de pie, sano, delante de ellos, no tenían con que argumentar en contra. Dios revindicaba su propio trabajo.

Eduardo Jefferies informó de milagros de sanidad que ocurrieron con las más admirables características. Los ciegos recuperaban su vista, los paralíticos tiraban sus muletas, los sordos respondían preguntas, personas que tenían los brazos retorcidos o debilitados podían levantarlos. Destacables curas de problemas de corazón… parálisis… y una variedad de otras dolencias.

Verdaderamente los días de Jesús y los Apóstoles parecían manifestarse nuevamente.

Esteban Jeffreys (1876-1943), tal vez el segundo ministro más reconocido en el avivamiento, dijo: “Tuve el privilegio de ser testigo de no menos de cien milagros en una semana”.

Tal vez el milagro más sobresaliente, sin embargo, fue que este avivamiento no era solamente para Gales. A través de los escritos de Frank Bartleman, un observador cronista del nacimiento del Movimiento Pentecostal de la calle Azusa, en Los Ángeles, podemos ver que hubo en América un efecto similar y correspondiente del avivamiento de Gales.

El legado del comienzo del siglo XX fue la preparación para el poderoso derramamiento del Espíritu Santo que la era moderna haya visto jamás.

http://sigueme.net

La Jerga


¿A qué se refieren los adolescentes cuando dicen que se la está
n pasando "chévere"? Pues nada menos a que están tranquilos y relajados.

¿Qué pasa cuando los jóvenes piden alguna "luz"? Lo que están pidiendo es dinero en efectivo
. Si a algún adolescente le gusta la ropa nueva de alguien, simplemente podría decir que la ropa está "chida", dando a entender en realidad que está de moda.

Los adolescentes tienen su propia jerga que algunos de
nosotros podríamos no comprender, y que siempre parece estar cambiando.

Pero bueno, los creyentes en Jesucristo también tenemos nuestra propia jerga. Usamos una jerga común que puede que los incrédulos no comprendan. Por ejemplo, usamos las palabras gracia, salvos, y arrepentimiento.

Todas estas son buenas palabras, pero al compartir nuestra fe, podría ser de mayor ayuda decir "el regalo de Dios inmerecido" en vez de gracia. O "hemos sido rescatados de la muerte y hemos recibido vida eterna" en vez de salvos. Y podríamos decir "apartarse de las malas acciones" en vez de arrepentimiento.

El apóstol Pablo estaba dispuesto a ser flexible en su ministerio a fin de alcanzar a tantos como fuera posible con el Evangelio de Cristo (1 Cor. 9: 19-23).

9:19 Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número.
9:20 Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley;

9:21 a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley.

9:22 Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos.

9:23 Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de
él.


Eso aún podría haber incluido las palabras que usaba para explicar las buenas nuevas de la muerte y la resurrección de Jesucristo.

Puede que explicar nuestra fe en términos fáciles de entender ayude a que alguien capte el significado de volver a nacer, es decir, ser transformados por el amor y el perdón de Jesús.

Si tenemos la Palabra de Dios en nuestra mente, podemos poner las palabras correctas en nuestra boca.


Fuente: "Nuestro Pan Diario"